Gerencia

Cómo iniciar (o fortalecer) su negocio en este 2022

Un emprendedor y un especialista en tecnología responden y brindan sus recomendaciones en momentos en los cuales iniciar o desarrollar un negocio está ligado necesariamente al uso de herramientas digitales

Ya sea que Usted quiera iniciar un emprendimiento en este 2022 o que ya tenga uno y esté pensando cómo fortalecerlo, más que la voluntad y las ganas, es indispensable hacer una pausa y pensarlo todo.

Consultamos sobre lo que se debe hacer a Álvaro Cordero Peña, director de la Escuela de Ingeniería del Software de la Universidad Cenfotec, y a Jeffrey Chaves, presidente y CEO de Nidux, la firma que desarrolló una plataforma para que las pymes puedan tener una tienda en línea y brinda capacitaciones en esta área (el próximo será el 3 de febrero). Nidux obtuvo una mención honorífica en el Incae Entrepreneur Award del 2021.

Estas fueron sus respuestas.

¿Cuáles son los pasos que debe seguir una persona emprendedora para iniciar un negocio?

Jeffrey Chaves — Emprender no es algo para cualquiera. Hay que validar el producto o servicio que hará y la necesidad que está satisfaciendo. No es crear un producto: es qué hará ese producto por quien lo compra.

Recomiendo buscar videos o lecturas del concepto del Producto Mínimo Viable para validar de manera barata el modelo de negocio y el producto. Importante no tomar a nuestros familiares y amigos como jueces para tirarnos al agua. Normalmente nos dicen que todo es perfecto. Salga a la calle a buscar opiniones.

Álvaro Cordero Peña — Suponiendo que la persona ya tenga una idea clara del producto o servicio que va a ofrecer, lo primero que yo mencionaría es dimensionar su negocio. En muchas ocasiones queremos pensar en grande, e incurrimos en inversiones y gastos que no son necesarios, y que —al cabo de los meses o años— nos pasan factura.

Los planes de Internet y los planes de servicios empresariales en línea, los equipos y las personas necesarias son elementos que debemos evaluar con cuidado, ya que significarán costos fijos adicionales.

El segundo elemento es definir el modelo de negocio. Es de vital importancia responder a las preguntas tales como las tecnologías que se van a utilizar, el tipo de sociedad mercantil que se va a crear, la forma en la que se va a llegar a los clientes potenciales y la estructura interna que va a tener nuestro negocio.

Muchas personas, por ejemplo, piensan solamente en sociedades anónimas, cuando una sociedad de responsabilidad limitada o SRL se ajusta más al modelo de negocio.

El tercer elemento, la presencia en línea. Hoy en día toda empresa o servicio debe tener un “escaparate” digital. Debemos evaluar y buscar la asesoría para tener al menos una página en línea sobre la empresa y sobre el producto o servicios que ofreceremos.

Finalmente, la formalización. Está claro que todo negocio debe contar con su respectiva inscripción en los entes reguladores respectivos (Ministerio de Salud, Caja Costarricense del Seguro Social y Ministerio de Hacienda). Este paso conlleva sus costos y requiere que el emprendedor se asesore de forma correcta, ya sea con personas de confianza o en las plataformas de apoyo que existen en el país.

Un elemento que no se debe dejar de lado, es investigar sobre iniciativas nacionales e internacionales de apoyo a emprendedores. Hay embajadas, por ejemplo, que ofrecen orientación a los extranjeros en estos temas, así como asociaciones, fundaciones y bancos, entre otros. Muchas veces no hacemos la investigación debida, y dejamos pasar oportunidades que están ahí esperando.

En caso de que la persona no tenga claro el producto o servicio que debe ofrecer, debe empezar por ahí. Definir la necesidad que se quiere satisfacer y el grado en el que el producto o servicio que voy a ofrecer puede llenar dicha necesidad.

Muchas ideas pueden ser validadas y conversadas con personas cercanas o profesionales de confianza que le pueden dar a uno una perspectiva “más realista” que la que uno mismo tiene. En general, no somos muy objetivos cuando de evaluar nuestras propias ideas se trata.

¿Por qué debe considerar la tecnología y las ventas en línea, específicamente, desde el inicio?

Jeffrey Chaves — Un negocio que no lo considere está condenado al fracaso a mediano plazo. La tecnología hoy es transversal a todo negocio, y no se puede obviar que por la pandemia las personas han avanzado en su conocimiento en el uso de herramientas tecnológicas.

Álvaro Cordero Peña — Hoy en día no se hace mucho sin una plataforma tecnológica que respalde las operaciones de un negocio. Si queremos tener presencia, tenemos que existir en Internet. Existir en Internet no es solamente redes sociales.

Es contar con un punto de entrada, una página web, donde podamos explicar lo que somos y la ventaja de nuestros productos o servicios. Además de esto, cada vez son más los servicios que se ofrecen en la nube. Sistemas que nos permiten manejar nuestros clientes y realizar ventas en línea deben ser considerados desde el inicio por aquellos que van a requerir este tipo de plataformas para la venta de sus productos.

Los sistemas de venta en línea nos ofrecen la ventaja de que la gran mayoría ya han sido probados y utilizados por muchas otras empresas, por lo que la mayoría de las funciones necesarias para los negocios, ya existen. Además, nos permite llegar a más personas, más rápido y de forma más eficiente.

Claro está, que una evaluación acorde con el dimensionamiento del negocio. Es decir, contratar el servicio que se ajuste a mi realidad, es una prioridad al considerar estas herramientas.

¿Considerar la tecnología y las ventas en línea es un tema de exigencia de mercado o de modelo de negocios?

Jeffrey Chaves — Diría que de ambas. No se puede crear un modelo de negocios hoy que no se incluya la posibilidad de venta o cobro por plataformas tecnológicas, tanto por estructura de costos como por el consumidor, que es cada vez más exigente y pide tener decisión en que, como, donde y cuando comprar. Si queremos pensar en negocios exponenciales tenemos que tener tecnología en nuestro negocio.

Álvaro Cordero Peña — Considerar la tecnología, incluso antes de la pandemia, era ya una exigencia. Las ventas en línea, durante la pandemia, se empezaron a convertir más en una necesidad que en una exigencia del mercado. En la post pandemia, será una exigencia del mercado.

Me gustaría agregar que, más que la tecnología y las ventas, la presencia en línea sí es una exigencia del mercado. Una empresa, producto o servicio, que no puede ser ubicado en internet, se podría decir que casi que no existe.

¿Qué deben reevaluar las personas emprendedoras, después de tener la idea de negocio e incluso ya teniendo varios años con el negocio, para afinar el modelo de negocios que utilice la tecnología?

Jeffrey Chaves — Debe buscar herramientas amigables, tanto para la administración como para el usuario final, que no tenga tanto riesgo de entrada ni altos costos de salida. Y debe poder empoderarse de su negocio para no depender de terceros.

Eso es uno de los valores que damos en Nidux, al darle herramientas, por ejemplo, para administrar un ecommerce a gente sin conocimiento de programación. Eso le da poder al emprendedor de ser arte y parte en su negocio.

Nunca dejar de investigar y aprender. Tomar los cursos necesarios para hacer de su emprendimiento un éxito. Y aprovechar las herramientas tecnológicas que hoy se tienen para avanzar y hacer cada vez mejor la gestión del negocio.

Álvaro Cordero Peña — Recientemente leí un tuit sobre un emprendedor europeo que mencionaba que el mercado generalmente nos da las pautas y las oportunidades para ir evolucionando nuestros productos y servicios. Tomar nota de esas pautas y oportunidades implica una evaluación continua, evitar ser complaciente, “dormirse en los laureles” como decimos los ticos.

Esta continua evaluación abarca productos, servicios y tecnologías. El utilizar las tecnologías adecuadas, según el avance de la empresa, es importante. No siempre tenemos que ser adoptadores tempranos para seguir en el negocio o tener éxito.

Finalmente, dos cosas muy puntuales. Hay que recordar que para tener éxito no tenemos por qué ser un Facebook o un Apple. No hay nada de malo en querer serlo, pero el secreto está más en ser fieles a nuestro producto y ser originales. Y tener presente, especialmente cuando se está empezando, que esto del ser emprendedor no es un sprint, es un maratón. O cuando menos: una carrera de mediana distancia.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.