Por: Larisa Paez.   9 enero

En el mundo de la nutrición encontramos avances de manera constante gracias a toda la investigación que se realiza en torno a este tema.

Este 2019 no se queda atrás con esos avances y existen algunas tendencias en nutrición que toman mayor fuerza, otras en cambio son totalmente nuevas y pretenden revolucionar el mundo de la alimentación.

Algunos de los temas que giran en torno a la alimentación se pueden catalogar como modas pasajeras pero la gran mayoría de los que poseen un buen respaldo en investigaciones se mantienen en el tiempo. Para iniciar este año con el pie derecho, el primer blog lo quiero dedicar a describir algunas de estas tendencias y como se les puede sacar provecho para mejorar siempre la calidad de vida y la salud.

La proteína sigue siendo protagonista

La proteína ha sido un nutriente sumamente importante en la alimentación diaria debido a las diversas funciones que cumple en el organismo. Para nadie es ya un secreto que se necesita suficiente cantidad de este nutriente en deportistas, niños, adolescentes, mujeres embarazadas y ni que decir de las personas que desean perder peso o cambiar su porcentaje de grasa corporal.

Las nuevas tendencias traen recomendaciones como el uso de proteínas sostenibles con el medio ambiente, de origen vegetariano o vegano en su gran mayoría o de origen animal, pero producidas bajo estándares de calidad acorde con la protección ambiental. En este caso, se aboga más por consumir proteínas provenientes de animales de pastoreo, ganado alimentado de manera natural y además manejado también de manera más cordial.

Las proteínas alternativas de las plantas pueden provenir de leguminosas, granos, soya, semillas y nueces. Estos alimentos aportan fibra, vitaminas y minerales, además de proteínas; en muchos casos se usa una combinación de fuentes de proteína vegetal para garantizar que se suministre los aminoácidos esenciales necesarios para la reparación muscular, la recuperación y la salud total, esto debido a que la mayoría no contiene todos estos componentes.

Aumento en las políticas y los esfuerzos por la sostenibilidad

La industria alimentaria es uno de los sectores productivos que mayor impacto tiene sobre el medio ambiente, bien sea por sus procesos productivos o por los diferentes productos que quedan como desechos.

En la cultura alimentaria actual, el consumidor no solo exige productos naturales, sin aditivos ni conservantes, sino que quiere saber cómo, dónde, cuándo y quién ha generado los productos que ha encontrado en la lista de ingredientes.

Además, le exige a las empresas un compromiso ético y sostenible. De ahí la necesidad por parte de las fábricas de alimentos de identificar claramente los ingredientes, el sistema de producción, las cadenas de suministro y el compromiso de un embalaje responsable con el medio ambiente. Atendiendo a los requerimientos de los consumidores, la industria aumenta la confianza en sus marcas.

La salud intestinal como prioridad

La digestión importa. El tracto gastrointestinal constituye la principal superficie de intercambio y comunicación entre el medio externo y el medio interno. Como resultado de su actividad, la persona obtiene dos importantes beneficios: nutrición, por la digestión y absorción de nutrientes; y también defensa, por reconocimiento de elementos que pueden causar enfermedad y por el desarrollo de sistemas de prevención y recuperación.

Cuando el intestino no está en su mejor momento y cuando se altera su equilibrio de bacterias, los niveles de energía, de estrés, los patrones de sueño y, en última instancia, el rendimiento puede verse afectados.

Esto nos da una razón más para considerar comer alimentos ricos en probióticos diariamente. Afortunadamente, las fuentes de probióticos hoy en día no son difíciles de encontrar. Desde el yogur lácteo, el chucrut cultivado, la kombucha o hasta los probióticos en suplementos son todas opciones al alcance para comenzar a prevenir y cuidar más la salud intestinal.

Consumir adaptógenos

Los adaptógenos son hierbas derivadas de la naturaleza (plantas medicinales y extractos de plantas u hongos) que pueden beneficiar al cuerpo combatiendo los efectos del estrés y la inflamación y restaurando su funcionamiento fisiológico normal. Dentro de sus beneficios se encuentran:

  • Ayudan a disminuir la fatiga. 
  • Mejoran el enfoque y la resistencia.
  • Aumentan la inmunidad.
  • Aumentan la energía y resistencia física.
  • Alivian los síntomas de la depresión.
  • Mejoran el estado de ánimo.
  • Mejoran la capacidad mental.
  • Restauran el equilibrio metabólico.
  • Promueven el bienestar general.

Si bien la investigación sobre diversos adaptógenos está en proceso, esta es una de las tendencias con más fuerza para este año 2019 y algunas de las potencias naturales ya conocidas son el ginseng, el jengibre y el ashwagandha.

Por último, recuerde que lo más importante para empezar bien el año y sobre todo mantenerse bien, es con una alimentación saludable y balanceada, todas las tendencias en dietas milagrosas son la mayoría de veces mitos o recomendaciones extremas en la alimentación que solo pueden dañar su salud y generar un efecto rebote importante en su peso conforma avanza el tiempo y usted vuelve a sus hábitos anteriores.

Si parte de sus metas para este año nuevo son tener una mejor salud y calidad de vida visite nuestra página www.centrodenutricion.co.cr y nuestras redes sociales para mantenerse todo el año en sintonía con las mejores recomendaciones sobre salud y nutrición.