Por: Andrea Hidalgo.   16 junio

Una pandemia sin precedentes puso a prueba la capacidad de resiliencia de las compañías. En cuestión de semanas las empresas tuvieron pérdidas inimaginables y se enfrentaron a la posibilidad de reinventar sus negocios para sobrevivir a la coyuntura.

En un ambiente de constante cambio, los empresarios deben investigar sobre las tendencias de consumo para tomar decisiones de acuerdo a las nuevas necesidad de los consumidores. Foto con fines ilustrativos
En un ambiente de constante cambio, los empresarios deben investigar sobre las tendencias de consumo para tomar decisiones de acuerdo a las nuevas necesidad de los consumidores. Foto con fines ilustrativos

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) proyectó el pasado 24 de abril que la economía de Costa Rica sufrirá una contracción de 3,6% en el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real por el impacto de la crisis del coronavirus.

La caída de la tasa de crecimiento de la economía nacional es la segunda más fuerte en su historia y supera el -1% que se registró en 2009 tras el golpe de la crisis financiera mundial, conocida como la Gran Recesión.

Rodrigo Cubero, presidente del BCCR, explicó, que se espera, por primera vez en 38 años, una caída en el consumo de los hogares y que el país se enfrenta a un un shock inusual de oferta que, a su vez, redunda en un golpe de la demanda y amenaza con una profunda recesión económica.

Actualmente, bajo una ‘nueva normalidad’ las empresas siguen buscando maneras de mantener su negocio a flote mientras responden a las nuevas realidades de los consumidores.

EF realizó una serie de historias con líderes de industria, para conocer cómo han vivido el proceso del COVID-19, qué tipo de medidas han tenido que tomar, cómo se reinventan y cuáles son sus principales aprendizajes durante la pandemia.

Estos fueron los consejos más mencionados durante las diferentes entrevistas publicadas hasta la fecha.

1. Cuidar siempre el flujo de efectivo. La finanzas son las columna vertebral de un negocio por lo que mantener un estricto y correcto control financiero se convirtió una de las principales enseñanzas de este periodo.

Para poder mantener un buen dominio de la estructura financiera será necesario hacer un revisión exhaustiva de los costos fijos de la empresas y de sus obligaciones. Esta inspección le brindará un panorama claro para generar un plan estratégico de acuerdo a sus nuevas necesidades.

José Coto, gerente de operaciones de Creative Drive, explica que la examinación de la estructura de costos es necesaria siempre, pero frente a una posible crisis aún más.

“Las empresas deben revisar su estructura de costos y tratar de administrar de manera consciente los costos fijos, administrar el flujo de efectivo, los plazos de cobros y obligaciones. Debemos siempre recordar que el efectivo es la gasolina de nuestro negocio”, explicó.

Durante los primeros días de la emergencia en Costa Rica, EF publicó ocho consejos para evitar un golpe en el flujo de caja de su negocio ante el impacto del coronavirus. Dentro de estos consejos se recomendaba a las personas recortar gastos, pagar en la fecha límite y postergar proyectos a largo plazo, entre otros.

Los empresarios entrevistados a lo largo de las últimas semanas han confirmado que este tipo de acciones les ayudaron a mantener su negocio y eventualmente esperan salir de la crisis con menos pérdidas.

2. Tener canales digitales actualizados. La pandemia puso en perspectiva la relevancia de los canales digitales, empresas que habían pospuesto el desarrollo de plataformas de e-commerce se vieron forzadas a abrir rápidamente estas plataformas.

La inversión en actualización de tecnologías digitales fue uno de los principales aprendizajes, pues las compañías empezaron a prestarle más atención y pudieron observar la relevancia de estas herramientas.

José María Calvo, director de innovación de Creative Drive, asegura que durante la pandemia se ha podido desmentir el mito de que la inversión en tecnologías es costosa.

Además quedó en evidencia que es cada vez es más necesaria para el funcionamiento óptimo de los negocios y que además responde a las nuevas necesidades de los consumidores.

“Yo creo que la tecnología es cara cuando la compañía no tiene claro que desea hacer. La transformación digital no tiene que entenderse como adquisición de tecnología. Es más bien una estrategia de redefinición del modelo de negocio”, explicó Calvo.

3. Adaptar los espacios de trabajo. La pandemia demostró que muchos puestos son 100% teletrabajables, y que el espacio físico en algunos casos no es tan necesario, inclusive puede representar un ahorro en la nueva estructura de costos.

Durante la reincorporación de labores presenciales los colaboradores verán la necesidad de cuidar su salud primordialmente y por lo que las empresas deberán adaptar sus oficinas de manera que se respete el distanciamiento social, se cuente con suficiente equipo de limpieza y a la vez dispensadores de alcohol para un retorno seguro.

Era común ver a personas asistiendo a sus lugares de trabajo con resfríos comunes, pero con la llegada del COVID-19 tanto los colaboradores como sus líderes aprendieron a resguardar su salud como principal prioridad y a darle importancia necesaria para evitar hacer un contagio masivo en las instalaciones.

4. Mantener buena relación con clientes y proveedores. Cuidar las relaciones personales y profesionales nunca había sido tan relevante, durante la crisis muchos negocios se enfrentaron la posibilidad del impago de deudas o de alquileres de locales comerciales por lo que la renegociación con proveedores y clientes fue fundamental para mantener su negocio.

Por ejemplo, Andrés Vargas, gerente general de la cadena de salones de belleza Vainilla Beauty asegura que sin el apoyo de sus proveedores probablemente estaría cerrando las puertas de su negocio y que su página de E-commerce no tendría la misma visitación.

5. Capacitar líderes. Los líderes empresariales se convierten en la barrera de contención para el personal, por lo que trabajar para cuidar la salud emocional y mantener una buena comunicación permitió darle continuidad a las labores diarias.

Las empresas tuvieron que desarrollar fuertes procesos de capacitación, para solventar las demandas de los colaboradores desde el hogar. Debido a esto la capacitación en temas de resiliencia empresarial y salud mental empezó a tener más relevancia.

6. Planear y ejecutar rápido. Tener una amplio margen de respuesta le permitió a muchas empresas reinventarse rápidamente ante la crisis de manera tal que algunas modificaron su modelo de negocio.

El concepto de planificación estratégica cambió, los planes que se hacían con algunos meses de anticipación estaban en constante evolución y cambio por la situación país por lo que para muchas empresas el pasos indicado fue tomar como ejemplo las acciones en otros países y ejecutar acciones que se acoplaron a las nuevas tendencias de consumo.