Tecnología

Curso lectivo del 2021 inicia arrastrando los mismos problemas de conectividad de estudiantes del 2020

Atrasos en decisiones, en la entrega de listas de beneficiarios, apelaciones en las licitaciones, imprecisión en la información y la complejidad para realizar las instalaciones afectan procesos

Si bien los estudiantes se preparan para regresar a la modalidad presencial en este 2021, la conectividad a Internet seguirá siendo fundamental y su carencia para un buen porcentaje de los alumnos seguirá siendo una dificultad como lo fue durante el año anterior.

El Ministerio de Educación Pública (MEP) admitió, a mediados de 2020, que más de 324.000 estudiantes carecen de conectividad. “No se han vuelto a realizar mediciones. Será para el inicio de curso lectivo que se recolecte la información”, indicó Paula Villalta, viceministra de planificación institucional y coordinación regional del MEP.

La diferencia podría no ser muy distinta, pese a la falta de precisión sobre a cuántos de los estudiantes que no tenían Internet en sus hogares se les brindó una solución a través del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel).

De las 46.462 soluciones (Internet y computadora) aprobadas por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), hasta noviembre de 2020 se habrían entregado 7.895. Se debería sumar otra cantidad similar en diciembre anterior, pero Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), que administra Fonatel, no tiene el dato aún oficializado.

De otras 100.684 conexiones a hogares de estudiantes sin Internet aprobadas por el Micitt, hasta el 28 de diciembre pasado fue cuando Fonatel recibió la lista de apenas 15.000 familias beneficiarias validadas por el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS). De ellas, al 18 de enero, se han instalado 1.000 enlaces.

La entidad espera que el IMAS y el Sistema Nacional de Información y Registro Único de Beneficiarios del Estado (Sinirube) le entreguen los datos de las otras 85.000 familias.

“Queremos conectar a la mayor cantidad posible de estudiantes antes del inicio del curso lectivo, pero dependerá de la entrega de la totalidad de la base de datos”, dijo Adrián Mazón, director de Fonatel.

Las conexiones son instaladas por varios operadores: Cable Pacayas, Cabletica, Coopeguanacaste, Coopelesca, Coopesantos, Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Telecable y Tigo.

Falta de reflejos

La capacidad de reacción institucional quedó evidenciada en el 2020, tanto como las contradicciones y las falencias.

Sutel sostiene que durante 2020 —a través del programa de Hogares Conectados de Fonatel— se entregaron 148.426 soluciones (acceso a Internet y computadoras) a hogares de los quintiles de menores ingresos, cubriendo a 243.240 estudiantes.

Esa cantidad incluye 140.496 soluciones que ya estaban aprobadas antes de la pandemia y que formaban parte de lo que venía realizando en forma ordinaria la entidad.

Telecable y Cabletica son los operadores con más instalaciones realizadas (cada uno con más de 43.000 soluciones entregadas), mientras que el ICE y Tigo sumaban más de 26.000 y 24.000 soluciones, respectivamente. Los otros operadores acumulaban muchas menos instalaciones realizadas.

Cuando inició el confinamiento, el MEP reconoció el problema de conectividad de buena parte de sus estudiantesl pero logró precisar cuántos eran hasta tres o cuatro meses después.

Sutel propuso al Micitt, como rector del sector, que aprobara 60.000 soluciones adicionales en el programa de Hogares Conectados, siempre incluyendo el subsidio al enlace a Internet y el equipo, para atender esa emergencia.

El Micitt tardó hasta setiembre en tomar las dos decisiones indicadas: entregar 46.462 soluciones (Internet y computadora) y proveer 100.684 enlaces de Internet a hogares de estudiantes sin Internet. En ambos casos, el plazo máximo otorgado es hasta diciembre del 2021.

Para el segundo grupo, Sutel y Fonatel deben realizar un concurso público de compra de 86.812 computadoras y tabletas, que luego entregan al MEP para que se encargue de distribuirlas a las familias de los estudiantes. La inversión del proyecto es de $45 millones.

Si había lentitud en reacción institucional y en la toma de decisiones, en la implementación parece que tampoco hay mucha presión ni sentido de urgencia de nadie.

Con el visto bueno, Sutel y Fonatel iniciaron la licitación para la compra de las computadoras y tabletas. La etapa de recepción de ofertas se cerró el 22 de enero de 2021, pero el proceso se atrasó debido a cuatro apelaciones al cartel que fueron elevadas a la Contraloría General de la República. Incluso se tuvo que consultar al Ministerio de Hacienda.

Con las ofertas presentadas, ahora se deberá proceder al análisis, adjudicación y entrega. Fonatel estima que esto ocurriría hasta agosto del 2021, pese a que la entidad aseguró que trabaja en acelerar la revisión de ofertas y en la adjudicación con el objetivo de recuperar el tiempo perdido.

En la entrega de las conexiones, Sutel estimó desde el inicio —basado en la experiencia— que el ritmo de instalación de enlaces sería entre 7.000 y 8.000 hogares por mes. Para aumentarlo ha procurado aumentar la cantidad de operadores que entregan las soluciones y los enlaces. Pero el proceso no es tan sencillo.

Se debe sumar los problemas que deben resolver los mismos operadores de cobertura y disponibilidad de conexiones a Internet en cada zona donde residen las familias (la mayoría en sitios muy alejados), así como de disponibilidad de equipos de conexión y de computadoras o tabletas, que con la pandemia no ha sido la mejor.

No es el único obstáculo existente para lograr concretar finalmente la conexión.

Cada firma debe llamar a la familia beneficiaria, sorteando numerosos problemas de localización y actualización de los datos. Una vez que se verifica la información, el operador debe confirmar si la familia está en su zona de cobertura y luego debe explicar a la persona responsable del hogar en qué consiste la solución que se le brindará.

Puede ocurrir que algunos responsables de las familias rechacen la instalación de Internet. Si tienen disposición, se firma el contrato y se realiza la instalación finalmente.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.