Por: Adam Roseman.   20 agosto

Si pone atención a los recientes reportes de noticias acerca de los trabajos en Estados Unidos, podría creer que los trabajadores tienen todo a favor estos días. Después de todo, la tasa oficial de desempleo está cerca de su nivel más bajo en 50 años. Sin embargo, en muchas formas, los trabajadores están enfrentando una situación desalentadora.

En 2017, casi el 80% de los trabajadores a tiempo completo estaban viviendo de pago en pago. Casi la mitad de los estadounidenses que trabajan tienen un empleo complementario, muchas veces porque necesitan el dinero extra. Más de un cuarto de los norteamericanos no planearon vacaciones de verano este año (y otro 22% todavía no había decidido cuando los encuestaron. La mayoría de ellos dicen que simplemente no pueden pagarlas.

Las cifras mensuales del U.S. Bureau of Labor Statistics (Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos) muestran que cerca de 5 millones de estadounidenses no pueden obtener empleo a tiempo completo por razones económicas, incluyendo el “slack work” (que consiste en una reducción de horarios en respuesta a condiciones empresariales desfavorables), la falta de puestos a tiempo completo o las reducciones de la demanda a causa de la temporada. Muchas personas que están empleadas a tiempo completo, lo que el gobierno de los Estados Unidos define como 35 horas a la semana, no tienen los beneficios estándar asociados con un trabajo tradicional. Esto es quizá el resultado de la creciente “gig economy”. Durante el 2018, 1 de cada 5 trabajos en los Estados Unidos estaba en manos de un contratista, y de acuerdo con NPR, dentro de una década la mitad de la fuerza de trabajo del país podría consistir en contratistas y trabajadores independientes.

Los contratistas, trabajadores independientes y otras personas con acuerdos laborales alternativos, a los que suele referirse como gig workers, típicamente no son elegibles para gastos médicos brindados por el empleador. A la mayoría tampoco se le permite recibir seguro de desempleo, poniéndolos en serio riesgo financiero si su trabajo repentinamente se agota.

Como fundador de una empresa emergente que ayuda a las personas a alcanzar ingresos estables, me he esforzado en contratar sólo empleados a tiempo completo, con sus respectivos beneficios (a excepción de los pasantes y aquellos que buscan trabajo de medio tiempo).

Hay fuertes incentivos financieros para que las empresas lo hagan de este modo, por dos grandes razones.

Los beneficios

Primero, los trabajadores a tiempo completo experimentan menos estrés. Los estadounidenses se encuentran entre las personas más estresadas del mundo. Una investigación reciente muestra que los niveles de ansiedad entre gig workers son casi del doble que entre aquellas personas cuyo ingreso principal proviene de un trabajo tradicional.

Esta clase de estrés no es sólo un problema personal; también afecta a las empresas. Empleados financieramente estresados tienen más probabilidades de faltar por enfermedad, llegar tarde al trabajo, estar distraídos y ser menos productivos en general.

Las organizaciones tienen una oportunidad de ayudarse a sí mismas y a los trabajadores al brindar más estabilidad financiera y personal mediante trabajos bien pagados, a tiempo completo y con beneficios. Usted puede empezar estableciendo salarios razonables. Observe cuánto pagan otras compañías de su sector por puestos similares y tome en cuenta el costo de vida en su ciudad.

Segundo, el trabajo a tiempo completo lleva a mayor lealtad de los empleados. Generalmente los trabajadores tradicionales se mantienen más tiempo que los trabajadores bajo proyecto. Las cifras del BLS muestran que el periodo promedio de los trabajadores asalariados es de aproximadamente cuatro años, lo que se ha mantenido relativamente constante a lo largo de la última década. Mientras tanto, el año pasado la tasa de rotación (la tasa en que la compañía reemplaza trabajadores en el mismo puesto) alcanzó su mayor nivel desde el 2000. No es de sorprender que una encuesta en el Reino Unido encontró que la mayoría de las personas en “formas atípicas de empleo” valoran más la seguridad y beneficios generalmente asociados con acuerdos laborales tradicionales que la autonomía y flexibilidad del trabajo bajo proyecto.

El trabajo a tiempo completo lleva a mayor lealtad de los empleados. Generalmente los trabajadores tradicionales se mantienen más tiempo que los trabajadores bajo proyecto.

Descubrí que al hacer que casi todos mis empleados sean trabajadores asalariados con beneficios, ayudo a garantizar que se sientan valorados, respetados y apreciados. La investigación muestra que ello incrementa la productividad. En un estudio, 93% de los empleados que reportaron sentirse valorados señalaron que estaban motivados a dar lo mejor en su trabajo, en comparación con sólo un 33% de quienes no se sintieron valorados. Otra encuesta encontró que dos tercios de los trabajadores renunciarían a sus trabajos si no se sintieran apreciados. Contratar y entrenar constantemente a nuevos empleados para reemplazar a quienes se van no sólo es costoso, sino que una alta rotación crea una cultura dominada por la inestabilidad y reduce el conocimiento institucional entre los empleados.

Es cierto que estos factores no siempre serán suficientes para hacer que contratar trabajadores a tiempo completo sea la opción más económica. También es cierto que los líderes empresariales deben tomar decisiones difíciles todos los días acerca de dónde ubicar recursos. Sin embargo, los líderes, más que cualquier otro, están en una posición para crear un cambio positivo. Podemos brindarles a las personas empleos estables y beneficios que las protejan de condiciones económicas potencialmente devastadoras y les den un futuro más sólido. Mientras vivamos en un mundo donde el trabajo a tiempo completo es una opción, esta será la que debemos esforzarnos por ofrecer.