Por: Carlos Cordero Pérez.   1 junio
El ICE indicó que los resultados son producto de las diferentes acciones impulsadas. En telecomunicaciones se destacaron cuatro proyectos. (Foto John Durán / Archivo GN)
El ICE indicó que los resultados son producto de las diferentes acciones impulsadas. En telecomunicaciones se destacaron cuatro proyectos. (Foto John Durán / Archivo GN)

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) incrementó sus ingresos durante el 2019, al tiempo que redujo sus pérdidas o déficit neto en telecomunicaciones, de acuerdo a los estados financiero publicados este lunes 1° de junio.

Los resultados comprenden tanto sus operaciones de telefonía fija, telefonía pública, telefonía internacional, telefonía móvil e Internet en el sector como los de sus subsidiarias en el sector, incluyendo a Radiográfica Costarricense S.A. (Racsa).

En telecomunicaciones el Grupo ICE reporta ingresos por ¢607.645 millones en el 2019, lo que implica un incremento del 4% respecto al año anterior.

El informe indica que el “déficit” del sector de telecomunicaciones pasó de ¢32.736 millones en el 2018 a ¢6.338 millones, una reducción del 80%.

En energía la entidad también reporta ingresos por ¢851.719 millones en 2019, que son superiores a los ¢812.785 millones del 2018.

Según el informe, en el 2019 los resultados en el negocio de energía fueron positivos (¢112.942 millones de excedente neto), superando el “déficit” del 2018 (¢223.146 millones).

El excedente de operación (incluyendo telecomunicaciones y energía) fue por ¢138.677 millones, también superior a los ¢14.384 millones del 2018.

Las cifras del 2018 están reexpresadas al incorporarse ajustes con efecto retroactivo por la implementación de la NIIF 9 “Instrumentos financieros”.

Mayor control

De acuerdo al Instituto buena parte de estos resultados se deben a las medidas adoptadas en la entidad.

“Este comportamiento es producto de un aumento en los ingresos de los servicios de electricidad y telecomunicaciones, así como un mayor control en el crecimiento de los costos y los gastos de operación”, explicó Irene Cañas, presidenta ejecutiva de Grupo ICE.

Los informes financieros indican que el excedente neto (general) pasó de un negativo de ¢256.165 millones en 2018 a un resultado positivo de ¢116.604 millones en 2019, influenciado principalmente por la apreciación del colón ante el dólar estadounidense durante el año pasado.

Cañas enfatizó que si bien las cifras de 2019 son positivas, los resultados de las diferentes acciones impulsadas hasta ahora se irán reflejando poco a poco.

Entre las acciones que enumeró se encuentran la movilidad laboral, la renegociación de los contratos de compra de energía que vencen o la optimización de los costos e inversiones.

La funcionaria indicó que el objetivo es consolidar las acciones que garanticen la sostenibilidad financiera del ICE y sus empresas en el mediano y el largo plazo.

Adelantó que, por el impacto de la emergencia causada por el COVID-19, el Grupo ICE reforzará acciones como el ahorro en gastos administrativos, la digitalización de los servicios y la reducción de contratos de alquiler de inmuebles y vehículos, entre otras.

El informe financiero recordó que el 14 de febrero pasado, la agencia Moody ́s reafirmó la calificación de riesgo del ICE en B1 y mejoró la perspectiva de negativa a estable.

Asimismo, se indicó que el 8 de mayo de 2020, Fitch Ratings rebajó la calificación del Instituto y de sus subsidiarias como resultado de la reciente baja de Fitch de la calificación soberana de Costa Rica, pasando de 'B+' a 'B'.

El ICE viene impulsando los servicios de fibra óptica residenciales, complementados con su servicio de televisión por suscripción. (Foto Melissa Fernández / Archivo GN)
El ICE viene impulsando los servicios de fibra óptica residenciales, complementados con su servicio de televisión por suscripción. (Foto Melissa Fernández / Archivo GN)
Recuperación

En el campo de telecomunicaciones, al menos hasta diciembre del 2018, el ICE venía recuperando terreno en el mercado.

Desde ese año impulsó la ampliación de la red móvil LTE de cuarta generación, las mejoras en la red y la comercialización de servicios residenciales de fibra óptica.

En el caso de la red LTE el informe indica que el presupuesto total del proyecto es de $47,6 millones. Durante el 2019 el ICE invirtió ¢12.621 millones, superior a los ¢10.606 millones del 2018.

El objetivo de este proyecto es brindar un mayor ancho de banda y velocidades de transmisión de datos acordes con la demanda, así como ampliar la cobertura.

En el caso del proyecto de mejoras en la red de telecomunicaciones el Instituto invirtió ¢9.491 millones, un poco menos de los ¢12.400 millones invertidos en el 2018.

Esta mejora de la red de telecomunicaciones es la base para la instalación de servicios residenciales de fibra óptica, en los que el ICE invirtió ¢9.106 millones, mucho más que los ¢93 millones del 2018.

El reporte también destacó el proyecto de acceso inalámbrico fijo a poblaciones, escuelas, colegios, centros de salud y CEN CINAI, entre otros, de 16 cantones y 66 distritos de la zonas Chorotega y Pacífico Central.

El proyecto es financiado con recursos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel).

Según el reporte financiero, en el 2019 se habían invertido ¢10.374 millones, casi el doble de los ¢5.471 millones del 2018.