Por: Agencia AP.   23 enero

Detroit. Dos fallas diferentes en las bolsas de aire obligaron a Toyota y a Honda a anunciar un llamado a reparación de seis millones de vehículos a nivel internacional. Ambos problemas representan peligros para los automovilistas.

La revisión por parte de Toyota afecta a unos 3,4 millones de automóviles a nivel mundial y se llevó a cabo debido a que las bolsas de aire podrían no inflarse al momento de un accidente. Los vehículos tienen computadoras de control de bolsa de aire fabricadas por ZF-TRW que son vulnerables a la interferencia eléctrica y podrían no enviar la señal para que las bolsas se inflen.

Purdy Motor Costa Rica, representante de Toyota en territorio costarricense, le explicó a EF que hasta el momento no recibieron una notificación oficial de la fábrica que les indique si tienen vehículos involucrados.

El llamado a revisión de Honda cubre unos 2,7 millones de vehículos en Estados Unidos y Canadá con infladores de bolsas de aire Takata. Fotograía: AP Photo/Bernd Kammerer.
El llamado a revisión de Honda cubre unos 2,7 millones de vehículos en Estados Unidos y Canadá con infladores de bolsas de aire Takata. Fotograía: AP Photo/Bernd Kammerer.

El problema podría afectar hasta a 12,3 millones de autos en Estados Unidos fabricados por seis compañías. Es posible que hasta ocho personas hayan fallecido cuando las bolsas de aire no se inflaron. Los reguladores de seguridad estadounidenses tienen una investigación en curso.

En tanto, el llamado a revisión de Honda cubre unos 2,7 millones de vehículos en Estados Unidos y Canadá con infladores de bolsas de aire Takata, pero son una versión distinta a los que fueron responsabilizados por 25 decesos a nivel internacional. Sin embargo, es posible que las bolsas de aire puedan hacer explotar un bote de metal y arrojar metralla a conductores y pasajeros.

En un comunicado, Toyota dijo que la computadora podría no tener la protección adecuada contra el ruido eléctrico que puede ocurrir en los accidentes, como cuando el vehículo termina debajo de otro. El problema puede causar una apertura incompleta de las bolsas de aire, o pueden no abrirse en lo absoluto. Los dispositivos que preparan los cinturones para una colisión también podrían fallar.

En la mayoría de los casos, las concesionarias de Toyota instalarán un filtro de ruido entre la computadora de control de la bolsa de aire y un arnés de cableado, pero en algunos vehículos, los distribuidores revisarán la computadora para determinar si necesita el filtro. Los propietarios de los vehículos que son objeto de la revisión serán notificados a mediados de marzo.

La revisión cubre algunos autos Corolla de 2011 a 2019, otros Matrix de 2011 a 2013, el Avalon de 2012 a 2018, y el modelo Avalon Híbrido de 2013 a 2018 en Estados Unidos.

Toyota no comentó si ofrecerá autos de préstamo a la gente que teme que sus bolsas de aire no los protejan.

En marzo de 2017, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos comenzó a investigar los problemas con las computadoras de bolsas de aire ZF-TRW. La pesquisa se expandió en abril del año pasado a 12,3 millones de vehículos fabricados por Toyota, Honda, Kia, Hyundai, Mitsubishi y Fiat Chrysler, que incluye modelos de 2010 a 2019.

La revisión de Honda cubre algunos de sus vehículos, así como otros de Acura, de los modelos de 1996 a 2003. Los autos Honda que fueron incluidos son: el Accord coupé y el sedán de 1998 al 2000, el Civic coupé y sedán de 1996 al 2000, la CR-V de 1997 a 2001, la Odyssey de 1998 a 2001, y la EV Plus de 1998.

Los infladores del conductor que serán revisados forman parte de un llamado anunciado por Takata en noviembre que cubre por lo menos 1,4 millones de vehículos de cinco automotrices. Honda dijo que revisará una cantidad mayor para asegurarse de que tenga todos los infladores defectuosos.