Por: Joanna Nelson Ulloa.   Hace 5 días

Cuando se inicia un pequeño negocio, los emprendedores lo hacen usualmente con mucha ilusión y esfuerzo.

En su ambición de crecer y tratar de ofrecerles lo mejor a sus consumidores, pueden llegar a tomar malas decisiones financieras que comprometan seriamente la existencia de su proyecto empresarial.

A continuación, se ofrecen cuatro consejos para cuidar las finanzas de su empresa, especialmente si está empezando.

Evite incurrir en gastos innecesarios, como alquileres elevados. Invierta en aquello que le va a generar ingresos. (Foto: Shutterstock).
Evite incurrir en gastos innecesarios, como alquileres elevados. Invierta en aquello que le va a generar ingresos. (Foto: Shutterstock).
1-Controle sus gastos y no se deje llevar por la presión social

En ocasiones, los emprendedores renuncian a sus trabajos en empresas grandes para fundar su pyme.

Como estaban acostumbrados a que los gastos en esos negocios eran onerosos, creen que pueden hacer lo mismo en su empresa, o para mostrar un buen estatus.

Daniel Suchar, experto en finanzas y profesor universitario, mencionó que no hay que dejarse llevar por la presión social (dar la imagen de ser un negocio próspero cuando no es así) e indicó que se deben mantener los gastos controlados.

Por ejemplo, si tiene una empresa que ofrece servicios, evite gastos innecesarios, como alquilar una gran oficina que le saldrá carísima y con mobiliario sofisticado, que quizás ni necesita.

Puede valorar arrendar un espacio bonito, pero más pequeño, o incluso empezar desde su casa.

Si se trata de una empresa que ofrece bienes, Suchar aconsejó adquirir mercadería o inventario que tenga un índice de rotación alto, es decir, que usted sabe que se venderá rápido.

Así, si tiene una tienda de celulares, lo ideal es adquirir aquellos que sean más novedosos y que la gente busque, a tecnologías que ya pueden estar obsoletas y que permanecerán en los anaqueles por meses, pues ya nadie las quiere.

Otro ejemplo: si tiene una tienda de ropa y zapatos, investigue qué tallas quizás no sean tan usadas para evitar adquirir mercadería que estará ociosa (sin venderse).

Además, procure gastar en aquello que le generará ingresos.

Por ejemplo, la publicidad digital es un gasto, pero a través de ella puede dar a conocer su negocio y atraer clientes que adquieran sus productos o servicios.

2-Mantenga las deudas ‘de lejitos’

Suchar comentó que hay empresas que piden crédito para cualquier cosa y entran en un círculo vicioso de deudas del cual les costará mucho salir.

Procure realizar sus pagos al contado y, si va a endeudarse por algún motivo, asegúrese de que tenga la capacidad de pagar y que sea para algo que realmente valdrá la pena y ayudará a su empresa a fortalecerse.

Otro consejo es hacer una separación de los gastos de la empresa de los personales.

Por ejemplo, no use su tarjeta de crédito o de débito personal para comprar productos para el negocio.

De lo que ingrese para la pyme es que se deben hacer las compras e inversiones, pero no del salario que obtiene, por más que sea el dueño.

3-Cuidado con vender a crédito

Llega su primer cliente y usted se emociona, pues por fin alguien le va a comprar, pero se comete el error de vender a crédito o “a paguitos”.

Aunque el cliente promete que pagará, tenga en cuenta que en unos días o meses esa persona tendrá otras cosas más importantes en las cuales enfocarse y la deuda que adquirió con usted puede que pase a un segundo plano.

Por ello, Suchar enfatizó en que se debe tener cuidado con las ventas a crédito, pues algunos clientes se aprovechan de “esa novatada” del dueño de la pyme y luego no pagan.

“Hay que depurar los clientes", subrayó.

4-Empiece por los clientes pequeños

No se obsesione desde el principio por venderle a grandes empresas. Puede que usted esté en busca de prestigio y decir que “x” transnacional es su cliente le va a ayudar a su imagen y obviamente le traerá mayores ingresos.

Recuerde que esas empresas grandes a veces tienen políticas de pago a largo plazo: pagan a 45 días o 90 días y no toda micro y pequeña empresa podría aguantar tanto tiempo sin recibir dinero.

Por ello, el experto recomendó empezar con clientes pequeños y más adelante concentrarse en los negocios grandes.

“Hay que tener paciencia, esto no se da de la noche a la mañana. Debe ser un proceso lento, pero seguro”, concluyó.