Por: Rubén Vega.   14 mayo
Agilidad empresarial es la forma en que las organizaciones responden a los cambios, se adaptan y entregan valor a sus clientes en entornos cambiantes para llenar sus necesidades y permanecer vigentes en el mercado.
Agilidad empresarial es la forma en que las organizaciones responden a los cambios, se adaptan y entregan valor a sus clientes en entornos cambiantes para llenar sus necesidades y permanecer vigentes en el mercado.

Un amigo me contó una anécdota que sucedió recientemente en la empresa en la que trabaja: el CEO de su empresa se disponía a dar un mensaje digital en vivo a todos los colaboradores, y en los pasillos se escuchó: ¿Cómo, un mensaje a todos?, primera vez en años. ¡Es un milagro! Y entonces alguien dice: “Eso se llama CEO pandemia”.

En efecto, el coronavirus está produciendo muchos cambios. Organismos mundiales, gobiernos nacionales, instituciones, grandes y pequeñas empresas, y muchas personas, están realizando una práctica intensiva de agilidad -no rapidez, que sin duda también es importante es estos momentos-.

La agilidad empresarial es la forma en que las organizaciones responden a los cambios, se adaptan y entregan valor a sus clientes en entornos cambiantes para llenar sus necesidades y permanecer vigentes en el mercado. Los pilares de la agilidad empresarial son: Priorización, equipos empoderados, gestión de la colaboración y ciclos de aprendizaje.

LEA TAMBIÉN

7 preguntas clave

Esto no es algo nuevo. Tiene sus raíces del Manifiesto Ágil del 2001 y está basado en los 4 valores mencionados y en 12 principios. Se ha aplicado ampliamente en el desarrollo del software mediante la creación y aplicación de marcos de trabajo ágiles. Más que una metodología de trabajo, la agilidad debe ser entendida como filosofía empresarial.

1. Satisfacción del cliente. La actual emergencia mundial nos ha recordado que existen personas con necesidades especiales, cambiantes y dispuestas a pagar por productos y servicios. Me ha sorprendido recibir comunicados de los CEO de grandes aerolíneas mencionando la flexibilidad en vuelos y ofreciendo disculpas por cambios en itinerarios (hasta que dejaron de operar en las últimas semanas), así como CEO de cadenas de hoteles hablando de flexibilidad en las reservas. En Costa Rica, la entidad del Seguro Social está entregando medicinas sin costo a los adultos mayores en sus casas. La taberna de cervezas artesanales del barrio regala dos cervezas por la compra de una pizza, y así por ejemplo.

2. Bienvenido los nuevos requisitos. A virus nuevo, vienen cambios y formas de vivir nuestra vida. Desde las nuevas formas de saludarse hasta el protocolo para estornudar... acciones que modifican nuestros esquemas.

3. Entregas frecuentes. En Costa Rica recibimos reportes diarios sobre el desarrollo de la emergencia, en los que participan autoridades nacionales en salud, economía, sectores sociales y en ocasiones hasta el Presidente. Todos los días hay nuevas medidas sanitarias, económicas, restricciones vehiculares, etcétera. Estamos viviendo el desarrollo del proyecto ágil: Sobrevivamos al coronavirus.

4. Colaboración diaria. Organizaciones estatales, privadas, ONG y universidades trabajan juntas en la lucha contra el COVID-19. Hasta los diputados se unen y colaboran para aprobar leyes de una forma expedita. Pareciera que esta emergencia está derribando los silos que hemos creado en esta sociedad.

5. Motivación y confianza. Quien no confíe en sus colaboradores para que trabajen en la casa… está en problemas… La confianza es un requisito para que las empresas continúen operando. Hoy, más que nunca, hay que apoyar a los colaboradores brindando entornos saludables y todo lo que necesiten para trabajar confortablemente.

6. Conversación cara a cara. A conectar la cámara… utilizar chats, webinars, Zoom y toda clase de plataformas y aplicaciones. Aún hay personas que se resisten al uso de estas herramientas, pero el cara a cara ganará y nos volverá más empáticos.

“Tenía que llegar una pandemia mundial para que los control freak entiendan que la delegación y la motivación son necesarias para que sus colaboradores enciendan lo que llamo la chispa de la innovación”.

7. Progreso. Servicio o producto funcionando. Todo debe estar funcionando durante la emergencia. Usuarios y clientes no pueden esperar; algo que no funcione, puede atentar contra la vida.

8. Promover el desarrollo constante. No hay respiros. Esta emergencia llama a realizar todos los experimentos que se puedan hacer. Se están haciendo pruebas con medicamentos para determinar si funcionan en la recuperación de los pacientes. Al estar el mundo bajo alerta, son miles de personas las que están investigando el nuevo virus y buscando sin parar tanto la vacuna como posibles medicamentos para tratar a los pacientes.

9. Excelencia técnica y buen diseño. Al estar la vida de las personas en juego, la calidad de los procedimientos clínicos preventivos es vital en este momento. Por otro lado, con gran cantidad de colaboradores trabajando desde sus casas, el proceso de revisión y calidad es más complicado, por lo que hacer las cosas bien desde la primera vez es un valor que se mantiene vigente.

10. Simplicidad. Si algo nos enseña esta crisis es que debemos vivir en forma sencilla, haciendo nuestras tareas cotidianas con sencillez. El cambio económico que experimentamos, brindará un marco de trabajo para que el mundo sea más sencillo a la vez que nos esforzamos por conservar nuestros recursos y utilizarlos de la mejor manera. El planeta va a agradecernos el que vivamos en forma sencilla.

11. Autogestión de equipos. ¡Perdimos el control!… Buena y fresca expresión… Tenía que llegar una pandemia mundial para que los control freak entiendan que la delegación y la motivación son necesarias para que sus colaboradores enciendan lo que llamo la chispa de la innovación: hacer las cosas mejor o diferente.

12. Reflexión y ajustes. Datos, actualizaciones, reflexiones y ajustes son constantes. Los círculos de aprendizaje pueden durar minutos.

Sin duda, luego de esta crisis tendremos grandes pruebas de que la agilidad empresarial es una opción a estos entornos llamados VUCA o VICA: entornos Volátiles, con Incertidumbre, de Cambio y Ambigūos.

En tres meses el mundo ha cambiado de una forma que no esperábamos… y en algunas organizaciones todavía se enfocan en planes rígidos a 5 años, cuando es en horas que hay que implementar medidas y tomar decisiones donde están en juego la vida de las personas.

Hay organizaciones que todavía gozan de grandes estructuras jerárquicas llenas de burocracia. Tenemos que producir en forma rápida innovaciones que salven al mundo… y en muchas organizaciones la innovación y el cambio aún no llegan o producen miedo pues atentan contra el ego.

Entonces… Be agile.