Por: Alan Saborío.   17 junio

En una organización, el departamento de recursos humanos sigue siendo el protagonista principal en ese titánico reto que enfrentan las organizaciones de cara al futuro del trabajo. El informe anual de Deloitte sobre Tendencias en Capital Humano confirma que el gran reto de las empresas sigue siendo “la reinvención con foco humano”.

Pasar de la intención a la acción es difícil, sin embargo, el informe hace un llamado urgente al área de recursos humanos alrededor de cuatro focos que requieren atención.

El más importante está relacionado con el aprendizaje en el trabajo, y este es un tema muy relevante hoy día que coexistimos con nuevas fuerzas laborales contingentes, con robots y con inteligencia artificial. La disonancia ante este reto es que, aunque el 47% de los líderes latinoamericanos considera que el aprendizaje es una responsabilidad compartida entre colaborador y empleado, solo el 10% indica ser muy efectivo en identificar las necesidades de entrenamiento a lo interno de su organización. En el caso de Costa Rica, este es un tema crítico según el estudio. Hay un claro rezago en la capacidad de las compañías para liderar el talento costarricense hacia la productividad en un entorno digitalizado.

De la mano con el aprendizaje surge entonces la disponibilidad del talento y aquí, el 63% de los líderes de nuestra región indica que el mayor reto es encontrar y traer recurso experto o calificado pero la paradoja reside en la poca creatividad o incentivo para incorporar talento que esté por encima de los 50 años. Sin embargo, el apalancamiento en tecnología para potenciar el proceso de reclutamiento es realmente bajo, solo el 16% de los líderes en Costa Rica indicó algún grado de automatización en el proceso.

63% de los líderes de nuestra región indica que el mayor reto es encontrar y traer recurso experto.

Un tercer foco de atención es movilidad del talento, entendido no solo como movilidad geográfica, el concepto es más amplio pues implica movilidad entre unidades y entre proyectos. Y aquí la sugerencia es replantearse los programas de movilidad y hacerlos atractivos para minimizar la resistencia de los líderes que no quieren “perder” a ese recurso tan valioso. En nuestro país este es un tema que debe llamar la atención pues un 26% afirma que es mucho más fácil conseguir un nuevo trabajo en una organización diferente, que conseguir un nuevo trabajo dentro la misma organización.

Finalmente, surge una realidad extremadamente preocupante y es que la unidad de recursos humanos digitalizada sigue siendo una gran aspiración entre los líderes de recursos humanos.