Por: AFP .   6 agosto
James Bullard, el presidente y CEO del Banco de la Reserva Federal de St. Louis, dio una entrevista a AFP en Washington, DC, el 6 de agosto de 2019. - La Reserva Federal ha establecido las tasas de interés de los Estados Unidos
James Bullard, el presidente y CEO del Banco de la Reserva Federal de St. Louis, dio una entrevista a AFP en Washington, DC, el 6 de agosto de 2019. - La Reserva Federal ha establecido las tasas de interés de los Estados Unidos "en el vecindario correcto", pero observará cómo reacciona la economía a factores como la guerra comercial. Sin embargo, Bullard, dijo que la Fed "no puede mover de manera realista la política monetaria en una guerra comercial de ojo por ojo". Foto: Alastair Pike / AFP

James Bullard, uno de los miembros clave del Comité Monetario de la Reserva Federal (Fed), considera que las tasas de interés se ubican “en el rango correcto”, en un nuevo mensaje de independencia respecto d

El banco central estadounidense ya “ha hecho mucho” para apoyar el crecimiento, indicó Bullard, presidente de la Fed de San Luis (Misuri), en una entrevista con AFP el martes 6 de agosto.

Él fue uno de los primeros miembros del comité en abogar por el recorte de tasas que se materializó el 31 de julio, dada la débil inflación y las tensiones comerciales, especialmente entre China y Estados Unidos.

Sin embargo, Bullard considera que la Fed "no puede, de manera realista, condicionar su política monetaria a una guerra comercial de ojo por ojo".

Tras la reducción de un cuarto de punto porcentual (0,25%) de las tasas la semana pasada, la primera en 11 años, los mercados financieros todavía cuentan con al menos dos recortes más antes de fin de año, en momentos en que la guerra comercial se ha recrudecido con el desplome de la moneda china y las acusaciones estadounidenses de manipulación del yuan.

Considerar la incertidumbre

"Ya hemos tenido en cuenta que habrá mucha incertidumbre relacionada con las políticas comerciales", dijo, y agregó que antes de decidir sobre un nuevo recorte de tasas, quieren "medir la evolución de la economía".

Aunque Bullard abogaba por reducir el costo del crédito desde junio (fue el único que votó en contra de la decisión de dejar los tipos como estaban en la reunión del 19 de junio), este martes se mostró más cauto sobre la necesidad de continuar en la vía de más relajamiento monetario.

Señaló que la Fed claramente había "cambiado de dirección" en los últimos seis meses. "Hacer más o no" en términos de acomodación monetaria "dependerá de los datos económicos", insistió.

Antes de cualquier ajuste futuro, "queremos ver cuál ha sido el impacto de la flexibilización que hemos decidido", ya que la economía estadounidense se está comportando "muy bien".

La próxima reunión monetaria de la Fed será el 18 de septiembre.

Decisiones como siempre

Consultado sobre la independencia de la Fed, bajo constante presión del presidente Donald Trump para bajar las tasas, Bullard aseguró que el organismo "tomó sus decisiones como lo ha hecho siempre".

"Siempre hay presiones políticas", afirmó, minimizando el efecto de los tuits hostiles de Trump.

El martes, cuatro expresidentes del banco central instaron públicamente al mandatario, aunque sin mencionarlo, a respetar la independencia de la institución.

En un artículo en el Wall Street Journal firmado por Paul Volcker (91), Alan Greenspan (93), Ben Bernanke (65) y Janet Yellen (72), los cuatro abogan "por que la Fed y su presidente puedan actuar independientemente, libres de presiones políticas a corto plazo y, en particular, de la amenaza de cesar a los dirigentes de la Fed por razones políticas".

"Fue una carta muy bonita", opinó Bullard sobre la inusual declaración en tono solemne escrita por los exdirectivos de la Fed, tanto demócratas como republicanos.

"Siempre es bueno recordarle a la gente por qué la sociedad ha decidido llevar a cabo la política monetaria de esta manera", a través de una institución independiente, afirma Bullard.

El recorte de tasas de la Fed no amenaza la estabilidad financiera en el futuro inmediato, dice, al presionar a los inversores a asumir riesgos para obtener más ganancias.

“Soy sensible con este asunto, pero no creo que sea necesario detenerse demasiado en él. No detecto una burbuja de la magnitud de la burbuja de internet o la burbuja inmobiliaria”, dos episodios financieros que desembocaron en las últimas recesiones de 2001 y 2008.