El 2018 será el año en que se terminen de ajustar detalles técnicos del proyecto

Por: Krissia Chacón 17 enero
22/09/2017, San José, Desamparados, terminal de buses de Desamparados, fotografía del plan que están tratando de poner a funcionar para hacer el pago electrónico en los buses ya sea con un chip o con tarjetas de débito o credito. En la fotografía Isaac Portocarrera y Antonio Ramírez. Fotografía José Cordero
22/09/2017, San José, Desamparados, terminal de buses de Desamparados, fotografía del plan que están tratando de poner a funcionar para hacer el pago electrónico en los buses ya sea con un chip o con tarjetas de débito o credito. En la fotografía Isaac Portocarrera y Antonio Ramírez. Fotografía José Cordero

¿Quiere pagar el pasaje del autobús o del tren de forma electrónica? Por lo menos tendrá que esperar hasta el 2019.

Los planes de las autoridades es que sea un mismo método en todas las rutas nacionales y que los pagos se hagan a través de las tarjetas bancarias que cuentan con la tecnología contactless o sin contacto.

En Costa Rica operan 4.000 buses que están distribuidos en 600 rutas, de las cuales se quiere que el usuario tenga la posibilidad de pagar su pasaje de forma electrónica mediante un único sistema de pago; es decir, que el usuario no tenga que comprar una tarjeta para cada ruta que utilice, sino que todas operen bajo la misma forma.

No importa si usted viaja en San José o en Limón, la misma tecnología operará para todos con el fin de que los pasajeros tengan la misma experiencia de viaje.

La iniciativa de pago electrónico que fue presentada el 15 de enero, corresponde al diseño del proyecto. Todavía faltan ajustar aspectos como quién o quiénes serán los proveedores del servicio, costos de las tarifas y demás detalles que conlleva poner en marcha este sistema que ya tiene 20 años de estar rondando entre los escritorios de los funcionarios públicos.

La diferencia que se muestra con este convenio con respecto a los otros tres que ya se habían firmado antes (sin tener frutos), es que en esta ocasión se incorporaron cámaras autobuseras, hay un acuerdo entre las instituciones competentes al tema y se eligió al Banco Central de Costa Rica (BCCR) como el ente regulador.

Hay quienes no han querido esperar al arranque de un plan nacional, por lo que ya implementaron sus propios sistemas, como es el caso de la compañía AutoTransportes Desamparados (ATD) de la mano de la firma costarricense Go Pass.

El detalle es que Go Pass sí acepta pagos mediante el método prepago, tema que de momento no está en el diseño del sistema.

Por un lado el BCCR confía en acelerar la bancarización y por el otro, Go Pass considera que se necesita de un proceso de adopción de la tecnología por lo que las recargas mediante el sistema prepago serían una opción para arrancar con el pago electrónico.

Luz verde en diseño
Diseño general del sistema Características
Gestión del instrumento de pago. Considera la logística de emisión, distribución y mantenimiento de los dispositivos o elementos electrónicos que se utilizarán como instrumento de pago (tarjetas de débito y crédito), así como la red de recarga en la que se apoya dicho instrumento para satisfacer sus necesidades de fondeo.
Gestión de pasajes. Registra, agrega y envía las transacciones al Sistema Central de Recaudo, por lo cual incluye a los validadores y el procesador de pasajes, así como toda la logística de negocio dedicada a capturar las transacciones y transportarlas hasta dicho sistema.
Gestión de recaudo. Se refiere al Sistema Central de Recaudo como el principal componente de infraestructura; aloja el portal web para los clientes (usuarios, operadores de transporte, reguladores e interesados), el módulo de reglas de negocio, los catálogos del servicio, el motor de compensación y liquidación de fondos, el motor de gestión de riesgos y el almacén de datos transaccionales que operará con las condiciones de seguridad acorde con el manejo de información sensible.

A grandes razgos, el sistema de pago electrónico debe ser abierto, es decir, que su arquitectura tiene que estar basada en el uso de estándares internacionales abiertos o, al menos, en tecnologías que no estén reservadas para un solo proveedor. También tiene que ser universal, que el usuario pueda pagar su pasaje con el uso de un mismo dispositivo en las distintas rutas nacionales.

La seguridad y transparencia son relevantes, pues tiene que estar respaldado por una infraestructura operativa y tecnológica fiable; y que los proveedores ofrezcan a los entes reguladores la información oportuna, relevante, completa y confiable sobre la operación del servicio.

Tanto las autoridades estatales, como los autobuseros y proveedores de tecnología están de acuerdo en que el pago electrónico se rija bajo las características anteriormente citadas, por lo que el diseño ya está firmado y ahora el paso que sigue es la definición de los aspectos más específicos.

Uno de los punto clave será el financiamiento del sistema, pues el costo de la infraestructura y del mantenimiento podría recaer en las tarifas que pagan los usuarios e inicialmente encarecería el servicio. En Costa Rica el 100% de los costos del transporte público es asumido por las personas mediante el pasaje.

Carlos Melegatti, director de la división de pagos del BCCR, afirmó que este diseño es como presentar los planos de una casa; ya está la estructura y se sabe cómo se verá, pero todavía faltan los detalles.

Los aspectos pendientes en definir son las tarifas, la forma en la que se equiparán todos los autobuses, calcular los costos del mantenimiento de los sistemas, seleccionar a los proveedores de la tecnología y los plazos en los que comenzaría a operar oficialmente el pago electrónico.

"Hay proveedores de tecnología que venden sueños, que esto se resuelve en seis meses y andan equipando buses y ahí se resuelve toda la cosa. Nosotros el año pasado cumplimos 20 años de estar trabajando con Sinpe y cuando comparamos la experiencia del sistema de pagos con el reto que tenemos aquí, son proyectos similares y si queremos verlo bien, hay que verlo a varios años", señaló Melegatti.

Lo que sí está claro es el punto de arranque. En el país habrá un único sistema de pago que funcionará mediante tarjetas de débito y crédito.

Melegatti manifestó que los usuarios no tendrán que llenarse de tarjetas de diferentes empresas autobuseras.

"Hay 8.5 millones de tarjetas, y de estas 4 millones ya tienen contactless. Para fomentar el pago electrónico hay que darle a los ciudadanos el instrumento para que paguen de forma electrónica", agregó el funcionario del BCCR.

Precisamente es en este punto es en el que difiere la compañía Go Pass, firma costarricense que ya arrancó con un plan piloto de pago electrónico en la empresa ATD en 10 unidades de la ruta Calle Fallas, Desamparados.

Isaac Portocarrero, fundador de Go Pass, afirmó que es necesario que el sistema además de contar con las tarjetas bancarias, también contemple el sistema de prepago, el cual consiste en que los usuarios puedan tener su propia tarjeta que puedan recargar en pulperías, farmacias y demás puntos de conveniencia.

"En lo único que difiero es sobre el tema del uso exclusivo de tarjetas de crédito y débito, si es así, el pago digital va a ser un fracaso. Inicialmente la gente usa efectivo y para que se convierta en dinero digital, tienen que haber tres sistemas de pago: efectivo, prepago y tarjetas. Es todo un proceso que las personas dejen de usar efectivo", señaló Portocarrero.

22/09/2017, San José, Desamparados, terminal de buses de Desamparados, fotografía del plan que están tratando de poner a funcionar para hacer el pago electrónico en los buses ya sea con un chip o con tarjetas de débito o credito. Fotografía José Cordero
22/09/2017, San José, Desamparados, terminal de buses de Desamparados, fotografía del plan que están tratando de poner a funcionar para hacer el pago electrónico en los buses ya sea con un chip o con tarjetas de débito o credito. Fotografía José Cordero
Sistema Central de Recaudo

El diseño del sistema de pago electrónico se caracteriza por contar con un Sistema Central de Recaudo el cual fungirá como el cerebro de toda la operación del pago electrónico.

Según cita el convenio oficial que fue firmado por las autoridades competentes en transporte, este sistema debe administrar los procesos de liquidación que consideren el cobro de tarifas simples, tarifas integradas y tarifas calculadas mediante técnicas de optimización de los costos de viaje de los pasajeros. Además, el sistema deberá facilitar la integración tecnológica con las plataformas de apoyo a la gestión y el control de los operadores del transporte.

Melegatti manifestó que el Sistema Central de Recaudo es el motor del pago electrónico y que entre sus alcances está que los usuarios puedan consultar todos los viajes que realizó durante la semana, así como los cobros que se le efectuaron.

"El sistema de recaudo podrá servir para calcular tarifas, ver las posiciones de los autobuses mediante GPS, y también el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y el Consejo de Transporte Público (CTP) podrán ver cómo se usa el transporte hoy, ver nuevas rutas; y para los operadores, les será más fácil incluir estos datos en sus sistemas contables", acotó Melegatti.

Después de 20 años de esfuerzos y retrocesos en el tema de pago electrónico, ¿por qué se puede creer que esta vez sí va a funcionar?

Liza Castillo, viceministra de Transportes, dijo que a pesar de que se avecina un proceso electoral, el país tiene que tener una madurez distinta y pensar que este proyecto es a nivel país, que está firmado por los jerarcas y que ya propone todo un diseño del sistema.

La implementación del pago electrónico está previsto para que comience a andar con la nueva administración porque este 2018 será el año en el que se terminen de ajustar todos los detalles técnicos.