Por: Fabricio Cerdas.   5 junio
Un Internet de alta calidad incide directamente en el éxito y el crecimiento de los negocios, y funciona como un habilitador de procesos que permite la transformación digital de las empresas.
Un Internet de alta calidad incide directamente en el éxito y el crecimiento de los negocios, y funciona como un habilitador de procesos que permite la transformación digital de las empresas.

La vida cotidiana se ha digitalizado por completo y las compañías no están exentas de este proceso.

Todas las empresas, sin importar el tamaño, están afrontando un proceso de transformación digital, y es imperativo que reconviertan sus procesos de negocio para mantenerse a la vanguardia, aprovechando las ventajas que la tecnología ofrece.

Un Internet de alta calidad incide directamente en el éxito y el crecimiento de los negocios y funciona como un habilitador de procesos que permite la transformación digital de las empresas.

A pesar que la tecnología global ofrece múltiples opciones para hacer más eficiente el uso de las redes, Costa Rica sigue siendo uno de los países a nivel mundial con bajo desempeño en las redes de banda ancha fija.

Según los reportes que genera la plataforma de medición global de Internet, Ookla, en enero del 2020 nuestro país se ubicó en el puesto 77 de una lista de 176 países con una velocidad promedio de 34,31 Mbps. Como referencia, Singapur, primero de la lista, registró un promedio de 202,21 Mbps.

Ancho de banda

Existen seis factores que las compañías deben tomar en cuenta a la hora de comprar servicios de Internet de alta calidad.

El ancho de banda es uno de ellos, y es un elemento vital para tener un óptimo funcionamiento y desarrollo diario de los negocios en una compañía.

Generalmente, las empresas compran una cantidad de megabytes de ancho de banda, pero cuando se empieza a percibir que el servicio de Internet se ralentiza por la cantidad de usuarios conectados o por el uso, lo que hacen es aumentar dicho ancho de banda.

Algunas veces, por un tema de alta disponibilidad, optan por comprar dos servicios de Internet, aunque uno no se utilice.

Esto significa que las compañías están pagando por un servicio que muchas veces no usan.

Se trata de una decisión que se toma por falta de conocimiento de las múltiples soluciones que ofrece la tecnología para maximizar el ancho de banda e invertir adecuadamente los recursos.

Nueve opciones

Actualmente existen opciones muy eficientes para optimizar, administrar y monitorear el ancho de banda del servicio de Internet:

1. Herramientas de monitoreo y administración del ancho de banda: el ancho de banda no es estático, por lo tanto, se vuelve indispensable contar con herramientas que den visibilidad del uso que se le está dando en tiempo real y que permitan la toma de decisiones.

2. Calidad de servicio (priorización de tráfico): se refiere a la capacidad de asignar prioridad a las aplicaciones críticas de negocio, por lo que, en caso de que los enlaces de Internet sufran alguna degradación o saturación, el enlace daría prioridad de navegación a las aplicaciones marcadas como críticas.

3. Balanceo de enlaces y agregación de tráfico: esto quiere decir que se pueden marcar las aplicaciones para que pasen por el enlace uno o el dos, y en caso de que se agote la velocidad en el uno, se empieza a usar el segundo automáticamente.

4. Capacidad de administrar enlaces distintos: las empresas que tienen enlaces que llegan por diferentes medios (fibra, cobre, inalámbrico) o de diferentes proveedores, tienen dificultades para administrar esa variedad de servicios. Es importante que el proveedor de servicio ofrezca nativamente la capacidad de administrar múltiples enlaces indistintamente del medio físico.

5. Optimización de uso de aplicaciones (traffic shaping): los enlaces de Internet deben también ofrecer la capacidad de marcar cuales aplicaciones son prioritarias y reservar un ancho de banda para esas aplicaciones, de esta forma se garantiza el ancho de banda para las aplicaciones críticas de negocio.

6. Adopción de nube híbrida: hoy casi todas las compañías cuentan con servicios en nubes públicas como Amazon AWS, Microsoft Azure, Google Cloud, Oracle y otras. Los proveedores de servicio tienen la capacidad de usar tecnología para acelerar el tráfico que entra y sale de esas nubes públicas.

7. Zero touch deployment: el equipo de borde que los proveedores de servicio colocan en las premisas del cliente y que realiza todas las funciones que se describieron, debe contar con la capacidad de autoconfiguración.

“Es vital que los tomadores de decisión en las empresas, y quienes están designados para adquirir los servicios de Internet, conozcan todas las soluciones disponibles en el mercado para mejorar las redes de su compañía”.

8. Seguridad: los servicios de Internet deben incluir al menos un primer nivel de seguridad para proteger los datos.

9. Enlace 1:1 internacional de un proveedor de linaje primario: ¿Cuál es nivel de sobresuscripción internacional que tiene el servicio? ¿Es provisto por un proveedor de internet Tier 1 o no? En definitiva, quien compra Internet sobre suscrito requerirá más ancho de banda que el que compra un Internet sin sobresuscripción.

Hay una deuda por parte de las compañías proveedoras de tecnología en educar a los usuarios para que se conviertan en clientes más técnicos, informados y exigentes de los servicios que se les ofrecen.

Y es vital que los tomadores de decisión en las empresas, y quienes están designados para adquirir los servicios de Internet, conozcan todas las soluciones disponibles en el mercado para mejorar las redes de su compañía y optimizar al máximo los recursos y del Internet.