Por: María Fernanda Cisneros.   25 marzo
En medio de la incertidumbre sobre cuándo se normalizará la economía, lo mejor es limitar los gastos. Foto: Shutterstock
En medio de la incertidumbre sobre cuándo se normalizará la economía, lo mejor es limitar los gastos. Foto: Shutterstock

El nuevo coronavirus genera una disrupción en los sistemas de salud mundiales y obliga a las autoridades de más de 180 países a tomar medidas extremas, incluidas restricciones de viajes, cuarentenas y cierre de sitios públicos.

Al lado de esta emergencia sanitaria, la población recibe un golpe social y su propio bolsillo evidencia las consecuencias de la pandemia.

La economía se agita como no se había visto desde la crisis económica del 2008.

El golpe económico que da el COVID-19 al mundo, fácilmente puede convertirse en una recesión (no está muy lejos de ya considerarse una) y como en cualquier crisis, la principal recomendación para el consumidor es que sea cauteloso y cuide su dinero.

Lo anterior se vuelve aun más imperativo a las puertas de que muchas empresas privadas cambien el esquema de jornadas laborales durante varios meses (una nueva ley les da la potestad de reducir la jornada y el salario durante al menos tres meses, prorrogables hasta un total de nueve).

A continuación, una serie de recomendaciones que pueden ayudarle a manejar mejor sus finanzas en medio de una posible crisis.

Elabore un presupuesto

Este es un consejo que debería adoptar en todo momento, sea un periodo de incertidumbre económica o no.

Se trata de hacer un listado de sus ingresos y sus gastos, para conocer cómo utiliza el dinero en el hogar y qué se puede mejorar.

En una época de crisis o de cambios sociales fuertes, se recomienda generar presupuestos para un lapso mínimo de 90 días, afirmó María Fernanda Torres, promotora social de Coopecaja.

Es decir, lo ideal es planear ya sea en una hoja de papel, en las notas del celular o en una hoja de cálculo, cuáles serán sus gastos y sus ingresos para los próximos tres meses.

Limite los gastos

En medio de la incertidumbre sobre cuándo se normalizará la economía, lo mejor es limitar los gastos.

Es vital que identifique cuáles son los gastos indispensables para su hogar y cuáles no lo son. En el caso de estos últimos, llegó el momento de disminuirlos o eliminarlos de forma temporal.

En un panorama normal, la primera recomendación es ahorrar, pero “estamos en una situación difícil, y lo que tenemos que hacer es identificar los gastos esenciales y concentrarnos ahí”, explicó Róger Porras, gerente de Popular Pensiones.

“Hay que estirar los recursos hasta donde más puedan dar”, añadió Porras.

La decisión de eliminar o postergar gastos o planes por algunos meses debe fundamentarse en un análisis de su ingreso, en comparación a los compromisos a pagar. Por ejemplo, si le reducen la jornada laboral, cualquier gasto que elimine le ayudará a sobrepasar este bache de una mejor manera.

Además, aunque su ingreso no se vea reducido de forma inmediata, tome en cuenta que el país atravesará por meses complejos y lo mejor es que, en caso de ser posible, postergue algunos gastos.

Si pensaba remodelar la casa, puede ser mejor mantener esa reserva ese dinero que ha estado guardando. No se trata de gastarlo en otros servicios o productos, sino preservarlo para una emergencia.

Pague lo justo

En épocas de pandemias, algunos productos pueden aumentar de precio y escasear por la alta demanda o acumulación innecesaria de unos pocos, explicó la promotora social de Coopecaja.

Evite caer en las compras por pánico y el pago excesivo de productos o servicios, compare precios y no compre en cantidades que superan lo que realmente necesita.

Negocie con el banco

Recientemente, las entidades financieras han anunciado una serie de medidas de contingencia. Se sabe que el COVID-19 golpeará la economía mundial y los hogares de Costa Rica no están exentos.

Por esto, han activado planes que suspenden por un periodo de tres meses el pago de algunos préstamos, también ofrecerán renegociación de deudas para aliviar las cuotas mensuales.

Consulte a su entidad financiera si puede aplicar por alguna de estas opciones. Hágalo antes de presentar atrasos. Si tiene un negocio pequeño que ya se ve afectado por la caída en la demanda, busque asesoría lo más pronto posible.

Si nos vemos afectados para sobrellevar las deudas, lo mejor es aprovechar las condiciones que están anunciando los bancos para aliviar la situación financiera, anotó Porras, de Popular Pensiones.

Tenga presente que ese dinero no se condonará, es decir, tendrá que pagarlo después de este plazo, según lo que disponga la entidad financiera. Es importante que consulte cómo se le cobrará ese dinero después.

Sea cauto con las tarjetas

En medio de esta coyuntura de incertidumbre, endeudarse por una cifra alta de dinero no es lo recomendable.

Las tarjeta de crédito son un instrumento que saca de apuros y muy útil si se utilizan de forma responsable, comenta Adrián Zúñiga, gerente de Banca de Personas de Cathay.

Lo idea sería que utilice la tarjeta en caso de emergencias o para aprovechar el cash back que le dan al hacer las compras básicas, por ejemplo, las del supermercado, pero luego cancela la compra de contado.

Infórmese antes de caer en crisis

Antes de llevar a una eventual emergencia familiar, infórmese sobre los seguros que tiene, por ejemplo de desempleo o de gastos médicos, así como las coberturas que estos le ofrecen.

De esta forma, si llegara el momento de utilizarlos, va a estar informado sobre cómo aplicarlos y qué tan cubierto está su hogar en un periodo de crisis.

Lo mismo ocurre en el caso del “colchón financiero”. Si su familia cuenta con uno, no dude en utilizarlo de forma cautelosa, si llega un momento de crisis, ya que lo ahorró con esa finalidad.

¿Ahorro?

Si es de los pocos afortunados que mantendrá la jornada laboral completa y su empleo, ahorre dinero.

El ahorro puede contarlo por quincena o por mes, según le resulte más conveniente. Este ahorro puede ser para cualquier emergencia, un imprevisto puede llegar en el momento menos deseado.

Si ya tiene un ahorro, en cuanto tenga oportunidad, agregue un poco de recursos para hacerlo más grande, pero tenga claro que lo más importante en este momento es controlar los gastos.