Por: Carlos Cordero Pérez.   Hace 4 días
Tener claro los costos permite saber qué necesita para comenzar un emprendimiento. (Foto archivo GN)
Tener claro los costos permite saber qué necesita para comenzar un emprendimiento. (Foto archivo GN)

Si está pensando en iniciar un negocio, aparte de definir su modelo de negocios y su nicho de mercado, es imprescindible definir los ingresos y los gastos.

“Las personas suelen pensar que el éxito de un negocio depende de que se venda mucho”, explica James Hernández, presidente y cofundador de la consultora Trust Corporate. “El éxito radica en llevar un buen control del gasto y realizar una buena reinversión de los excedentes”.

Hernández indica que se debe preparar un presupuesto antes de comenzar cualquier emprendimiento que evite errores en la gestión inicial.

1. Gastos

Realice un listado de todos los gastos y costos que implica el proyecto como tal, incluyendo materia prima, costos de administración, alquiler de vehículo, arriendo de inmueble, y estimación de costos de producción, entre otros.

En esta instancia también es importante agregar los gastos imprevistos o costos variables, los cuales no deben exceder el 15% del monto total del presupuesto.

Si ese monto es superado se debe revisar el control de las finanzas.

Tener claro los costos permite saber qué necesita para comenzar un emprendimiento y cuánto costará mantener la operación por un periodo de uno o dos años.

2. Ingresos

La estimación se debería hacer estimando ventas altas, moderadas y mínimas. Con este cálculo se puede determinar si el negocio es rentable.

El presupuesto debe realizarse con base en el peor escenario posible.

“Aún estando en esa situación el negocio debiera ser rentable. Si esto sucede es aconsejable apostar por ese emprendimiento”, agrega Hernández.

Tenga en cuenta que un negocio tiene un periodo de maduración que va de uno a cinco años.

En todo ese proceso se deben ir aportando recursos y dinero para soportar el emprendimiento.

Se debe evitar ingresar o iniciar el negocio si durante ese lapso de tiempo los socios no tienen el capital suficiente para sostener las cargas.

3. Impuestos

Aquí se debe incluir todo lo relacionado a cargas laborales e impuesto de ventas.

De esta manera, el resultado final que obtengamos –de sumar los ingresos y restar los gastos e impuestos– deberá ser positivo, para así determinar si el negocio es o no viable.

Pero se requiere sinceridad.

“El error más común de quienes inician un emprendimiento es sobreestimar los ingresos y subestimar los costos”, advierte Hernández.

4. Ciclo estacional

Tenga en cuenta el ciclo estacional del emprendimiento para que determine prepare un fondo de ahorro en el periodo de mejores ventas que permita cubrir los meses de bajas ventas.

Recuerde que los proyectos no comienzan generalmente con números positivos. Son muy pocos los que empiezan y obtienen inmediatamente utilidad.

Si se observan números rojos, pero se lleva un buen control de gastos no habría por qué desistir del proyecto.

Pero si en los primeros seis meses las ventas no han llegado al mínimo estimado que se consideró, es importante reevaluar el negocio.