Por: Manuel Avendaño Arce.   9 diciembre, 2019

Aunque parece difícil de creer, los puestos de bolsa en Costa Rica todavía reciben órdenes de compra venta por medio de llamadas telefónicas grabadas, fax, entregas por medio de mensajeros y –el sistema más moderno implementado hasta ahora– correos electrónicos.

Los mecanismos tradicionales para la recepción de órdenes persisten a pesar de los avances de la banca en línea. Sin embargo, el mercado de valores local apenas explora algunas funciones de automatización para recortar costos y reducir el riesgo operativo.

Nuevo sistema de BN Valores permite introducir las órdenes de compra venta en el sistema de la Bolsa Nacional de Valores (BNV) lo que ahorra tiempo y recursos en un modelo más automatizado. Fotografía: Rafael Pacheco.
Nuevo sistema de BN Valores permite introducir las órdenes de compra venta en el sistema de la Bolsa Nacional de Valores (BNV) lo que ahorra tiempo y recursos en un modelo más automatizado. Fotografía: Rafael Pacheco.

El tema va más allá de ingresar a una cuenta digital que le permite a los clientes monitorear sus movimientos, transacciones, ganancias, rendimientos y demás indicadores. El nuevo reto de los intermediarios del mercado bursátil nacional es permitir a sus inversionistas generar órdenes desde un portal web y darle seguimiento en tiempo real a sus diferentes instrumentos.

BN Valores es pionero en los cambios digitales para mejorar la eficiencia operativa y reducir costos. Así lo reconoció Paúl Castro, director de operaciones de la Bolsa Nacional de Valores (BNV).

Esta entidad –subsidiaria del Banco Nacional– implementó una conexión automatizada entre sus sistema de gestión de órdenes y la plataforma de la Bolsa.

Melvin Garita, gerente general de BN Valores, explicó que la institución contaba con un sistema digital en el que se registraban las órdenes que reciben de los inversionistas y luego el trader (persona encargada de ejecutar las transacciones) tenía que digitar en su computadora los datos para la plataforma de la BNV.

“Claramente ese error de estar pasando órdenes que ya estaban revisadas con cumplimientos regulatorios y demás requerimientos en nuestro sistema implicaba redigitarlas a mano al de la Bolsa, entonces buscamos opciones para desarrollar un web service que solucionara este proceso”, detalló Garita.

La conexión entre los sistemas de BN Valores y la BNV permitió generar ahorros de tiempo de entre 20 y 30 minutos diarios, mayor eficiencia y reducción de riesgo.

“Esta funcionalidad agrega un esquema de seguridad. Antes el puesto de bolsa debía recibir las órdenes de sus clientes, el trader lo trasladaba al sistema y cuando los contratos ya estaban formalizados se les daba seguimiento manual. Con este sistema se podrá hacer un tracking (rastreo) de todo el proceso en forma digital hasta la formalización”, indicó Castro.

¿Avance tardío?

La innovación resulta interesante para el mercado nacional de valores en el que todavía persisten, según Garita, muchos inversionistas que prefieren los medios tradicionales para enviar sus órdenes.

Sin embargo, en este puesto de bolsa tienen claro que la habilitación de facilidades tecnológicas contribuirá con la atracción de inversionistas de nuevas generaciones.

El rango de edad de los clientes de BN Valores va de los 40 a los 80 años y el grueso de los inversionistas se concentra en la franja que va de los 50 a los 70 años, que representa el 25% del total de los clientes.

Este perfil se asocia en parte el rezago en el desarrollo de nuevos sistemas y opciones como las que ofrece la banca en línea actualmente.

“Nosotros tenemos un desarrollo tecnológico muy fuerte, pero todavía el perfil de nuestros clientes no demanda estos servicios digitales. En la página web ofrecemos estados de cuenta, movimientos, vencimientos, entre otros; pero tenemos el reto de mejorar la profundidad de la plataforma porque hoy son unos cuantos los que la utilizan”, apuntó Garita.

El siguiente paso de BN Valores es habilitar una opción en su portal web para que los inversionistas puedan generar las órdenes de compra venta directamente en línea sin necesidad de enviar un correo electrónico, hacer una llamada telefónica o contratar un mensajero.

Primeros pasos

Otros puestos de bolsa nacionales también preparan modificaciones para mejorar sus procesos en el trámite de las órdenes.

BCR Valores del Banco de Costa Rica está por terminar un desarrollo informático para modificar la forma en que se gestionan las órdenes de transacción.

“Este cambio consiste en que al momento de recibir la instrucción autorizada por el cliente las órdenes se generarán automáticamente con la información de la solicitud, en lugar de que sean ingresadas manualmente lo cual reducirá los tiempos de procesamiento y el error humano durante el ingreso”, añadió Vanessa Olivares, gerente de BCR Valores.

A inicios del 2019, este puesto de bolsa puso en marcha un mecanismo que le permite a sus clientes firmar electrónicamente sus documentos desde cualquier dispositivo móvil, como parte de las innovaciones implementadas.

BCR Valores también se encuentra en una fase de análisis de las necesidades, preferencias y el perfil de sus clientes con el objetivo de mejorar la experiencia en servicios digitales, sobre todo, en la generación de órdenes de inversión.

Mientras que en Grupo Financiero Acobo aseguran que se encuentran en una etapa de estudio para conectar sus sistemas con los de la Bolsa debido a que existen complejidades por aspectos regulatorios.

“Nos hemos ocupado en renovar nuestras plataformas para darle un servicio más eficiente a las nuevas generaciones. Durante este año trabajamos en la digitalización de nuestros procesos y entrarán a funcionar en el primer trimestre del próximo año”, señaló Orlando Soto, director general de la firma.

Los puestos de bolsa del mercado doméstico se enfrentan al reto de atraer nuevos inversionistas jóvenes habituados a utilizar los servicios digitales, para conseguirlo deben invertir en fortalecer sus servicios en línea y ofrecer productos de vanguardia con una experiencia de usuario óptima.