Por: Carlos Cordero Pérez.   26 abril, 2018
Leandro Lagos y Norman Chaves explicaron que el nuevo servicio se dirige a responder a la demanda de los suscriptores y del mercado. (Foto: Carlos Cordero)
Leandro Lagos y Norman Chaves explicaron que el nuevo servicio se dirige a responder a la demanda de los suscriptores y del mercado. (Foto: Carlos Cordero)

Con el nuevo servicio de Tigo, denominado One TV, los suscriptores tienen acceso al paquete típico, a canales de alta definición y ahora a contenido streaming bajo demanda que puede verse en un móvil, en una tableta o en el televisor.

La novedad es el paso adicional que da la plataforma a través de la personalización.

Cada vez que el cliente ve películas o documentales y le da un “me gusta”, todo a través de un solo control remoto, el servicio construye un perfil.

“Es un supermercado lleno de contenido para el momento en que uno quiera, el lugar en que uno quiera y a través del dispositivo que uno quiera”, recalcó Leandro Lagos, director de servicios residenciales de Tigo Costa Rica.

El operador lanzó este nuevo servicio hace una semana con la idea de ganar distancia frente a los rivales, en un mercado más dinámico y que promete mayor competencia con el posible ingreso de Liberty Group, si la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) aprueba la compra del 80% de Cabletica.

A nivel corporativo la firma también prepara novedades, que anunciará en su evento anual Tigo Business Day, pero insiste que es urgente atender los problemas en infraestructura para extender más los servicios en el país.

“Debe haber voluntad de los dueños de infraestructura, de los postes”, insistió Norman Chaves, gerente de relaciones corporativas de Tigo.

Ambos ejecutivos explicaron que el mercado se ha dinamizado con los servicios de video a través de Internet o de streaming, la inclinación de los usuarios al contenido y el acceso por medio de distintos dispositivos.

A nivel local incluso operadores como Telefónica Movistar y Claro ofrecen servicios de streaming a sus usuarios, bajo el modelo de consumo bajo demanda. Ambos también comercializan servicios de televisión satelital.

Con el servicio One TV, Tigo ofrece el acceso al paquete básico, de 16 a 40 canales de alta definición (HD), de 107 a 129 canales en definición estándar (SD), 50 canales de audio, más de 2.000 títulos de video e Internet de 30 a 100 Mbps.

Los precios van de ¢41.990 a ¢84.990.

El servicio ofrece guía interactiva, control parental, búsqueda de videos y, dependiendo del paquete contratado, posibilidad de grabar hasta 4 o 6 canales simultáneos y hasta 500 horas.

También incluye a acceso a contenido premium de 15 proveedores, que incluyen a Fox, Golden, YouTube y Sony con Crackle y en corto plazo de HBO.

El servicio funciona con una nuevo descodificador y un solo control remoto para seleccionar canales y videos bajo demanda.
El servicio funciona con una nuevo descodificador y un solo control remoto para seleccionar canales y videos bajo demanda.
Más cobertura

La posibilidad para que estas novedades puedan llegar a diferentes regiones del país, como la Zona Sur, depende de la presión que imponga la competencia en el mediano plazo y, según Tigo, de la atención a los problemas de infraestructura para redes.

“En algunos lugares se dependerá de si nos lo permiten”, dijo Chaves.

El ejecutivo explicó que hay varias situaciones que se deben resolver para lograr extender las redes de la compañía.

En primer lugar, hay dificultades con las empresas de distribución eléctrica, que también ofrecen sus servicios de televisión paga e Internet en sus zonas.

En segundo lugar, hay que modernizar la infraestructura, pues hay postes de 9 metros de altura, de 40 y 50 años de haber sido instalados, de madera e incluso de rieles de ferrocarril.

En tercer lugar, se requiere voluntad para reacomodar a todos los operarios de la postería que han instalado sus redes eléctricas y de telecomunicaciones.

A eso se suma que, tras un esfuerzo para elaborar una fórmula de cálculo de costos en la Comisión de Infraestructura conformada por el Viceministerio de Telecomunicaciones, la Dirección General de Tributación aprobó un canon para que las municipalidades cobren a los operadores en sus cantones.

Esto aumentaría el costo y encarecería el servicio.

También hay problemas de comunicación de los cronogramas de las obras de ampliación de vías, a cargo del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, y de indemnización de costos de los traslados de las redes.

El caso de la ampliación de la ruta 32 en el sector entre Río Frío y Limón es el de más atención, debido a que en esa vía están las redes de varios operadores que se conectan a los cables submarinos en el Caribe y con el NAP de las Américas, ubicado en La Florida, Estados Unidos.

Asimismo, desde esas redes hay compañías locales de Internet que brindan servicios a clientes en varias localidades vecinas.

A nivel empresarial la firma brinda, además de conectividad, soluciones de valor agregado en servicios administrados, videovigilancia y de centro de datos.

Tigo cuenta con redes de fibra óptica terrestres para brindar interconexión a nivel empresarial en la región y con su datacenter en Guatemala. Asimismo, tiene alianzas con carriers internacionales para brindar servicios de transporte de datos a otras regiones.

Las diferencias con los dueños de la postería y otros problemas en el campo de infraestructura limitan la ampliación de los servicios de los operadores de televisión e Internet por cable. (Foto: Francisco Rodríguez / Archivo)
Las diferencias con los dueños de la postería y otros problemas en el campo de infraestructura limitan la ampliación de los servicios de los operadores de televisión e Internet por cable. (Foto: Francisco Rodríguez / Archivo)
Más contenido streaming

Pese a las dificultades en infraestructura la compañía promete ampliar el nuevo servicio para el mercado residencial.

“Tenemos un mapa de ruta para los próximos 18 meses”, dijo Lagos.

El plan incluye aumentar la cantidad de aplicaciones y proveedores de contenido del servicio streaming o bajo demanda.

Los clientes actuales también podrán migrar desde sus actuales paquetes contratados al básico de One TV con un costo adicional (de ¢3.000 a ¢6.000 según el caso), incrementando de paso la velocidad del enlace a Internet.

Los ejecutivos recalcaron que Costa Rica es el segundo mercado de América Latina donde Millicom introdujo este servicio. El primero fue Colombia.

Lagos explicó que la plataforma es de primer mundo y es la que utilizan, por ejemplo, unos 15 operadores de televisión paga en Estados Unidos.

La industria ha hecho frente así a la tendencia de los consumidores a cortar el servicio de televisión por cable y dejar únicamente el de Internet, para utilizar los servicios de streming como Netflix.