Por: Manuel Avendaño Arce, María Esther Abissi.   3 junio, 2019

La junta directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) acordó el pasado 31 de mayo bajar el porcentaje del encaje mínimo legal del 15% al 12% a las captaciones y depósitos que tienen entidades financieras en colones.

Aunque la decisión se tomó el viernes anterior después de las 7:00 p.m., la entidad dio a conocer el cambio hasta este 3 de junio en una conferencia de prensa que convocó a las 10:00 a.m.

La junta directiva del Banco Central decidió variar la tasa del Encaje Mínimo Legal que le aplica a las entidades financieras.
La junta directiva del Banco Central decidió variar la tasa del Encaje Mínimo Legal que le aplica a las entidades financieras.

Según las consideraciones de la directiva del BCCR, la medida pretende liberar recursos en manos de los bancos y de esa manera reactivar el crédito. Lo anterior junto con la reducción aplicada a la Tasa de Política Monetaria hecha el pasado 23 de mayo y que la ubicó en 4,75%.

EF confirmó esta información con fuentes cercanas al BCCR que pidieron no ser identificadas.

La medida será aplicada a partir del 16 de junio y se aplicará solo para operaciones en moneda nacional.

El encaje de las operaciones en dólares se mantiene en 15%. Esto por una recomendación del Fondo Monetario Nacional para mantener tasas de encaje diferenciado.

La reducción liberaría ‎₡381.000 millones disponibles para colocar como préstamos en el sistema financiero.

El monto total del sistema bajo el que se tasa el encaje mínimo legal es de ₡9,6 billones de colones para los bancos y ₡3 billones en lo que respecta a la reserva de liquidez que deben hacer las cooperativas y mutuales que operan en el país.

Según explicó Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, la reducción del encaje y de la reserva de liquidez en colones generaría una mayor disponibilidad de recursos prestables en colones, así como la reducción, para las entidades financieras, en el costo de captación en moneda nacional.

Para Cubero, la medida ayudaría a desincentivar la colocación de crédito en dólares.

La decisión trae costos para el Banco Central. El encaje es una forma de absorber liquidez para la autoridad monetaria y, al liberar los recursos, podría tener un impacto en la inflación.

Los recortes al encaje mínimo legal y a la TPM buscan disminuir el costo de los recursos de los bancos comerciales para dinamizar el crédito en Costa Rica, en momentos de alta incertidumbre por la desaceleración de la economía y por la entrada en vigor, a partir del próximo 1.° de julio, del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y los cambios en tributo sobre la renta.

El encaje mínimo legal es una reserva líquida de los pasivos, proporcional al monto total de sus depósitos y captaciones en cuentas corrientes, que los intermediarios financieros mantienen con sus clientes y que deben ser trasladadas al BCCR.

Se trata de un instrumento de control monetario que tiene un costo para las entidades financieras y que influye de manera directa en las tasas de interés, para el Central es una herramienta importante porque le permite recoger colones de la economía y evitar presiones sobre la inflación.

El Central espera que la reducción se traduzca en ajustes a la baja en las tasas de interés que cobran los bancos comerciales. Esta caída se podría empezar a percibir en seis meses, es decir, en diciembre.

“Estarán sujetas al requisito de encaje mínimo legal el saldo de todos aquellos depósitos y obligaciones, en moneda nacional, en unidades de desarrollo y en moneda extranjera, que constituyan las entidades mencionadas en el literal A de este Capítulo”. Regulaciones de Política Monetaria del BCCR.

Uno de los escenarios que prevé el BCCR con este cambio, es una posible disminución de 0,15 puntos porcentuales en las tasas de interés que utilizan los bancos y entidades financieras reguladas.

Debido a que el encaje mínimo legal es una medida que tiene un efecto sobre el multiplicador del dinero y, por ende, sobre el crédito; la disminución de este instrumento de control monetario podría impulsar condiciones favorables para mejorar el nivel de colocación de préstamos.

Según el Programa Macroecónomico presentado en enero pasado, la proyección de crecimiento del crédito para este año es de 4,9%. No obstante, para abril pasado el incremento registrado era de 2%, dijo Cubero.

Algunos informes analizados por la Junta Directiva del Banco Central, en la sesión del viernes 31 de mayo, evidenciaron que la reducción del encaje mínimo legal en el pasado siempre dinamizó el crédito, pero las coyunturas económicas era diferentes y los niveles de incertidumbre eran menores.

El BCCR también descartó que la modificación a la tarifa del encaje mínimo legal generara presiones sobre la inflación. Este macroprecio se mantendría en el rango meta de entre 2% y 4% establecido en el Programa Macroeconómico 2019-2020, pero será revisado en julio.

El ajuste se complementará con la reducción en la TPM que el Central implementó durante este año y que permitió llevar el instrumento del 5% al 4,75% el pasado 23 de mayo.

La TPM es una tasa de referencia para orientar a los intermediarios financieros con el fin de que conozcan la ruta que seguirá la política monetaria en los siguientes meses.

El presidente Carlos Alvarado había mostrado interés en discutir la propuesta de reducir el encaje, que se había establecido como una propuesta de la Cámara de Comercio de Costa Rica.

Alvarado había afirmado que las acciones de reactivación iban a discutirse desde diferentes frentes, en el Banco Central, con temas bancarios y en obras públicas y de inversión, según informó el periódico La Nación en los últimos días de mayo.

Según el artículo 62 de la Ley Orgánica del Banco Central, las instituciones financieras supervisadas están obligadas a mantener en esta entidad, en forma de depósitos en cuentas corrientes, una reserva proporcional al monto total de sus depósitos y captaciones, que constituirá el encaje mínimo legal.