Por: María Fernanda Cisneros, Manuel Avendaño A..   3 julio
23/01/18. Barrio Cuba, San José, Costa Rica. Fábrica Yanber. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
23/01/18. Barrio Cuba, San José, Costa Rica. Fábrica Yanber. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

La fábrica de plásticos Yanber busca un arreglo de pago con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y una readecuación de las deudas con los bancos públicos para evitar su cierre definitivo de operaciones.

Francis Durman, actual propietario y presidente de Yanber, confirmó a EF, que actualmente busca el apoyo de diferentes instituciones públicas para renegociar deudas y mantener las operaciones de la empresa costarricense.

Durman aseguró que la planta de Yanber en Costa Rica sigue fabricando plásticos y resinas para vender a clientes dentro del país y exportar a otros mercados como Perú, Colombia y Centroamérica.

"Seguimos produciendo y seguimos vendiendo de forma importante", apuntó Durman. "Estamos esperado que las instituciones del Gobierno nos den la mano".

Pese a que el propio Durman confirmó el pasado 1.° de junio el cierre de operaciones de la planta de Yanber en Costa Rica, el panorama cambió y existe una posibilidad de mantener viva la empresa, pero depende de la "buena fe" de instituciones públicas como los bancos, la CCSS y otras.

La principal deuda de Yanber es con los bancos estatales por un monto de ¢15.374 millones al pasado 31 de marzo. Sin embargo, durante el proceso de convenio preventivo se había renegociado a un plazo de 25 años con cinco años de gracia y una tasa de interés del 2% en dólares.

El cierre de Yanber, anunciado por Durman, implicaría la liquidación de 91 empleados de la planta de producción y solo se quedarían 50 colaboradores dentro de Costa Rica y 26 en el extranjero. En febrero del 2016, en la empresa laboraban 454 trabajadores.

Años atrás, la fábrica de plásticos se sumergió en una cadena de errores administrativos y operativos bajo el mando de Samuel Yankelewitz, antiguo propietario de Yanber.

La compañía reportó un patrimonio negativo por ¢2.679 millones, el activo total superó los ¢26.389 millones y el pasivo total fue de ¢29.068 millones, de acuerdo con los estados financieros de la compañía a finales de marzo del 2018.

El complicado camino de Yanber

Tras una serie de errores administrativos, mal manejo de las finanzas y un alto nivel de endeudamiento, Yanber, que estaba bajo el mando de Yankelewitz, fue otorgada como pago a los bancos quienes designaron a Durman como el encargado de salvar la compañía.

El abanico de yerros incluye aspectos tan elementales como que la empresa no tenía control sobre sus inventarios y contaba con una política de incentivos salariales excesivos para algunos de sus empleados que deterioró el patrimonio de la compañía.

Una presentación que se titula "En la encrucijada final" desnudó, entre otras cosas, una serie de problemas en la gestión de Yanber. Su autor es Ronald Soto, exgerente general de la empresa, quien alertó a Yankelewitz en enero del 2012 de la crítica situación que enfrentaba la compañía, desde entonces al filo de la quiebra.

El tiempo y las investigaciones revelaron que Yankelewitz presuntamente utilizó estados financieros maquillados para conseguir dinero de los bancos, aunque supuestamente sabía que la empresa estaba mal. Lo mismo se alertó en enero del 2012 ese informe del cual EF tiene copia.

22/03/2018, Asamblea Legislativa, audiencias comisión especial por el caso Yanber. En la foto Francis Durman, presidente de Corporación Yanber. Fotografía: Rafael Murillo.
22/03/2018, Asamblea Legislativa, audiencias comisión especial por el caso Yanber. En la foto Francis Durman, presidente de Corporación Yanber. Fotografía: Rafael Murillo.

Yanber se acogió a un convenio preventivo en mayo del 2015 para renegociar deudas por $62 millones con 41 acreedores con el visto bueno del Juzgado Concursal del I Circuito Judicial de San José.

El pasado jueves 1 de marzo del 2018, el Ministerio Público ordenó la detención de Samuel Yankelewitz luego de que rindiera su indagatoria ante la Fiscalía de Delitos Económicos. Ese mismo día las autoridades judiciales dictaron arresto domiciliario como medida cautelar.

Al expropietario de Yanber de 79 años, se le investiga por cuatro delitos de estafa en el entramado de un presunto fraude por más de ¢13.700 millones contra la banca pública y privada.

La historia de Yankelewitz refleja ahora un contraste en su carrera. Entre 1995 y 2006 ocupó la presidencia de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), desde donde representó los intereses de los gremios.

También fueron detenidos por el mismo proceso judicial, cuatro extrabajadores de la fábrica de plásticos. Se trata del exgerente general, dos exgerentes financieros y el exdirector financiero.

De forma paralela, los diputados pusieron en evidencia, en una comisión legislativa, una serie de anomalías por parte del antiguo cuerpo gerencial de Yanber para obtener dinero de bancos públicos y privados.