Gerencia

¿Busca inversionistas para su startup? Esto es lo que recomiendan e interesa a siete fondos de capital de riesgo

Firmas especializadas en apoyar emprendimientos de base tecnológica explican cuáles proyectos les interesan, cuáles son sus criterios de selección y en qué deben prepararse las personas emprendedoras que requieren capital

El éxito de un emprendimiento, especialmente de base tecnológica o startup, depende de tener un buen producto o servicio y una estrategia efectiva tanto como de la capacidad para llevarlo al mercado, explotar su potencial y obtener capital para lograr todo eso. Pero no es lo único.

“Uno de los principales errores de muchas startups es ver a los fondos solamente como fuente de capital: no nos busquen solo por dinero”, advirtió Paloma Mas, de Plug and Play Tech Center.

Ella inició el proyecto de Campus Madrid de Google a través de la empresa TechHub y luego se incorporó a Plug and Play Tech Center, una plataforma global y abierta de aceleración que nació en Silicon Valley y relaciona startups, inversores y grandes corporaciones, que invierte en unos 200 proyectos al año y supera los $9.000 millones en inversión.

“Una inversión es un casamiento”, recalcó Mas. “No solo es ver si hay viabilidad o no, si hay potencial financiero o no. También hay que ver qué quiere cada parte, qué quiere el emprendimiento del inversionista y qué quiere el inversionista del emprendimiento”.

Mas participó en el foro Fondos de inversión para emprendedores realizado por la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic) el pasado 4 de marzo.

En el evento también participaron Alaya Capital, Alerce Venture Capital, VC Chile Ventures, Carao Ventures, Invermaster Investment Banking y Vulcano.

Aspectos críticos

Los fondos de capital permiten a las startups y a otras empresas tecnológicas desarrollar sus productos y servicios, internacionalizarse y dar el salto ya sea mediante la venta del emprendimiento o su ingreso a la bolsa de valores a través de una oferta pública de venta (IPO, por sus siglas en inglés).

Recorrer esa ruta depende de lo que se haga desde el inicio de la startup. Los fondos de inversión recomiendan:

Orden

La startup debe tener orden administrativo, financiero, contable y legal desde el inicio, no solo por cumplir con los requerimientos tributarios o de otro tipo.

“La empresa debe estar organizada y ordenada desde el día cero. El orden no solo es para Tributación. Es para toda empresa que quiera ser seria. Eso le dará frutos siempre”, dijo Roberto Ponce, del fondo local Invermaster.

Este es un fondo con más de $2.000 millones acumulados en transacciones y más de 200 proyectos de asesoría estratégica e inversiones en América Latina en áreas de seguridad, flujos, servicios financieros, seguros, inmobiliario y forestal, entre otros.

El orden también le permitirá estar preparado para cumplir con el proceso de due diligence, donde los inversionistas harán una revisión exhaustiva.

Etapas

“No piense que cuando hay un inversionista interesado se concluyó el proceso”, dijo Sebastián Ibañez, gerente de inversiones de Vulcano, que ha invertido más de $20 millones en emprendimientos en etapa de escalamiento e internacionalización.

La startup se caracteriza por ser un emprendimiento dinámico, con recursos (tecnología, capital y gente) enfocados en la creación de valor que inicia con una idea o concepto y continua por otras etapas (validación, tracción de mercado, escalamiento, crecimiento y venta o ingreso a bolsa).

Normalmente una startup debe ir avanzando en cada una de esas etapas a partir de rondas de inversión. “El compromiso del capital es incremental”, dijo Ibañez.

Para lograrlo, la startup debe tener una estrategia —con un mapa de ruta que señale los hitos críticos cuantificables— donde no se cierre la posibilidad de entrada de capital en la siguiente etapa.

Cada ronda, en cada etapa, debe dejar la puerta abierta a las futuras inversiones, por lo que se recomienda ir en escala, cediendo acciones en pequeños porcentajes, recordando que cada una condiciona a las siguientes.

Prepararse con tiempo

El levantamiento de capital debe prepararse con tiempo: al menos seis meses de anticipación. Para evitar frustraciones se debe hacer de forma adecuada y con asesores.

Un fondo de inversión recibe cientos de proyectos, por lo que el tiempo que puede dedicarse a cada uno es limitado. Cada iniciativa tendrá una oportunidad y debe aprovecharla al máximo. Todo los documentos deben estar listos y bien revisados. No hay espacio para errores.

La preparación con tiempo también incluye asesorarse bien sobre cuál es el proceso y cada una de las fases del acercamiento con los fondos de inversión. La selección de startups puede llevar hasta dos o tres meses, dependiendo de la firma.

Asesórese

Para ingresar a un proceso de levantamiento de capital, a un due diligence y a una negociación con inversionistas, la persona emprendedora o los socios fundadores deben estar bien asesorados.

La mayoría de las veces los fundadores de una startup tienen un amplio dominio de la tecnología, la producción y el producto o servicio, pero no necesariamente del negocio, de gerencia, de finanzas, de impuestos y de propiedad intelectual, entre otros.

Tenga asesores también sobre procesos de due diligence y de levantamiento de capital.

Investigue

La persona emprendedora o el equipo de emprendedores no pueden exponerse ante cualquier inversionista y no a todos los inversionistas les interesa recibir todo tipo de proyectos.

Lo primero que debe hacer la startup —aparte de tener todo listo, en orden, actualizado y revisado— es saber a cuál fondo recurrir.

Cada fondo tiene definido el tipo de startups que apoyará (si les interesa o no fintech, dispositivos médicos, ciberseguridad, robots, etc.).

La indagación también debe enfocarse en el tipo de tecnología que le interesa a los fondos, en los montos, en los plazos y en qué etapa de desarrollo de las startups se enfocan.

Hay fondos que apoyan a emprendimientos desde el planteamiento de la idea de negocio.

Carao Ventures —que ha evaluado más de 2.000 proyectos y actualmente es socia de 11 startups de software, fintech, biotecnología y educación, entre otras— invierte desde $25.000 en startups con soluciones en finanzas (fintech) e inteligencia artificial, además, para llevarlas desde sus primeras etapas hasta desarrollar propuestas de valor atractivas para inversionistas.

“Nos gusta invertir en primeras etapas”, dijo Adrián García, fundador de Carao Ventures.

Vulcano también se enfoca en emprendimientos en etapas tempranas con soluciones innovadores y disruptivas. Se se evalúa el potencial para escalar y adaptarse a los mercados; un equipo balanceado y sobresaliente; y el modelo de negocios.

En Alerce Venture Capital se analiza también el equipo (conocimiento, compromiso y capacidad), visión y el timing: que la solución no esté muy atrasada ni muy adelantada a su tiempo y mercado.

Otros apuestan por startups que ya estén en etapas más avanzadas de desarrollo.

Mercado

Los fondos también se diferencian por su interés en el mercado al que se dirige la startup. “Nos interesa invertir en un startup de un país y escarla a la región y luego a nivel global, que den el salto”, dijo Claudio Barahona, socio de Alaya Capital, quien fundó su primera startup a los 18 años en CHile, líder de Wayra (la iniciativa de Telefónica para startups e innovación). Alaya tiene operaciones en Argentina, Chile y Silicon Valley.

A Alerce Venture Capital le interesan proyectos en agricultura, minería, biotecnología y soluciones basadas en inteligencia artificial (específicamente machine learning), Internet de las cosas (IoT), manejo de datos (big data) y de business to business (B2B), entre otros.

Esta firma lanzará en este 2021 un fondo de capital de riesgo para biotecnología de unos $60 millones.

“La biotecnología, con una fuerte correlación con la tecnología de información, está tomando relevancia a nivel mundial”, dijo Pablo Fernández, gerente de Alerce Venture Capital, creada en 2016 y que invierte en emprendedores de clase mundial, que desarrollen soluciones innovadoras con base tecnológica a problemas complejos, con foco en grandes industrias.

En todo caso, no toque puertas al azar o no ofrezca su proyecto como si estuviera en el día de la feria municipal o cantonal. Averigüe a quién recurrir primero.

Due diligence

A los inversionistas les interesa los altos rendimientos. Por supuesto, el producto y servicio que Usted ofrece deberá reunir ciertas condiciones (innovador y disruptivo, potencial, timing, mercado). Pero al inversionista lo que más le interesa es ver el retorno de la inversión (ROI, por sus siglas en inglés).

Para garantizarlo hará una revisión exhaustiva de todo: de su mapa de ruta, de la empresa, del equipo, de sus proyecciones de mercado. Durante el due diligence buscará con lupa, telescopio y microscopio probables fallas o “multiplicadores por cero” para reducir el riesgo de la inversión.

Los fondos y los inversionistas evaluarán el equipo, la reputación, el compromiso y la pasión, y si los plazos de éxito propuestos calzan con su interés y el rendimiento del fondo.

Tenga toda la documentación necesaria en el data room virtual, debidamente ordenado y actualizado antes de entrar en contacto con un inversionista. Antes de brindarle acceso, revise que el data room tiene lo que se pide y esté preparado para brindar información adicional que le soliciten, siempre bajo las condiciones del contrato de due diligence.

Tenga una ruta

El emprendimiento debe tener claro su mapa de ruta, tanto si recurre a inversionistas como si no. Es parte del negocio.

El mapa de ruta debe permitir a los emprendedores y a los inversionistas ver su pasado, su presente y su futuro, así como los hitos del negocio bien cuantificados. Es parte de lo que el inversionista querrá ver, pues le interesa proyectos con crecimientos exponenciales con tasa de retorno “bien pronunciadas”.

Desde el inicio es conveniente tener clara la estrategia de salida (venta de la startup o bolsa de valores) ya que el objetivo final condiciona el tipo de inversionista que podrá apoyar a la startup.

Más que capital

Las startups también deben fijarse cuáles otros beneficios pueden obtener de las firmas de capital ángel o de riesgo.

Carao Ventures brinda acompañamiento operativo, apoyo estratégico y de desarrollo de negocios con el objetivo de transformar proyectos en empresas y acelerar su crecimiento.

Plug and Play Center es una plataforma que permite a los emprendedores desarrollar soluciones e innovaciones para grandes corporaciones como Walmart, DHL, Hershey, Sell, Pepsico, Procter & Gamble, Microsoft, Adidas y ExxonMobil, entre otras muchas. “Cada una pone un reto y se busca a la startup que lo resuelva”, explicó Paloma Mas.

La firma tiene 35 localizaciones a nivel global e inversiones en varios países, por lo que también es un puente para que la startup se vincule con los ecosistemas de emprendimiento de cada país, como instituciones gubernamentales, reguladores, mentores, incubadoras y aceleradoras, inversionistas y otras startups.

Plug and Play Center ha apoyado más de 2.065 proyectos, 1.000 de los cuales son valorados en más de $9.000 millones, incluyendo reconocidas firmas como Rappi, Dropbox y Paypal. En 2020, pese a la crisis causada por la pandemia, invirtió en unas 162 startups con soluciones para 16 verticales o industrias entre $25.000 y $700.000

El enfoque y la experiencia puede ser clave también. VC Chile Ventures apoya emprendimientos con servicios y modelos de suscripción (como Netflix), donde el uso de los productos es recurrente y la solución está basada en software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés).

También apoyan startups que están en Chile o que tienen a ese país como mercado y quieren luego expandirse a nivel regional y del continente. Aparte de la inversión, se aporta red de contactos, apoyo en dirección y en el modelo de negocios, así como en asesoría especializada tanto financiera como tecnológica (usabilidad, por ejemplo).

“Nos centramos en métricas que validan los ingresos y el potencial de crecimiento”, dijo Konrad Fernández, de VC Chile Ventures.

Vulcano brinda apoyo en materia legal y propiedad intelectual, tecnología, mercadeo, administración, finanzas y estrategia en cada una de esas áreas.

“No solo es buscar dinero”, recalcó Barahona, de Alaya Capital. “Hay que buscar valor”.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".