BRANDVOICE

Reclutadores de ejecutivos dirigen su mirada más allá de lo académico

El desarrollo de las habilidades blandas y del autoconocimiento es igual o más demandado por las organizaciones, que dirigen su mirada a la atracción de líderes

La cantidad de títulos bajo el brazo, los puestos desempeñados o la experiencia profesional en sí mismas ya no son suficientes para garantizar el desarrollo de una carrera profesional. Las organizaciones comprenden cada vez mejor que son sistemas de personas y, por ello, invierten en procesos de reclutamiento que identifiquen el desarrollo de las habilidades blandas.

Ese intangible es muy relevante para lograr que, a lo interno de la empresa, existan profesionales que faciliten la negociación entre pares, con subordinados o jefaturas para llegar a acuerdos; también se refiere a la capacidad de fomentar la sana interacción entre los integrantes de un equipo o una transversal entre departamentos y, al mismo tiempo, aquellas que le permiten al profesional poseer un autoconocimiento de sus capacidades y alcances.

Hasta hace pocos años, estos estilos de liderazgo y la noción de autoconocimiento era un arte empírico, desarrollado únicamente por la experiencia y por la guía de los valores de cada quien. No obstante, la sicología, sociología y las disciplinas de la orientación laboral identificaron metodologías para el desarrollo de las conocidas como habilidades blandas.

“Al igual que un catedrático, desarrollamos profesionales. Partimos del autoconocimiento para identificar el estilo de liderazgo de la persona y potenciarlo, lo mismo con la inteligencia emocional, con las capacidades para interactuar y las capacidades para desenvolverse en distintas situaciones propias de las organizaciones, entendidas como un sistema de personas”, describe Patricia Fournier, Gerente General de Interdis Consultores.

El valor de administrarse a sí mismo

Administrar tus recursos para gestionarte en las distintas situaciones de una mejor manera es posible. El coaching empresarial permite potenciar e identificar las oportunidades de mejora.

“La metodología de diagnóstico le permite a la persona comprender cómo es percibida, cómo se autopercibe y alinear. También facilita una estructura para dar feedback y fortalecer la capacidad para alcanzar resultados”.

—  Patricia Fournier, Gerente General de Interdis Consultores.

Para ello, un equipo interdisciplinario aplica pruebas psicotécnicas a discreción del coach, quien determina las herramientas adecuadas para la valoración de la inteligencia emocional, competencias y estilo de liderazgo, según sea el caso.

En un segundo nivel del coaching empresarial, se parte del diagnóstico individual para comprender la dinámica de los equipos, el rol que cumple cada integrante y cuán equilibrado se encuentra el grupo.

Fournier recuerda el caso de un equipo que, en un inicio, estuvo conformado por la gerente y pocos colaboradores. Producto del crecimiento de la empresa, ingresó nuevo personal y apareció el temor en unos y en otros por perder el puesto y, en consecuencia, un comportamiento de no compartir conocimiento por temor a ser suplantado o perder estatus.

“La gran mayoría de los ejecutivos que están en el mundo laboral no necesariamente llegan con una actitud de trabajar en equipo, porque vienen formados para competir desde su formación académica, versus colaborar. Cuando somos buenos en lo que hacemos tenemos la capacidad de lograr un resultado, pero cuando trabajamos en equipo, se pueden alcanzar las grandes metas”, asevera la coach empresarial.

Interdis posee un equipo interdisciplinario formado en las disciplinas de sicología con diferentes especialidades: coaching, sociología y recursos humanos, para atender necesidades de formación individual y grupal, evaluación de competencias laborales y diseño de planes de desarrollo a la medida de las organizaciones.

“Nos encanta hacer lo que hacemos, sabemos el retorno que deja a las empresas grandes y pequeñas; más aún para los emprendedores que deben canalizar las energías para consolidar e impulsar el desarrollo profesional y empresarial para las organizaciones”, finalizó Fournier.

Competencias clave para el desarrollo

El coaching empresarial fomenta el crecimiento de las personas y de las organizaciones, puliendo habilidades blandas y fomentando comportamientos orientados a la productividad. El siguiente es parte del portafolio de servicios ofrecido por Interdis a personas y organizaciones:

  • Evaluación de competencias específicas para puesto y determinada cultura organizacional.
  • Estudios de clima y cultura organizacional.
  • Capacitación y entrenamiento individual y grupal.
  • Liderazgo, negociación y cumplimiento de metas.
  • Soporte al desarrollo de las personas y de los equipos de alto nivel.
  • Sicología en diferentes especialidades y coaching.