Por: Carlos Cordero Pérez.   23 noviembre, 2020
Leonardo Bedoya, presidente y gerente general de The Aroma Trace, explicó que con el crédito introdujeron nuevos productos y lanzaron la tienda en línea. (Foto para EF)
Leonardo Bedoya, presidente y gerente general de The Aroma Trace, explicó que con el crédito introdujeron nuevos productos y lanzaron la tienda en línea. (Foto para EF)

Ni la diversificación ni la identificación de nuevas oportunidades son problemas para muchos negocios y para muchas personas emprendedoras. El desafío es tener el capital para impulsar nuevos productos y servicios, incluyendo la venta en Internet.

El principal mercado de The Aroma Trace son las empresas. A ellas se les brinda servicios y dispositivos de desarrollo de su logo olfativo o aroma, el cual genera un ambiente atractivo que apoye el esfuerzo de ventas y fortalezca el impulso de compra de los clientes.

El logo olfativo lo diseña un equipo de especialistas (oftalmólogos, perfumistas, psicólogos y mercadólogos), después de determinar lo que cada empresa quiere comunicar: si quiere darse a conocer como sofisticada o elegante, por ejemplo, o con aroma a chocolate en el caso de espacios para menores de edad. Se basan en el neuromarketing, que aplica la neurociencia y distintos estímulos de las emociones en el proceso de venta.

The Aroma Trace inició operaciones en Costa Rica hace una década, como franquicia de la firma española Aeromarketing. Esta última decidió hace unos años cambiar su nombre para una mayor diferenciación en el mercado y no usar la identificación genérica que se utiliza en este campo.

Localmente se llegaron a instalar 1.500 equipos de aromas (con un costo de ¢1.200 por día) en tiendas de comercio al detalle y en instalaciones de firmas de servicios corporativos, que comprenden el valor del ambiente y los aromas para la productividad laboral.

Entre los clientes de esas tiendas se generó también una demanda para servicios de aromas en los hogares, generando una nueva línea de productos a nivel doméstico y que abarcan desde espacios reducidos (como baños) hasta una casa completa, con precios de $22 a $210.

Cada usuario completa un test en una app que permite a un algoritmo identificar el aroma que más le representa.

Los sistemas de aromas para el hogar también cuentan con diseños apropiados. (Para EF)
Los sistemas de aromas para el hogar también cuentan con diseños apropiados. (Para EF)

Con la pandemia del COVID-19 esta línea empezó a llamar la atención, dado que creció el interés por mejorar el aroma de los espacios de teletrabajo. También creció la preocupación por ambientes seguros, por lo que se diseñó un sistema de sanitización, que se incluye sin costo adicional en su línea para empresas y en la del hogar.

La tarea era ahora llevar estos nuevos productos a los clientes, a través de redes sociales y una tienda en línea.

“Eramos 12 personas y tuvimos que contratar dos más para lo de la tienda en línea y el mercadeo”, cuenta Leonardo Bedoya, presidente y gerente general de The Aroma Trace en Costa Rica. “Somos como una familia y nos habría dolido mucho tener que despedir a alguien. Ya tenemos dos meses de estar comercializando la nueva línea en el país”.

El capital lo obtuvieron de un financiamiento otorgado por la Mutual Cartago de Ahorro y Préstamo (Mucap).

La entidad disponía de ¢3.000 millones para el sector, provenientes del Sistema de Banca para el Desarrollo, de los cuales había colocado hasta octubre casi la mitad entre unas 37 pequeñas empresas, especialmente del sector de comercio.

La Mutual cuenta con tres programas con recursos de Banca para el Desarrollo (para pyme afectadas por el COVID-19, para avales y financiamiento normal) y uno propio (hasta 15 años plazo) con un monto máximo de ¢200 millones.

Se espera que la reactivación comercial permita mantener la dinámica de otorgamiento de financiamiento que se retomó posteriormente después de julio, mes desde el cual se otorgó el 75% de los créditos (y en especial entre setiembre y octubre donde se aprobó el 45%).

En los meses de marzo a julio se colocó poco, pues –aunque se tenían los recursos– las empresas esperaron y no se animaron pues no se sabía cuándo se iba a abrir el comercio después del confinamiento.

“Las empresas deben tener claridad de su negocio, proyectar adecuadamente los ingresos para medir la capacidad de pago y que se invierta en la reactivación, en la transformación del negocio (como tener tienda en línea) y en innovación, fortaleciendo el negocio”, indicó Guillermo Bolaños, director de pymes de Mucap.

(Foto para EF)
(Foto para EF)

Banca para el Desarrollo ha otorgado, hasta el 31 de octubre y a través de 44 entidades adscritas, unos ¢446.391 millones en 52.158 créditos, el 76% a microempresas.

Varias entidades financieras como BAC Credomatic, Promerica y Banco Nacional lanzaron, recientemente, programas y servicios para las pymes.

BAC Credomatic abrió una línea de financiamiento hasta por 24 meses y tasas de interés diferenciadas para pymes que necesiten recursos para el pago de aguinaldos y anunció que la opción estará vigente hasta el 20 de diciembre próximo.

Promerica también introdujo las llamadas Cajas de Depósito Inteligentes, que son cajas fuertes electrónicas con conexión en línea con el banco para el resguardo de dinero en efectivo y su acreditación en tiempo real en la cuenta bancaria. Este tipo de servicios también los brinda Mucap.

La apuesta a la tienda en línea no es a ciegas. Según el E-commerce Report de EY Law, el 80% de los consumidores que compró en línea en Centroamérica –que cuenta con 26 millones de usuarios de Internet– está dispuesto a seguir usando el comercio electrónico.

El reporte indica que las ventas en línea superaron los $1.450 millones solo en cuatro mercados de la región (Guatemala, República Dominicana, Panamá y Costa Rica) y se profundizará en los próximos 10 años de la mano de las generaciones jóvenes.

Para aprovechar estas tendencias y oportunidades, las entidades financieras crearon programas en alianza con plataformas de comercio electrónico y apoyan a las pymes con varios tipos de servicios, como el financiamiento.

Bedoya, de The Aroma Trace, dice que el capital recibido permitió realizar la comercialización de los nuevos productos a nivel de consumidores, aparte de sostener e incrementar la planilla.

Tras años de atender empresas, donde ya lo que hacían era seguimiento de prospectos, ahora se acercaban a un mercado completamente distinto donde el esfuerzo es prácticamente de hormiga, pues implica atender consultas de cada persona interesada, enviar muestras, realizar las entregas de las compras y brindar atención postventa.

“Es otro mundo”, dijo Bedoya.