Por: Manuel Avendaño A..   29 junio
31/05/2018, San José, Asamblea Legislativa, presentación de la ministra de Hacienda Rocio Aguilar ante los diputados para dar a conocer sus medidas para el recorte del gasto público y contener el crecimiento del deficit fiscal. Fotografía: José Cordero.
31/05/2018, San José, Asamblea Legislativa, presentación de la ministra de Hacienda Rocio Aguilar ante los diputados para dar a conocer sus medidas para el recorte del gasto público y contener el crecimiento del deficit fiscal. Fotografía: José Cordero.

Las intenciones del Ministerio de Hacienda de emitir $4.000 millones en eurobonos después de la aprobación de la reforma fiscal en la Asamblea Legislativa, despertaron inquietudes y críticas en las fuerzas de oposición en el Congreso.

El Gobierno había dado pasos positivos para lograr la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas con el paquete de 28 medidas para recortar el gasto público, las 10 acciones para luchar contra la evasión fiscal y el anuncio de enviar, en julio del 2019, un nuevo proyecto de ley de empleo público.

Estas acciones surgieron, en parte, tras una primera ronda de reuniones entre el Gobierno y las bancadas legislativas en las primeras dos semanas de la administración de Carlos Alvarado.

Las siete fuerzas políticas de la Asamblea Legislativa empezaron un camino de negociaciones para revivir la vía rápida que permitirá aprobar la reforma fiscal del Gobierno en un plazo de seis meses.

Los jefes de fracción recibieron con positivismo las señales de recorte al gasto público y los ajustes en el impuesto de renta que el Ejecutivo pretende introducir en la reforma fiscal.

Sin embargo, este viernes el panorama se empañó. Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, confirmó a la agencia de noticias Bloomberg, las intenciones del Gobierno de enviar un proyecto de ley al Congreso solicitando el aval para colocar $4.000 millones en cuatro emisiones anuales de $1.000 millones, con el fin de obtener recursos en los mercados internacionales.

Aguilar defendió la iniciativa bajo el argumento de que el Gobierno no puede seguir presionando el mercado doméstico para obtener recursos con deuda interna ya que esta estrategia provocaría una inminente alza en las tasas de interés en colones.

Un aumento en las tasas de interés en una economía que crece a un ritmo bajo puede limitar la colocación de crédito, la inversión pública y privada y el consumo.

La economía de Costa Rica creció a un ritmo del 2,8% en abril de este año y se aleja del 3% promedio que había mantenido en los últimos ocho años.

Por esas razones, Aguilar explicó que es necesario salir a los mercados internacionales a buscar recursos frescos para financiar las obligaciones del Estado tras la aprobación de la reforma fiscal en el Congreso.

Inquietud en la oposición

Las intenciones de Hacienda despertaron dudas y malestar en la fracción más grande de la Asamblea Legislativa. La bancada del Partido Liberación Nacional (PLN) había sido un aliado del Gobierno en para revivir la vía rápida y darle trámite a la reforma fiscal.

09/05/2018. En la foto el jefe de la fracción liberacionista, Carlos Ricardo Benavides, tras una conferencia de prensa en la que hablaron de los alcances de la reunión con el presidente Alvarado. Fotografía: Albert Marín.
09/05/2018. En la foto el jefe de la fracción liberacionista, Carlos Ricardo Benavides, tras una conferencia de prensa en la que hablaron de los alcances de la reunión con el presidente Alvarado. Fotografía: Albert Marín.

Carlos Ricardo Benavides, jefe de la fracción liberacionista, aseveró durante su intervención de este jueves en el plenario legislativo, que el Gobierno no había informado a los diputados sobre sus intenciones de pedir financiamiento en los mercados internacionales.

"Doña Rocío (Aguilar) lo que está anunciado, es que, aprobado los impuestos, esta Asamblea Legislativa le estaría aprobando al Gobierno eventualmente, emitir bonos por $1.000 millones por año por cuatro años y realmente a mí esto me deja muy preocupado. No existe ninguna negociación (del Gobierno) con este Congreso, sobre semejante aspiración", fustigó Benavides.

El líder liberacionista también le recordó al Gobierno que los diputados no van a aprobar una reforma fiscal que aumenta los impuestos y un paquete de medidas orientadas a contener el gasto público para que esas acciones sirvan como un puente con el objetivo de aumentar el endeudamiento del país.

El plan de Hacienda

En entrevista con Bloomberg, Rocío Aguilar explicó que el Gobierno solicitará una autorización al Congreso, mediante proyecto de ley, para emitir bonos globales tras la aprobación de la reforma fiscal.

"Lo que estamos pensando es en una autorización general que abarca varios años. Si continuamos usando solo el mercado local, seguiremos presionando las tasas de interés locales", declaró la Ministra de Hacienda a la agencia internacional de noticias financieras.

La última vez que la Asamblea Legislativa aprobó un plan de endeudamiento en los mercados internacionales fue en el 2012, cuando dio el aval para colocar $4.000 millones en cuatro emisiones de $1.000 por año.

La última emisión de estos eurobonos se colocó en 2015 y desde entonces el Gobierno apostó por el endeudamiento interno para obtener recursos y financiar sus obligaciones. Sin embargo, el creciente déficit fiscal y la reducción en el ritmo de crecimiento de la economía hace cada vez más difícil la obtención de recursos en el mercado local.

Hacienda debe esclarecer la ruta para el nuevo plan de endeudamiento debido a que la aprobación de la reforma fiscal permitiría una recalificación de la deuda soberana del país para colocar los deuda en el futuro con condiciones más favorables.

El déficit fiscal de Costa Rica alcanzará el 7,1% del Producto Interno Bruto (PIB) al final del 2018 y llegará al 7,9% de la producción nacional al cierre del próximo año, de acuerdo con las proyecciones del Banco Central de Costa Rica (BCCR).