Por: María Fernanda Cisneros.   13 mayo

Una vez más Aldesa recibe un no como respuesta ante la solicitud de intervención judicial que presentó hace ya dos meses.

En marzo, Aldesa Corporación de Inversiones (subsidiaria dedicada al desarrollo de proyectos inmobiliarios) solicitó un régimen de administración y reorganización con intervención judicial.

La finalidad de esta petición es solventar la iliquidez que experimenta el negocio, y buscar un camino alterno para darle continuidad y así evitar la indeseable quiebra.

Sin embargo, el viernes 10 de mayo recibió una notificación por parte del Juzgado Concursal en la que este rechaza la solicitud de revocatoria.

Algo similar ocurrió a inicios de abril, cuando Aldesa anunció que el Juzgado no le dio curso al proceso ante la falta de documentos (entre ellos, estados financieros de las empresas inactivas y la presentación de notificaciones a acreedores con acuses de recibido).

En esta ocasión, el Juzgado rechaza nuevamente el proceso por la forma y no el fondo.

Ante esto, Aldesa procedió a apelar pero ante el Tribunal Segundo de Apelación Civil de San José, por ser un ente superior.

La Safi registra una caída de inversionistas, mientras que el puesto de bolsa solo está a un paso de cerrarse oficialmente. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
La Safi registra una caída de inversionistas, mientras que el puesto de bolsa solo está a un paso de cerrarse oficialmente. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Estado de situación del negocio

La empresa está en un proceso de reestructuración para maximizar la rentabilidad del negocio.

El enfoque está en el segmento inmobiliario, “el que nos permitirá ir cancelando a todos los acreedores”, respondieron por correo electrónico, a título de Aldesa.

Recientemente, cuatro de los fondos que administra la Safi recibieron una reducción en la calificación, debido al deterioro que muestran estos instrumentos de inversión. Sus activos y la cantidad de inversionistas caen.

Al consultarle a Aldesa sobre la posibilidad de que este negocio se sostenga en el tiempo, respondió que cuáles y cuántos fondos mantendrá bajo la administración dependerá de los criterios de negocio que no detalló.

En el último año Aldesa Safi registra una caída del 26% en sus activos netos (datos a abril 2019), para un total de ¢71.897 millones.

Al mismo tiempo, la cantidad de cuentas abiertas por parte de los inversionistas pasó de 2.199 a 1.381 (818 menos).

La Safi posee un enfoque de inversión en el corto plazo para atender la salida continua de clientes.

Los fondos líquidos están concentrados en activos de muy corto plazo y efectivo. Mientras, en los fondos de ingreso, existen títulos del mercado internacional con alto grado de liquidez.

Al lado de la solicitud de intervención judicial, Aldesa anunció en marzo el cierre de su puesto de bolsa.

En ese momento, indicó que las custodias serían trasladadas al puesto de bolsa Sama. Ese movimiento ya se ejecutó y algunas cuentas pasaron a otros puestos.

El siguiente paso es la desinscripción ante la Bolsa Nacional de Valores (BNV), proceso que están por iniciar.