Por: Krisia Chacón Jiménez.   7 noviembre
El Banco Central emitió una regulación que le posibilita a una fintech conectarse a Sinpe para realizar transacciones de pago a través de esta plataforma. Foto: Shutterstock.
El Banco Central emitió una regulación que le posibilita a una fintech conectarse a Sinpe para realizar transacciones de pago a través de esta plataforma. Foto: Shutterstock.

La banca local se muestra todavía tímida con la idea de aliarse con las fintech, esto según los resultados de un estudio realizado por segunda ocasión y que abarca bancos púbicos, privados, cooperativas, dos mutuales y la Caja de Ande.

De las 15 entidades financieras sondeadas, un 54% indicó que no se ha asociado ni comprado soluciones desarrolladas por alguna fintech.

Es la primera ocasión en que este estudio de EF incorpora un apartado fintech debido a la madurez y desarrollo de soluciones que están efectuando los emprendedores y que tienen repercusión directa sobre la banca costarricense.

Pese a la prudencia imperante, sí hay algunas entidades tradicionales que han dado el paso de abrirles sus puertas a los emprendedores financieros a fin de desarrollar ideas conjuntas, entre ellas Coopenae con su servicio digital Wink.

Pulso financiero

Banca y fintech trabajan en su convivencia

FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA, BID Y FINNOVISTA    || J.C. / EL FINANCIERO.

Regulación para todos

El desarrollo de las fintech pasa por un proceso en el cual, primeramente, son “invisibles” ante las instituciones financieras, pero después comienzan a despertar su interés, algunas veces porque son consideradas competencia y, en otras, un complemento a lo que ya ofrecen las instituciones tradicionales.

La última etapa es la colaboración y el trabajo en equipo. Justamente eso demuestran los resultados de la encuesta de EF, según explicaron Priscilla Gutiérrez, economista, y Wiliam Ernest, especialista senior, ambos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Costa Rica.

Un 64% de las entidades entrevistadas dijo que tal vez consideraría, a corto o mediano plazo, adquirir un producto desarrollado por un emprendimiento de base tecnológica.

Posiblemente la existencia de regulaciones claras ayudaría a reducir el grado de recelo entre la banca tradicional. Un 75% considera que el Banco Central de Costa Rica debe enlazar a las fintech con el Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (Sinpe) .

El BCCR emitió una regulación que le posibilita a una fintech conectarse al Sinpe para realizar transacciones a través de esta plataforma.

“Se está trabajando en los desarrollos tecnológicos y aspectos normativos necesarios que permitan la conexión de estos nuevos participantes sin que infrinjan ningún tipo de riesgo legal, operativo o financiero al resto de los participantes del sistema financiero”, señaló Carlos Melegatti, director de Medios de Pago del BCCR.

Al BCCR se han acercado 30 fintech que están interesadas en ser parte de este proyecto. Estas empresas están enfocadas principalmente en ofrecer servicios de pago a clientes corporativos; algunas otras están interesadas en negocios de crowdfunding y servicios para transacciones de compra y venta de divisas.

Coopenae es un ejemplo de una entidad financiera que se asoció con una fintech para lanzar al mercado Wink, una solución 100% digital.

Wink fue creada para el nuevo consumidor digital, quien espera que sus servicios financieros estén disponibles en su celular.

Este servicio está ligado a una tarjeta Visa que es administrada a través de una aplicación disponible para iOS y Android

En un inicio, la cooperativa trabajó con la fintech para desarrollar este producto, pero tiempo después Coopenae decidió comprar el 100% de la participación.

La cooperativa enfrentó los desafíos de cambiar su cultura, la educación, la planificación y la gestión de proyectos de forma ágil, explicó Adrián Álvarez, gerente de Coopenae.

Si bien esta alianza le trajo buenos resultados a la entidad, ya que antes de Wink tenía alrededor de 120.000 clientes asociados y en pocos meses logró formar un músculo de 15.000 usuarios, también representó grandes retos para la cooperativa.

Las formas de trabajar, los plazos y los objetivos eran distintos entre la fintech y la entidad.

“Pasamos de hacer planes estratégicos de cuatro a cinco años a plantearnos para dos años”. Este todavía es un plazo largo para la evolución de la tecnología, pero en la institución afirman que tienen como meta reducirlo paulatinamente.

La realidad es que estos emprendimientos financieros tendrán más espacio para hacer negocios, porque “una vez que estos trabajos se concluyan se iniciará con la conexión de las fintech a Sinpe”, acotó Melegatti.

Metodología del estudio
Para la elaboración de este estudio de servicios digitales en banca, EF seleccionó a las mismas 21 entidades financieras de la investigación de hace dos años, las cuales representan el 92% de los activos del Sistema Financiero Nacional –excluyendo a Bancrédito, por su cierre–. Se obtuvo respuestas de 15 de ellas.
Participaron Banco Nacional, Banco de Costa Rica, Banco Popular, BAC Credomatic, Scotiabank, Banco Davivienda, Banco BCT, Banco Lafise, Banco Promérica, Coopeservidores, Coopenae, Coocique, Caja de Ande, Mucap y Grupo Mutual Alajuela.
Se intentó contar también con la participación de CoopeAlianza, CoopeAnde No1, Improsa y Banco General. Sin embargo, no se obtuvo respuesta. Prival Bank se abstuvo de participar, pues considera que su segmento de negocio no está en línea con las preguntas de este estudio.
El cuestionario fue enviado en línea con los apartados de presencia digital, seguridad en los sitios, intensidad de uso por parte de los clientes, trámites relacionados con el pago de servicios públicos, administración de cuentas, tarjetas, créditos, transferencias y operadora de pensiones.
Se incluyó un nuevo aparato relacionado con el uso de tecnologías emergentes en banca, como chatbots, biometría y otros métodos de pago, así como preguntas relacionadas con el segmento fintech.
La recolección de información se realizó entre agosto y setiembre de 2019.
Los resultados son únicamente representativos de las entidades financieras consultadas en este estudio y no pueden extrapolarse al resto del Sistema Financiero Nacional.
Fuente: Elaboración propia.