Gerencia

Siete pasos para generar ahorros en su emprendimiento, incluyendo disminuir gastos como combustible, y tener capacidad para reinvertir

Los ahorros permiten enfrentar los ciclos del negocio e imprevistos, así como impulsar el crecimiento del negocio

El ahorro en las empresas tiene varios resultados múltiples: si se genera mediante disminución de costos, incluyendo en gastos de combustible, permite mejorar precios y la rentabilidad del negocio, así como tener la capacidad para enfrentar imprevistos y para reinvertir.

Hacerlo depende más de una decisión estratégica gerencial. “Es una tarea de los emprendedores”, recalcó Leonardo Gamboa, gerente de servicios empresariales de Coopeservidores.

Las personas emprendedoras deben recordar que los ahorros les permiten enfrentar los ciclos del negocio (habrá momentos de menores ingresos, que van de la mano con el comportamiento del mercado y las etapas de cada año) e imprevistos o emergencias, como ha ocurrido desde marzo de 2020 con la pandemia del covid-19.

Al contar con un monto evitará tener que recurrir al endeudamiento, que además puede tener altas tasas de interés y afectar la liquidez del negocio.

Las medidas que puede adoptar para generar ahorros en su negocio son:

1. Tenga orden

Lo fundamental está en el orden y especialmente en el control del flujo de caja, que permite solventar las necesidades del negocio y a nivel personal. A partir de ahí se puede generar el ahorro. Lleve un registro de los movimientos de la empresa: ingresos, gastos, deudas y cuentas por cobrar.

Gamboa recordó que la decisión de ahorrar depende de la visión, del compromiso de hacer crecer el negocio y de la claridad que se tenga de cómo prepararse para enfrentar las dificultades que puedan presentarse. “El orden, el control y la calidad de la realidad financiera es fundamental”, insistió.

2. Analice su situación

Primero analice su situación. Puede ser que el flujo de caja de la empresa esté apretado, pero hay que ver dónde es posible realizar ajustes y obtener un monto que pueda trasladar en forma constante a una cuenta de ahorro.

El Banco Santander, de España, también recomienda tener un diagnóstico y una planificación de las inversiones, los gastos, los ingresos y cualquier movimiento que pueda afectar al negocio.

3. Defina el monto

Hay personas que dejan el ahorro como la última medida en su gestión de efectivo, pero debe incluirlo desde el inicio como parte de su planificación y de la gestión de los ingresos.

No espere a ver cuánto le queda para ahorrar. Luego de determinar los costos fijos, incluya el ahorro en su presupuesto estableciendo un porcentaje de los ingresos o de las medidas de optimización que va destinado al ahorro.

Utilice algún sistema propio (cuaderno o libreta) o informático (hoja de cálculo, sistema contable o gerencial) para automatizar y controlar “en forma estricta” las líneas del flujo de caja y los ahorros.

4. Ahorre para la inversión

El plan del negocio debe contemplar acciones para crecimiento. Visualice desde el principio de cada año sus objetivos y metas de desarrollo de la empresa, de forma que se convierta en un aliciente.

Vincule el plan, los objetivos y las metas con una línea de ahorro, utilizando alguna herramienta de ahorro programado que ofrecen las entidades financieras entres sus servicios y aplicaciones electrónicas.

5. Optimice la operación

Los ahorros pueden provenir de la optimización de la operación y de los costos. La optimización debe permitir a la empresa reducir gastos y costos, con lo que podría mejorar el precio al consumidor (lo que generaría mayor demanda y economías de escala) y de la rentabilidad, obteniendo mayores márgenes de utilidad que puede ahorrar y reinvertir.

Dele un vistazo a los gastos básicos (facturas de servicios públicos, telefonía móvil y otros), compruebe si es posible obtener contratos más favorables con los proveedores, sin una desmejora de la calidad, y evite gastos hormiga.

Banco Santander también recomienda revisar los precios que paga a los proveedores para renegociar con ellos, sin afectar la calidad y más bien buscando mejoras en tiempos de entrega y en otras condiciones.

6. Ahorre en combustible

Uno de los rubros a los que más debe poner atención es el gasto por combustible de los vehículos que utiliza para entrega de productos, en particular. En esta área los detalles son claves.

La gestión de los vehículos o la flotilla que tenga la empresa implica optimizar rutas y planificar horas y trayectos para evitar congestiones, el mantenimiento preventivo (desde cambios de aceite, filtros y bujías, estado de las llantas, tuneup del motor, batería, refrigeración, frenos, inyectores, entre otros).

“Si no se hacen estas gestiones puede producirse un incremento de hasta el 15% en el gasto de combustible y contar otros costos por arreglos y sustitución de piezas”, advirtió José Andrés Acosta, gerente del Car Club Firestone, de Bridgestone. Acosta indicó que la gestión de los vehículos implica un 70% de prevención. No hay que quedarse ahí.

Se debe contemplar la renovación de los vehículos periódicamente y si, para lograrlo, conviene utilizar las facilidades de arrendamiento que se ofrecen en el mercado. Se debe tener en cuenta que a cierto nivel de kilometraje, o de tiempo, el vehículo genera más gastos.

7. Obtenga un premio por ahorrar

Del ahorro generado puede obtener réditos utilizando diferentes herramientas que ofrecen las entidades financieras.

Con los sistemas de overnight, para manejo de cuentas corrientes de mayor nivel, puede tener dinero a disposición diaria y obteniendo mayores tasas de interés que en una cuenta a la vista o corriente. Con los certificados de depósito puede planificar a diferentes plazos y obtener mayores tasas de interés.

Actualmente las entidades financieras cuentan con herramientas tecnológicas para que usted utilice estas alternativas sin necesidad de ir hasta la entidad financiera. También existen fondos de inversión, donde la entidad realiza inversiones en proyectos o bonos de corredoras, fondos inmobiliarios, deuda pública, factores o bolsa de valores, por ejemplo, que tienen la promesa de alto rendimiento.

Al establecer cuáles herramientas financieras utilizar para la gestión del dinero se debe hacer un equilibrio entre las necesidades de efectivo, diversificación, riesgo y apetito lo que exige conocimiento de la entidad financiera, del cumplimiento de la regulación, de dónde invierte y de la rentabilidad. “No hay que dejarse llevar por altos rendimientos que pueden ser muy interesantes pero que pueden traer dificultades a largo plazo”, advirtió Gamboa, de Coopeservidores.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".