Por: María Fernanda Cisneros.   28 mayo, 2019
Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, durante el repaso del Prograam Macroeconómica en la presentación del plan de deuda para el primer semestre del 2019. En ese momento, también reiteró la necesidad de los eurobonos. Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, durante el repaso del Prograam Macroeconómica en la presentación del plan de deuda para el primer semestre del 2019. En ese momento, también reiteró la necesidad de los eurobonos. Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) nuevamente hace un llamado a la aprobación del paquete de eurobonos que hace fila en el Congreso, esta vez mediante un comunicado de prensa emitido la mañana del martes 28 de mayo.

En enero pasado, durante la presentación del Programa Macroeconómico 2019-2020, Rodrigo Cubero, jerarca del BCCR, enfatizó en la importancia de que el dinero proveniente de estos bonos llegue a las arcas del Gobierno Central para dinamizar la economía y reducir las presiones en las tasas de interés.

Estos recursos, inclusive, fueron considerados dentro de los cálculos de la programación macroeconómica, al asumir que $1.500 millones en 2019 y otro tanto 2020 mejorarían el desempeño de algunos indicadores económicos.

Es decir, el Central, de forma inusual y sin que el proyecto de ley hubiese recibido el visto bueno en la Asamblea Legislativa, incorporó estos recursos dentro de sus estimaciones de cuál sería el comportamiento de la economía del país.

¿Por qué a favor de eurobonos?

Entre las razones expuestas por el Central para impulsar el proyecto de ley de eurobonos, está el hecho de que a pesar del control de gasto en remuneraciones y la aprobación de la reforma fiscal, el Gobierno mantiene altas necesidades de financiamiento para el periodo 2019-2023.

Entre mayo del 2019 y el 2023, la Tesorería Nacional debe atender pagos que suman más de $12.000 millones. La mayor parte de esa cifra en los años 2021 y 2023.

Solo entre mayo y diciembre, el Gobierno debe cancelar $2.571,28 millones, según datos del Ministerio de Hacienda.

La autoridad monetaria reiteró que “los bonos de deuda externa contribuirían a la consolidación fiscal y a impulsar la reactivación económica”.

Sin embargo, el panorama está todo menos claro en la Asamblea. Los diputados decidieron que no concederán al Ejecutivo el aval para colocar $6.000 (lo propuesto en el proyecto de ley), sino que se evalúan montos de máximo $1.500 o $2.500 millones.

Este 28 de mayo, la Comisión de Asuntos Económicos dictaminó un proyecto, presentado por el diputado Roberto Thompson, que impulsa la aprobación de $1.500 millones en eurobonos. Esta propuesta elimina de forma automática las previas, se encamina a votarse al plenario y puede recibir modificaciones según las mociones de los diputados.

¿Cuáles indicadores mejorarían si ingresan estos recursos al Gobierno? Las estimaciones concluyeron que la carga de intereses se reduciría en 0,7 puntos porcentuales (p.p.) del Producto Interno Bruto (PIB), mientras la deuda bajaría en 1,4 puntos porcentuales.

También, proyectó que el crédito al sector privado se dinamizaría 0,7 p.p. más y el crecimiento económico en 1 p.p. adicionales, solo con el hecho de contar con esos recursos.

En el comunicado emitido esta mañana, el Central también afirmó su compromiso con la inflación.

El BCCR acudirá a sus instrumentos de política monetaria, “en caso de preverse algún impacto inflacionario asociado a este financiamiento externo que amenazare con llevar a la inflación, en un horizonte de 18 a 24 meses, por encima del rango meta”.

Hasta ahora el más utilizado ha sido la Tasa de Política Monetaria (TPM), indicador que rebajó por segunda ocasión en el año hace unos cuantos días al considerar que hay fuerzas que presionan los precios a la baja. Entre ellas, el bajo dinamismo de la actividad económica.