Economía y Política

¿Qué son los eurobonos y por qué el presidente Chaves pide su aprobación?

El presidente Rodrigo Chaves pidió a los diputados “dejar de jugar chapitas” y aprobar la nueva emisión de títulos de deuda externa por la que puja en el Congreso

El presidente de la República, Rodrigo Chaves, le pidió a los diputados de la Asamblea Legislativa este fin de semana que autoricen prontamente a su gobierno a colocar $6.000 millones en eurobonos durante los próximos cinco años (unos ¢4 billones). “Hagan lo patriótico, diputadas y diputados, aprueben los eurobonos. No jueguen chapitas, no jueguen chapitas”, les demandó con un tono exaltado, este 25 de julio, durante su discurso en la celebración del Día de la Anexión de Guanacaste.

Rodrigo Arias, presidente del Congreso, consideró que el tono de Chaves con los diputados fue “desafortunado e inconveniente”; sin embargo, añadió que el proyecto seguirá su discusión adecuadamente.

¿Qué son los eurobonos y por qué el presidente Chaves urge su aprobación?, EF le explica.

¿Qué son los eurobonos?

Los “eurobonos”, como popularmente se les conoce, en realidad son títulos valores de deuda externa. Es decir, son bonos que emite el Gobierno para fondearse a partir de inversionistas en el mercado internacional.

A diferencia de la deuda interna –que el Gobierno puede obtener sin control legislativo mayor al del Presupuesto Nacional–, los títulos de deuda externa deben ser autorizados por la Asamblea Legislativa uno a uno y no en términos o montos generales. Según el artículo 121 de la Constitución Política, la colocación de créditos externos requiere el visto bueno de al menos dos terceras partes del Congreso; es decir, de 38 diputados.

¿Qué ventajas ofrecen?

Usualmente los créditos en el mercado externo ofrecen mejores condiciones en plazos de pago y tasas de interés para el Estado. Esto es así porque, a diferencia del mercado interno costarricense –que tiene pocos participantes como bancos, fondos de pensión y otras entidades similares–, el mercado internacional es más profundo y eso propicia una mayor competencia de los inversionistas.

“El mercado (local) es muy pequeño y además hay jugadores muy grandes, y eso hace que tengan mucho poder de negociación. Por eso el papel tan importante de los diputados de tomar una decisión pronta”, afirmó el ministro de Hacienda, Nogui Acosta, en una reciente entrevista con EF, haciendo referencia al proyecto de ley mediante el que se busca emitir nuevos títulos en el mercado externo.

Acosta afirmó a los diputados que el gobierno estima ahorros por hasta ¢1 billón en intereses durante los próximos cinco años si se autoriza la emisión por la que el Ejecutivo puja ahora mismo en el Congreso.

Los ahorros serían grandes y más aún en un contexto como el actual, en el que las tasas de interés naciones e internacionales suben con fuerza para enfriar la inflación. Además, son recursos que podrían utilizarse para otras necesidades específicas y para el mismo repago de la deuda, según el ejecutivo.

¿Ya ha emitido Costa Rica títulos de deuda externa antes?

La colocación de bonos en el mercado internacional no es un proceso desconocido para Costa Rica. De hecho, recientemente se autorizó la emisión de $4.000 millones al gobierno de Laura Chinchilla, al cierre de su mandato; y de $1.500 millones en su segundo año del gobierno de Carlos Alvarado.

En total, un 27% de toda la deuda adquirida por el gobierno central hasta el 30 de junio pasado (¢28,9 billones) corresponde a endeudamiento externo, según los registros de Hacienda. Eso incluye créditos con organismos multilaterales y títulos de deuda externa, como los que actualmente se impulsan.

¿Por qué pide una nueva autorización con prisa el presidente Chaves?

El gobierno del presidente Rodrigo Chaves impulsa actualmente un proyecto de ley para emitir $6.000 millones en títulos de deuda externa que dejó en corriente legislativa la administración anterior.

La emisión es vital para el gobierno, que debe cubrir el pago de un ‘megavencimiento’ por $1.000 millones de un título de deuda colocado por el Gobierno de Laura Chinchilla, antes del 26 de enero próximo. Buscar esos recursos en el mercado local no solo sería complicado, por la tamaño del monto; sino que además podría tener un fuerte impacto sobre el tipo de cambio, al incrementar en la demanda de la divisa en el mercado.

Hacienda no tiene que pagar otro vencimiento de $1.000 millones de deuda externa en los próximos 22 años; sin embargo, sí varios vencimientos de deuda interna en dólares por cifras que en su conjunto anual son similares. Por ese motivo se busca un permiso para emitir deuda en seis años y no sólo uno.

¿Cuál es el proceso para la emisión de eurobonos?

La emisión de eurobonos es un proceso complejo. Requiere de varias contrataciones que deben hacerse una tras otra. Específicamente, se debe buscar un asesor legal internacional que dirija el proceso, un banco o varios bancos que realicen la colocación, una agencia calificaciones de riesgo y un agente fiscal de registro y de pago, que se encargue del tránsito del dinero.

Como parte de toda la colocación, además, se debe redactar el offering circular (el documento de oferta de la emisión), que usualmente conlleva la redacción y revisión de cientos de páginas. También se debe interactuar con los potenciales inversionistas a través de un roadshow, que implica visitas para identificar las condiciones del mercado previo a la emisión.

La exministra de Hacienda, Rocío Aguilar, afirmó recientemente al periódico La Nación que todo este trámite tomó unos cuatro meses durante su administración; sin embargo, el ahora jerarca de la cartera, Nogui Acosta (que fue viceministro de Hacienda de Aguilar), considera que el trámite podría realizarse en solo tres.

¿Hay una fecha límite para hacer la emisión antes del ‘megavencimiento’ de enero?

Técnicamente, no existen limitaciones en ese sentido. Sin embargo, el documento de resumen de la última emisión hecha en noviembre de 2019, por el gobierno anterior, reseñó que es más favorable realizar las colocaciones antes del Día de Acción de Gracias (Thanksgiving) que se celebra el 24 de noviembre.

Según ese documento, las condiciones después de esa fecha suelen ser menos ventajosas por dos motivos. Por un lado, personal relacionado a los inversionistas salen de vacaciones y, por otro, algunos inversionistas ya cumplieron sus planes de inversión y evitan movimientos adicionales hacia el cierre del año.

Por ese motivo, la última emisión hecha en 2019 se realizó en la segunda semana de noviembre.

¿Qué pide la solicitud actual que promueve el Gobierno?

El proyecto de ley que impulsa el Poder Ejecutivo solicita un permiso para emitir hasta $6.000 millones en seis años. Además, el proyecto plantea un permiso para refinanciar dicho monto en el momento de su vencimiento; así como un permiso para que el Estado acceda a líneas de crédito ‘exprés’ de hasta un año plazo con organismos multilaterales o bancos comerciales locales o internacionales, con el objetivo de responder a “situaciones de escasa liquidez local y dificultades temporales en el flujo de caja”.

Según ha dicho el ministro de Hacienda, esas líneas de crédito darían a Hacienda más flexibilidad en su gestión del crédito público.

¿Los títulos de deuda externa son siempre endeudamiento nuevo?

Pueden serlo, pero no tienen por qué serlo. El endeudamiento externo y sus usos se controlan vía Presupuesto Nacional, y es ahí en donde se define si los recursos de deuda externa se utilizan para remplazar deuda interna o para financiar nuevos gastos.

El Gobierno de la República ha dicho que utilizaría los $6.000 millones para sustituir deuda interna por deuda externa, en mejores condiciones de plazo y de tasas de interés. Si cumple con lo dicho y si la Asamblea Legislativa controla que así lo haga en el Presupuesto Nacional, que ellos aprueban, entonces no sería nuevo endeudamiento sino un cambio de fuente del que ya está autorizado.

¿Cómo marcha el proyecto?

La solicitud de autorización sigue todavía en la Comisión de Asuntos Económicos. Se trata del proyecto de Ley de autorización para emitir títulos valores en el mercado internacional y contratar líneas de crédito (23.036).

Los diputados parecen anuentes a aprobar la emisión; sin embargo, aún se discuten los términos de la misma, los montos a permitir con ella, los controles que se aplicarán sobre las colocaciones y si se dará o no permiso para las líneas de crédito ‘exprés’ adicionales a los títulos por $6.000 millones.

“Yo he procurado no ser mezquina ni estar politiqueando sobre esta iniciativa, y es el llamado he hecho en la comisión. Creo que la mayoría de la comisión entiende que es importante aprobar al menos un segmento de estos eurobonos para una mayor gobernabilidad y no tenemos la intención de bloquear eso (...) queremos eso sí que sea un proyecto que garantice transparencia y rendición de cuentas afirmó la mañana de este 26 de julio la diputada Sofía Guillén, representante del Frente Amplio en la comisión de Económicos.

Es muy posible que haya nuevos “eurobonos”, pero aún no sabemos cuántos ni en qué momento.

Josué Alfaro

Josué Alfaro

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduado de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.