Por: María Fernanda Cisneros.   3 abril
Aldesa es solo uno de los 16 puestos de bolsa que operan en este mercado. (Foto: Alejandro Gamboa Madrigal).
Aldesa es solo uno de los 16 puestos de bolsa que operan en este mercado. (Foto: Alejandro Gamboa Madrigal).

La industria de los puestos de bolsa experimentó una reducción en el número de participantes, luego de un año particularmente difícil en utilidades.

Hace pocas semanas, Aldesa anunció su separación del negocio bursátil, debido a que su puesto de bolsa dejó de ser rentable hace tres años y una de sus subsidiarias tiene problemas de liquidez.

Esta no es la única entidad que ha dado este paso. El puesto de bolsa de Scotiabank cerró sus puertas en 2015, mientras el de Davivienda y Citi Valores decidieron limitarse a atender a sus subsidiarias.

¿Cómo queda este mercado tras la salida de otro participante? Aldesa representaba una porción mínima (0,6%) de las transacciones que ejecutan los puestos de bolsa, aún así su operación la absorberá Sama. Se espera que este último participante crezca gracias a una mayor porción de custodios en sus manos.

La realidad de Aldesa, de acuerdo con su gerente, va más allá de una particularidad de la entidad. “El puesto de bolsa necesita una escala muy grande para ser rentable. La regulación –y no estoy criticando al regulador, sino diciendo una realidad del mercado–, se volvió muy costosa”, afirmó Javier Chaves, gerente de Aldesa.

José Rafael Brenes, gerente de la Bolsa Nacional de Valores, afirmó que “el interés que mostraron otros puestos de bolsa en absorber la cartera de Aldesa, es una muestra clara de que la industria tiene espacio de acción”.

En 2018, esta industria experimentó resultados disímiles, por un lado, se negoció más dinero, por otro, las entidades administradoras de estos fondos recibieron daños colaterales de la situación económica y sus ganancias se contrajeron.

Mayor volumen negociado

Actualmente, 16 participantes se mantienen activos en el mercado, y mueven en conjunto $53.598 millones, en promedio, cada año.

El 2018 fue un buen año en términos del volumen transado, unos $56.910 millones entre ventas y compras del mercado que equivalen a un 94,7% del Producto Interno Bruto (PIB), mayor al visto años atrás.

Las operaciones del mercado primario, los reportos tripartitos, el mercado de liquidez y de dinero aumentaron el volumen de negociaciones. En la otra acera, el mercado secundario continuó la contracción vista en los últimos tres años.

¿Quién lidera estas negociaciones? Popular Valores es el puesto de bolsa con el mayor volumen.

“Popular Valores siempre ha buscado negocios que permitan el crecimiento y la atracción de nuevos clientes, con el fin de incrementar los volúmenes gestionados; esto aunado a que el puesto de bolsa pertenece a uno de los conglomerados más grandes del sistema financiero”, explicó Mónica Ulate, gerente de Popular Valores.

A esta entidad, le siguen BCR Valores y BAC San José Puesto de Bolsa. Mientras que en los últimos puestos están Aldesa, Improsa y Lafise Valores.

Resultados agrios y bemoles de la industria

Mientras el volumen administrado y negociado por los puestos de bolsa crece, el lado no tan promisorio del mercado está en los resultados y comisiones que perciben estas entidades.

Las ganancias concluyeron el año en positivo, pero con una contracción del 8,7 % respecto al año anterior, producto de un mayor crecimiento en los gastos (más del 50 %).

“Debido a la presión generada por el déficit y la incertidumbre fiscal, se generó una importante sobreoferta de títulos que vino acompañada de fuertes incrementos de tasas de interés y una disminución acelerada de la liquidez”, explicó Ulate, de Popular Valores.

El Ministerio de Hacienda presionó las tasas de interés al alza y los puestos de bolsa percibieron el impacto.

Cuando los rendimientos suben, los precios bajan y esto aumenta los costos.

Las comisiones por servicios cayeron 10 %, para un total de ¢25.495 millones. Esta reducción estuvo presente en operaciones del mercado local y externo.

Davivienda Puesto de Bolsa fue la gran excepción, ya que aumento sus comisiones 3,7 veces respecto al 2017.

Destaca que esta entidad se adjudicó $100 millones de las operaciones de los contratos de colocación que ejecutó Hacienda a finales del 2018, y vendió $400 millones adicionales al mejor esfuerzo.

Más allá de esta excepción, la mayoría de entidades percibió fuertes reducciones en sus comisiones, mientras los costos aumentaron.

Por un lado, la situación de Hacienda y, por otro, el costo operativo.

La modernización de la regulación ha venido a exigir una mayor cantidad de recursos, las estructuras administrativas crecen al lado de los costos y los riesgos asociados de la actividad, explicó Ulate.

Entre tanto, conforme la liquidez de Hacienda mejore aún más y las carteras puedan recomponerse hasta disminuir el costo financiero, el panorama de los puestos de bolsa podría mejorar.

Las recientes subastas y operaciones de Hacienda, demuestran que la liquidez de la Tesorería Nacional mejoró.

Las tasas se mantienen todavía en altos niveles, pero dejaron de subir, explicó Noggi Acosta, viceministro de Hacienda.

Inclusive, Hacienda se ha dado el lujo de rechazar subastas por considerar que la tasa y condiciones no están acordes al perfil que busca. Una buena señal para la industria.