Informe del ente contralor señala debilidades en mecanismos de selección de beneficiario y en seguimiento para estas personas

Por: Manuel Avendaño A. Hace 6 días

El Programa Empléate otorga subsidios de ¢100.000 y ¢200.000 mensuales para ayudar a jóvenes que están en proceso de formación con el fin de que luego puedan insertarse en el mercado laboral. Sin embargo, esos montos se definieron sin ningún criterio técnico como base y no se han actualizado desde el 2011.

Esta es una de las conclusiones a las que llegó el Área de Fiscalización de Servicios Sociales de la Contraloría General de la República (CGR) tras elaborar una auditoría a este programa de ayuda del Gobierno.

16-09-13 Andtigua Aduana, Barrio La California, San José. Feria Empleate. Alrededor de 4000 jóvenes de edades entre los 17 a 24 años edad asisten a la feria
16-09-13 Andtigua Aduana, Barrio La California, San José. Feria Empleate. Alrededor de 4000 jóvenes de edades entre los 17 a 24 años edad asisten a la feria "Empléate", donde diferentes universidades e institutos de estudios ofrecen becas. Fotografía: Luis Navarro.

Sobre los subsidios, el informe indica que los montos no se han revisado desde la fecha de creación del programa que fue en el 2011.

Empléate da un subsidio de ¢100.000 a los jóvenes que se capacitan en centros de formación públicos y de ¢200.000 a quienes los hacen en una institución privada. La mitad de ese monto se destina para transporte y la otra mitad para alimentación.

Estas cifras están desactualizadas, señala el informe, si se toma en cuenta que el costo de la Canasta Básica ha tenido un aumento del 14,2% entre 2012 y 2017.

La Contraloría hizo un llamado al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), entidad que implementa el programa Empléate, para que haga un análisis de los montos de los subsidios con el fin de actualizarlos.

“Esta situación incrementa el riesgo que los recursos girados a los beneficiarios no sean suficientes para asistir a las respectivas capacitaciones, razón por la cual podrían desertar del Programa. Además, maximiza el riesgo que se esté pagando más o menos a un Centro de Formación privado por un curso de su oferta académica”, agrega el documento.

El programa Empléate se creó en el 2011 como una medida para instrumentalizar y poner en marcha algunos objetivos de la Política Nacional de Empleo aprobada en el 2010, por decreto ejecutivo.

La idea era atender la falta de oportunidades de empleo en los jóvenes de entre 17 y 24 años, que en el 2011 eran 78.289 (34,8%) del total de desempleados que tenía el país, cuya cifra era de 224. 828 personas.

Para 2016, la cifra de jóvenes desempleados aumentó a 89.967, representan el 41,3% del total de personas sin empleo en el país que fue de 217.623.

La participación de las personas de entre 17 y 24 años en la tasa de desempleo abierta aumentó 6,5 puntos porcentuales entre 2011 y 2016.

Esto pese a que Empléate aumentó significativamente el monto que entregó en subsidios al pasar de ¢946 millones, en 2012, a ¢9.451 millones, en 2016, para un total de ¢29.272 millones otorgados entre julio del 2002 y el mismo mes, pero de 2017.

Otras deficiencias

El documento publicado el pasado 10 de enero por el ente contralor, también encontró otras debilidades como que no se cuenta con suficientes estudios de mercado para determinar las capacitaciones que se deben brindar a los beneficiarios con el fin de que puedan obtener un empleo más rápido.

Además, se encontraron problemas con la aplicación y contenido de los procedimientos para seleccionar a los beneficiarios del programa y definir los centros de capacitación en todo el país.

Otro de los puntos que se deben reforzar de este programa son las capacitaciones para personas egresadas, ya que no se les da seguimiento cuando concluyen el programa. Esto sucede porque la auditoría de la CGR encontró falencias en la confirmación y el resguardo de los expedientes de los proyectos de capacitación.

Etiquetado como: