Por: María Fernanda Cisneros.   21 junio

El mercado doméstico confía más en el Ministerio de Hacienda, y el que este haya logrado atender ¢1,3 billones del total de las necesidades previstas para el 2019 (¢1,9 billones), es una señal de esto.

Ahora, el Gobierno se prepara para atender las obligaciones del segundo semestre, periodo para el cual espera contar con los recursos de apoyo presupuestario (agosto) y eurobonos (entre setiembre y noviembre).

Además, desde ya se traza la meta de que el Congreso le avale una emisión de ¢1.500 millones adicionales en el 2020.

"Nuestra meta es que para el año 2020, el Congreso nos autorice otra vez otro tracto de $1.500 millones para atender el año 20", afirmó Rocío Aguilar, ministra de Hacienda. Foto: Rafael Pacheco

A continuación, un extracto de la entrevista que Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, brindó a EF:

¿Cómo camina la negociación de los préstamos con organismos multilaterales?

― El financiamiento internacional se compone de los préstamos de apoyo presupuestario y los eurobonos.

"En el caso de los préstamos de apoyo presupuestario, ya la CAF lo aprobó, se firmó y el viernes pasado (7 de junio) enviamos el proyecto de ley a la Asamblea. Lo que estamos esperando en este momento es que se asigne a una comisión. El monto de esa operación es de $500 millones.

"La segunda es con el BID, por $350 millones y como hemos mencionado es la primera vez en los últimos 26 años que se hace esta clase de operación del BID a Costa Rica. Como tiene que pasar por la aprobación del BID en la primera quincena de julio, aunque ya todo está acordado, no le puedo dar detalles.

"Una vez que se apruebe esa transacción, el proyecto de ley ingresaría a la Asamblea Legislativa. Prevemos, por los tiempos de aprobación, que entraría en la última semana de julio.

"Entonces, tendríamos en ese momento en la Asamblea, eurobonos, BID y CAF, en proceso de aprobación.

“Yo esperaría para agosto tener aprobado estos tres y empezar los trámites de desembolso. En el caso de las operaciones de apoyo presupuestario y de emisión, en el caso de los eurobonos”.

¿Falta un préstamo?

―Hay posibilidades de un crédito con la Agencia Francesa. Son aproximadamente $100 millones, pero no sé si dará chance de consolidarlo para este año.

Tras el aval de la Asamblea, ¿cuánto tardarían en entrar los recursos del BID, CAF y eurobonos?

―Los de apoyo presupuestario casi entrarían de inmediato, porque las condiciones ya se cumplieron, lo único que faltaría es un borrador del Consejo Fiscal que ya está prácticamente listo.

“Y en el caso de eurobonos, ahí sí, una vez que sea autorizado se iniciarán las contrataciones respectivas para poder ir a hacer la colocación y además poder asesorarse con los bancos que nos acompañen para ver cuál es el momento idóneo para esa transacción”.

¿Le preocupa que se atrase la emisión de eurobonos?

―Por eso yo creo que debemos estar listos en agosto, no es que sea un buen mes para ir a los mercados, sino que se necesita tener todo listo para buscar cuál es el momento oportuno entre setiembre, octubre y noviembre.

¿El monto de $1.500 millones es suficiente?

―Los $1.500 millones, en todo caso, es lo que se había considerado para el 2019. Y en el caso de los préstamos de apoyo presupuestario, para lo que queda del año. Nuestra meta es que para el 2020, el Congreso nos autorice otro tracto de $1.500 millones.

“Aquí es importante un tema, que quede muy claro. Esto no es para mayor deuda, es para sustituir la fuente interna por fuente externa porque agrega dos puntos importantes: una menor tasa de interés y un plazo más largo, lo cual nos va a permitir mejorar el perfil de la deuda”.

¿Cómo está la liquidez de Hacienda y qué prevé para el resto del año?

―Nosotros requeríamos para este año de ¢1,9 billones (en deuda estandarizada), de esas necesidades prácticamente se ha logrado una tercera parte por captaciones de mercado y otra tercera parte por canjes.

"Lo que nos queda son como ¢650.000 millones. Ha sido terriblemente positivo. Hemos bajado las tasas en más de 200 puntos y alargado significativamente los plazos.

“Las necesidades del segundo semestre van a seguir siendo importantes, pero vamos a tener los recursos de los mercados internacionales y un mercado al cual vamos a estar exigiéndole menos recursos, lo que va a permitir que las tasas continúen bajando”.

¿Cuáles presiones se han reducido con canjes?

―Al 10 de junio, habíamos hecho un poco más de canjes que los que se hicieron el año pasado. En menos de seis meses lo logramos.

“Los canjes no solo nos han ayudado para el 2019, sino que nos han permitido atender parte de los vencimientos de los años siguientes (2020 y 2021)".

¿Ha mejorado el perfil de la deuda?

―Significativamente, es más, por primera vez en por lo menos cinco años hemos logrado bajar a un dígito los vencimientos a un año plazo. La estrategia era ente 5% y 10%.

“La estrategia y la meta, es seguir quebrando las barras (al referirse a los gráficos) de tal manera que sean muchísimo más parejas”.

¿Los dólares y la tasa variable ya pesan menos en la composición de la deuda?

―En tasa variable sí hemos ido mejorando. Todavía la composición de dólares no se observa dentro de la meta porque tenemos un inventario importante. Una vez que entre el financiamiento internacional, nos abocaremos al mercado local en colones de largo plazo.

¿A Hacienda le interesa usar de nuevo instrumentos como los contratos de colocación?

―Hoy no estamos recurriendo a los contratos de colocación, sino que hemos establecido otras figuras.

“Una muy exitosa, es cuando hacemos una subasta, no para la semana entrante, sino que se pone un plazo como de tres semanas. Es el equivalente a los contratos de colocación, donde el mercado tenía ese tiempo para evaluar las opciones que había y una vez que presentaba sus ofertas, tenía una semana más de liquidación. Eso hizo que tuviéramos subastas por cuantía casi similares a los contratos de colocación”.

Al 30 de abril, hay vencimientos fuertes para 2021 y 2020, ¿qué valoran para esos dos años?

―Estamos procurando que nuestras captaciones se brinquen esos años y habrá que ver –porque la ley así lo autoriza– si hacer operaciones similares a las que hacemos de canjes con los eurobonos en circulación.

Sería un instrumento nunca usado, al menos en los últimos años.

―Sí, pero lo interesante es que la ley así lo tiene contemplado.

"Me parece que una vez que Costa Rica llegue al mercado internacional, se pueda hacer parte de la gestión de pasivos para tomar decisiones respecto a esas barras (montos acumulados de vencimientos). Evidentemente esas decisiones dependerán del entorno.

“Es interesante lo que ha venido sucediendo con los títulos de Costa Rica. La recuperación que ha tenido Costa Rica, hace que el rendimiento que se le fija hoy, sea un rendimiento que no responde a la calificación que tenemos, sino a una mejor. Son oportunidades que el país debería aprovechar”.