Por: Krisia Chacón Jiménez.   22 julio
Panza es una aplicación que funciona similar a Airbnb, pero tiene como objetivo fomentar la gastronomía local. La idea es que personas puedan conectar con familias y emprendedores y comprar sus platillos. Foto: Cortesía de Panza.
Panza es una aplicación que funciona similar a Airbnb, pero tiene como objetivo fomentar la gastronomía local. La idea es que personas puedan conectar con familias y emprendedores y comprar sus platillos. Foto: Cortesía de Panza.

El Airbnb de la comida se alista para comenzar a operar en Costa Rica, y su nombre es Panza.

Se trata de una aplicación que pretende conectar a personas que les gusta cocinar con sus comensales con el fin de estimular la gastronomía local.

Panza fue creada por Ruby Gleber y sus compañeros desarrolladores de software, David Moreno y Carlos Salazar.

El plan inicial de Gleber era que los turistas que llegaran a Costa Rica tuvieran la oportunidad de utilizar la plataforma y según su ubicación conectar con familias que estuvieran cerca y que estuvieran dispuestas a abrir las puertas de su casa y cocinar para ellos.

Debido a la pandemia este plan tuvo que ser modificado puesto que las fronteras están cerradas y el turismo está atravesando momentos difíciles. Así que reenfocaron su idea y ahora su norte está en las personas que quieran vender comida o bien cocineros que tuvieron que cerrar sus restaurantes en medio de esta crisis.

El potencial que tiene esta aplicación fue visto por la incubadora de la universidad Georgia Tech en Estados Unidos, quien está apoyando a estos emprendedores a escalar su idea de negocio.

Panza - the food app for travelers

Coming soon to a phone near you... #startup #founder #technology #app #launch #costarica #development #technology #travel #tourism #food #beanowner

Posted by Panza Travel on Thursday, June 11, 2020
Apoyo a la economía local

Gleber es una estadounidense de 23 años y quien llegó a Costa Rica hace dos años en acompañamiento del Cuerpo de Paz del país norteamericano.

Ella ya tenía la idea de Panza desde hace unos cinco años y la experiencia de estar en el territorio nacional realizando trabajos sociales la motivaron a concretar este proyecto.

“Cuando yo estaba en Alajuela, las personas me invitaban a comer tortillas y otros platillos locales, y me gustaría que otros viajeros vivan la misma experiencia en lugar de ir a cadenas multinacionales”, explicó la emprendedora.

Ruby piensa que su plataforma es un enlace para que más personas descubran la cultura y gastronomía costarricense.

Panza le daría la oportunidad a los extranjeros e incluso locales a conocer otras familias, compartir momentos juntos y saborear la verdadera cuchara nacional.

Al tiempo que las familias podrán percibir otros ingresos gracias a la venta de sus alimentos.

Este modelo de negocio entraría a funcionar una vez que el país reabra sus fronteras y se reactive el turismo.

De momento como la situación ha cambiado, Panza estará enfocada en impulsar a todas aquellas personas que les gustaría vender sus propios platillos.

En la aplicación se mostrarán los menús que ofrece cada cocinero, su ubicación y método de entrega.

“La opción que las personas vayan a las casas de otros a comer no estará habilitada por la pandemia, pero sí estará trabajando con la entrega a domicilio”, añadió Gleber.

La plataforma funciona con geolocalización, por lo que le mostrará a los usuarios las opciones más cercanas según donde se encuentren.

Además contará con filtros de preferencias, por ejemplo si la persona es vegetariana, si está en un busca de un platillo en específico y hasta la cantidad de personas que comerían en ese momento.

En una primera fase, Panza estará disponible en Turrialba y San José, y el pago será en efectivo.

El plan es que comience a extenderse a otras zonas, así como incluir el pago electrónico.

“En este momento buscamos a personas que cocinen muy bien y vendan a familiares o amigos, pero que no tienen una plataforma para alcanzar más clientes”, señaló Ruby.

Expansión

El objetivo de Panza es una vez que logren consolidarse en el mercado local, poder salir a otros mercados con condiciones similares a Costa Rica.

El modelo de esta plataforma tiene el potencial para escalar, por esta razón es que se encuentran en el programa de aceleración de la incubadora de la universidad Georgia Tech.

En este centro educativo, los emprendedores reciben la asesoría para madurar su idea y presentar al mercado una opción diferenciadora y que satisfaga las necesidades de las personas.

En media pandemia, los creadores de Panza tuvieron el reto de cambiar su foco de negocios y redireccionarlo hacia los requerimientos que desataron la pandemia por COVID-19.

Elementos como la economía colaborativa, el apoyo de aplicaciones de entregas como Uber Eats, Glovo y Rappi, y ayudar a personas que han visto sus ingresos afectados, son los cuales ayudarán a esta plataforma a nacer.

En este momento Panza se encuentra reclutando a cocinero, para próximamente salir al mercado.