Por: Manuel Avendaño Arce.   26 febrero
Una de las razones que explica el repunte en la confianza de los consumidores es la percepción de que es un buen momento para comprar casa. Fotografía: Jorge Castillo.
Una de las razones que explica el repunte en la confianza de los consumidores es la percepción de que es un buen momento para comprar casa. Fotografía: Jorge Castillo.

La confianza de los consumidores, uno de los principales agentes económicos del país, suma seis meses consecutivos de mejoría luego de un periodo complicado entre noviembre del 2018 y agosto del 2019 cuando tocó sus puntos más bajos en 17 años.

Para febrero del 2020 la confianza de los consumidores alcanzó un nivel de 36,7 puntos (en un rango de 0 a 100) lo que consolida una recuperación del indicador que en noviembre del 2019 se registró en 32,3 puntos y en agosto del mismo año fue de 28,5 puntos (su segundo registro más bajo desde que se aplica la medición).

Los datos corresponden al Índice de Confianza del Consumidor (ICC) para febrero y fueron publicados la mañana de este miércoles por la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR). Se trata de la primera medición de este año.

“Es preciso mencionar que aunque la tendencia reciente del indicador es positiva, lo cierto es que su nivel actual de 36,7 puntos todavía denota incertidumbre hacia la economía nacional”, indica el reporte del ICC.

Los resultados del índice permiten afirmar que los consumidores perciben menos pesimismo hacia la economía en comparación con un semestre atrás.

El estudio también registró una disminución de los pesimistas que en agosto eran 52,5% y para febrero la cifra se redujo a 34,8%, al mismo tiempo se observó un incremento en los optimistas en el mismo periodo, pasaron de 8,6% a 13,9%.

¿Qué motivó mayor confianza?

Los puntos que favorecieron una mayor percepción de confianza se relacionan con la idea de que la situación económica personal mejorará en los próximos 12 meses, esta cifra creció de 40,7% a 45,5%.

También se fortaleció la expectativa de mejorar la capacidad de compra que creció de 14,7% a 19,5% y disminuyó la percepción de quienes consideran que el tipo de cambio aumentará (de 57,2% a 50,4%).

Otro de los factores que influyó en el repunte es la valoración del momento de compra de bienes duraderos debido a que aumentó la cantidad de consumidores que creen que es una buena coyuntura para comprar casa (de 12,2% a 17,6%), mientras que se mantuvo en 9% la medición de quienes consideran que es un contexto óptimo para adquirir carro.

Aunque el 60,5% de los encuestados piensan que el Gobierno hace u trabajo “pobre” en materia de política económica y solo 11,5% cree que es positivo, la tendencia muestra un cambio de interés en este rubro.

Por una parte de detuvo la tendencia de expectativas pesimistas hacia el crecimiento del desempleo y la pobreza (se mantienen superiores al 60%), y por otra, la calificación hacia la política económica mejoró con respecto a la encuesta anterior debido a quienes piensan que el trabajo del Gobierno es “pobre” decreció de 71,1% a 60,5%.