Por: Carlos Cordero Pérez.   3 septiembre
Los negocios pueden recurrir a diferentes plataformas que permiten instalar una tienda en línea con las funcionalidades que se requieran. (Foto John Durán)
Los negocios pueden recurrir a diferentes plataformas que permiten instalar una tienda en línea con las funcionalidades que se requieran. (Foto John Durán)

Los pequeños negocios, y especialmente los emprendimientos, están apostando cada vez más al comercio en línea, aprovechando las redes sociales y dando el salto a tener sus propias tiendas web.

¿Eso es garantía de éxito?

“La gente cree que ecommerce es solo tener un sitio web”, advirtió Isaac Rochwerger, cofundador de Fygaro, una firma especializada en comercio electrónico, facturas electrónicas y mercadeo digital.

Las tiendas web deben ser sencillas para los usuarios y fáciles de navegar, con información y contenidos actualizados. (Foto Alejandro Gamboa / archivo GN)
Las tiendas web deben ser sencillas para los usuarios y fáciles de navegar, con información y contenidos actualizados. (Foto Alejandro Gamboa / archivo GN)

Varias son las condiciones para sacarle provecho al comercio electrónico:

1. Elegir bien

Los emprendimientos deben planificar y elegir con cuida

do a sus proveedores de servicios para tener la tienda en línea y hacer llegar los pedidos a los compradores en línea.

Ya pasaron los tiempos donde había que pagar a un informático para que desarrollara un sitio web desde cero.

Ahora se puede elegir entre varias plataformas locales de Fygaro, Nidux e Identty, así como los servicios de firmas especializadas en WordPress o Drupal, por ejemplo, que ofrecen diversos paquetes para tener una tienda en línea.

Los costos van desde $50 con diferentes servicios que incluyen dominio, soporte y hospedaje web, entre otros.

De esta forma la persona emprendedora puede enfocarse en su negocio y no tener que preocuparse ni lidiar con la parte informática de la tienda web.

Fíjese que la plataforma elegida le ofrezca posibilidades para incluir información y fotos de productos o servicios en forma ágil y rápida, así como servicios de facturación electrónica, carrito, botones de pago para compras en redes sociales y pasarela de pago para compras en la tienda en línea.

La página web debe ser fácil de navegar y comprar para el comprador, brindar una excelente experiencia de uso y garantizar la seguridad y protección de datos del cliente y de su empresa.

El proveedor debe garantizar, además, soporte durante las 24 horas y un servicio de alto nivel.

Los canales de comunicación, como las redes sociales y las aplicaciones de mensajería, deben llevar a los clientes a la compra en la tienda en línea de una vez. (Foto John Durán)
Los canales de comunicación, como las redes sociales y las aplicaciones de mensajería, deben llevar a los clientes a la compra en la tienda en línea de una vez. (Foto John Durán)
2. Dése a conocer

Para que los compradores lo encuentren debe darse a conocer, lo que implica tener una estrategia de mercadeo digital, de optimización para buscadores (conocido como SEO, por sus siglas en inglés) y de redes sociales.

No es suficiente darse a conocer por redes sociales. Es necesario complementar las publicaciones y la interacción en redes sociales, con mercadeo y publicidad digital, así como con las medidas SEO.

En Internet podrá encontrar cursos sobre estrategias para redes sociales, mercadeo digital y SEO.

En todo caso, tenga presente que es imprescindible crear una marca que permita diferenciar su oferta, genere empatía o identificación de parte de los clientes con su empresa, conecte con las necesidades, y facilite la identificación del negocio y la interacción con los compradores.

“El mercado actual es mucho más competitivo y requiere un proceso de identidad que separa cada marca de las demás”, advirtió Ana Mora, consultora independiente de mercadeo, desarrollo de negocio y gestora de innovación.

Aparte de información sobre los productos, las tiendas en línea deben aportar contenidos novedosos y útiles para los clientes. (Foto Mayela López / Archivo GN)
Aparte de información sobre los productos, las tiendas en línea deben aportar contenidos novedosos y útiles para los clientes. (Foto Mayela López / Archivo GN)
3. Innove

Los clientes dejarán de visitar su sitio web si Usted no está renovando constantemente la portada y las páginas de su tienda en línea.

Eso puede hacerlo mediante estrategias de ofertas y promociones para las fechas de mayor demanda comercial, así como creando contenido (videos, storytelling, blog con post de recomendaciones, por ejemplo) que vayan más allá de la información de productos.

Las plataformas facilitan la gestión de las ventas, incluir ofertas y productos, llevar la compra a la automatización (los clientes se autosirven) y a los clientes le permiten encontrar lo que buscan, realizar la compra y el pago de una sola vez, aprovechando el impulso.

“Las compras son emocionales”, recordó Jeffrey Chaves, fundador de Nidux. “Por WhatsApp o redes sociales puede perderse el impulso de compra cuando el cliente debe ir luego a otro lado a pagar. La tienda en línea garantiza la compra emocional de una vez”.

También se puede valorar integrar la tienda en línea en un marketplace y en las aplicaciones y servicios de entrega a domicilio (Uber Eats, por ejemplo), donde el negocio se puede dar a conocer.

Chaves recomendó mantener los diferentes canales (redes sociales, WhatsApp, apps), pero que el cliente llegue a la tienda en línea a realizar la compra, pues esta es “la caja registradora”.