Por: Carlos Cordero Pérez.   2 octubre, 2020
Actualmente hay seis microempresas incorporadas al proyecto. (Foto para EF)
Actualmente hay seis microempresas incorporadas al proyecto. (Foto para EF)

Usted ingresa al sitio web del proyecto Reactivemos La Esperanza y hace una donación en efectivo a través de una transferencia bancaria. Con ese dinero, se entrega el equivalente en platos de comida a personas que perdieron su empleo por la pandemia en Guanacaste.

Esa donación, al mismo tiempo, ayuda a los negocios de la zona, que serán los proveedores de los platos, bajo la auditoría de la firma EY.

La iniciativa Reactivemos La Esperanza es impulsada por la organización Desarrollo Humano Estratégico (DHE) y se propone apoyar la reactivación económica de Guanacaste, basándose en la innovación, la tecnología y el apoyo a microempresas del servicio de alimentación, como sodas y restaurantes, principalmente lideradas por mujeres.

Las personas beneficiarias son identificadas a través de la Cámara de Turismo de Guanacaste (Caturgua) y CEPIA, una entidad no gubernamental.

Cada una recibe un voucher o cupón digital con un código QR a través de un mensaje de texto en el teléfono. El mismo es utilizado como medio de pago por un plato de comida en uno de los recintos participantes. La soda o restaurante recibe el voucher y lo registra en la plataforma tecnológica.

Así, se lleva el recuento semanal de platos de comida vendidos en cada local, garantizando la trazabilidad y transparencia en los depósitos de pago correspondientes a cada comercio al final de la semana. Cada voucher donado tiene un valor de ¢2.000 y cualquier persona o empresa que lo desee puede apoyar con su contribución.

Los recursos para la creación de la plataforma fueron donados por Coopeservidores (CS) a DHE.

La Cooperativa habilitó también la cuenta IBAN: CR62081600101002917309 para quienes deseen hacer sus aportes por medio de CS en Línea o CS Móvil.

Lo recaudado será depositado en las cuentas de la Fundación Acción Joven, sección transparencia en plataforma.

“Queremos que los encadenamientos productivos de la zona se reactiven y así logren obtener nuevamente ingresos en estos momentos tan críticos”, comentó Carolina Lizano, gerente de relaciones corporativas y sostenibilidad de CS.

La población que reside en cantones como San Cruz, Carrillo y Liberia que trabajaban en labores de la industria turística y que perdieron el empleo por el Covid-19, pueden tener acceso a dos platos de comida al día, durante un mes (desayuno y almuerzo).

José Aguilar, presidente de DHE, destacó que al tiempo se impulsa que las microempresas de alimentos, sus funcionarios y sus proveedores salgan adelante con su trabajo y esfuerzo.

Hasta setiembre se habían recibido ¢26 millones y habían entregado 9.610 voucher a 105 personas a través de seis sodas de la provincia.