Por: Jéssica I. Montero Soto.   30 marzo
La próxima edición de la Expotur incluirá la oferta en sostenibilidad y en otras actividades locales. (Foto: Acoprot para EF).
La próxima edición de la Expotur incluirá la oferta en sostenibilidad y en otras actividades locales. (Foto: Acoprot para EF).

Las tendencias globales de consumo también impactan al turismo, y se mueven sobre dos grandes ejes: la especialización y las experiencias. El resultado es la creación de nichos, con oferta casi a la medida de cada consumidor, y es ahí donde Costa Rica debe insertarse, de la mano de su feria más longeva, Expotur.

En mayo, Expotur alcanzará 35 años continuos de trabajo. La actividad se define como una bolsa de comercialización turística: durante dos días se celebran citas de negocios entre compradores mayoristas de diferentes mercados, y vendedores de la oferta local y regional.

Su trayectoria es un activo para el negocio turístico de Costa Rica, pero el paso del tiempo también representa un reto para innovar. En los últimos años, las principales modificaciones han sido administrativas, aunque ya en 2018 incorporaron variaciones para potenciar la experiencia de los visitantes, como actividades culturales y gastronómicas.

Este año están esperando más de 250 compradores, un aumento en comparación con 2018 (véase gráfico “Convocatoria) y tendrán al menos 235 vendedores. En el pasado, con cifras similares de asistencia se han concretado más de 5.000 citas de negocios, que a mediano o largo plazo se pueden convertir en relaciones comerciales.

El futuro de esos negocios depende de los millennials, la generación que tiene entre 20 y 40 años, aproximadamente, y que según estudios de Deloitte ya representa el 40 % del turismo del mundo.

¿Qué le piden los empresarios? Que refleje mejor la identidad múltiple de Costa Rica como destino, una tarea complicada y para la cual necesita más protagonismo de la tecnología, la especialización, el manejo de datos y la planificación estratégica a mediano y largo plazo.

Pymes y experiencias

En 2019, Expotur se celebrará los días 9 y 10 de mayo, en el Centro de Convenciones de Costa Rica e incorporará como novedad un pabellón para pymes.

Como parte de la preparación del 35 aniversario, también se han impartido capacitaciones para vendedores, como el seminario “Bienestar en Costa Rica como país multidestino”, al cual asistieron 66 empresarios del sector turístico.

La organización de este entramado de actividades recae sobre la Asociación Costarricense de Profesionales en Turismo (Acoprot), con el respaldo del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y la intervención de las cámaras del gremio turístico.

“El turismo de bienestar es un mercado que generó $563.000 millones al cierre del 2016 a nivel mundial y se estima que estos turistas gastan en promedio 130 % más que el turista promedio global, de acuerdo con los datos del Global Wellness Tourism Economy”, manifestó Erasmo Rojas, presidente de Acoprot.

Acoprot eligió una nueva junta directiva, encabezada por Rojas, a finales de 2018, y para Mauricio Ventura, exministro de Turismo y consultor de la firma Sinergia, esta coyuntura es propicia para impulsar cambios.

El ICT invierte en promedio $250.000 al año en Expotur. Juan Carlos Borbón, vocero de Mercadeo del ICT, aseguró que uno de los principales retos de la actividad es reforzar el posicionamiento de Costa Rica como un destino turístico sostenible y en constante innovación de su oferta y servicios.

“Se debe mejorar el sistema de citas que se ha implementado en años recientes, buscando siempre el perfect match para consolidar las acciones de negocio entre las empresas participantes y los mayoristas, para que ambos encajen en el interés claro de establecer negocios”, enfatizó.

La apuesta del ICT es el Programa de desarrollo integral de destinos turísticos. En la primera etapa se trabajó la inserción de elementos culturales e históricos en destinos como Turrialba, Sarapiquí y Tamarindo.

La Cámara Nacional de Turismo (Canatur), uno de los representantes del sector privado, también reconoce la relevancia de la cita como carta de presentación de Costa Rica al mundo, y agrega algunas áreas de mejora:

-Seguir realizando y precisando los estudios de los mejores prospectos y definición de los mercados prioritarios y que el proceso de selección de compradores se haga en función de esos resultados.

-Capacitar a los empresarios y reforzar las habilidades de negociación

-Incorporar elementos tecnológicos.

Shirley Calvo, directora ejecutiva de Canatur, explicó que también se debe potenciar la capacidad de innovación de las empresas y la diversificación del producto turístico del país.

El consultor especializado en turismo de reuniones, Alejandro Castro, también recomendó la creación de un área de tecnología y digitalización de la industria turística, para reflejar mejor la actualidad del negocio.

De camino a sus 35 años, Expotur debe estar planeando la celebración de los 40 y la estrategia para seguir vigente y generando negocios muchos años después.