Gerencia

Repase y corrija estas seis prácticas que arriesgan los datos del negocio en WhatsApp

En configuración de la aplicación de mensajería podrá realizar ajustes para cuidar no exponer los datos personales, de su negocio y de sus clientes

La aplicación de mensajería instantánea WhatsApp es muy útil para que las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) incrementen las ventas, pero a condición de saber cómo aprovecharlo y proteger la información del negocio, de los clientes y de otros contactos.

“Es una gran herramienta de gran alcance, para llegar a muchas personas”, destacó Gezer Molina, miembro de la Comisión de Ciberseguridad del Colegio de Profesionales en Informática y Computación (CPIC).

A las empresas, WhatsApp facilita enviar mensajes masivos a los clientes y mantener un canal de comunicación y de negocios con clientes y proveedores.

En México, por ejemplo, la Central Detallista Supermercados Calimax implementó una estrategia de venta en línea y de atención omnicanal para integrar su número gratuito 800 con Facebook, Instagram y WhatsApp, además del correo electrónico, apoyándose en un sistema de centro de atención de la firma Avaya. Calimax logró incrementar sus ventas de servicio a domicilio en más de 12,5 veces y la productividad en 1.400%.

Independientemente de los recursos y tecnologías que tenga a disposición, los negocios deben evitar varias prácticas y adoptar medidas para mantener la privacidad y seguridad de la información de su negocio, de sus clientes y de sus proveedores. ¿O a Usted no le importa que esos datos caigan en manos de terceros?

1. No mezcle lo personal y el negocio empresarial: tenga otro número y dispositivo desde el cual utilizar WhatsApp para comunicarse con sus clientes, proveedores y aliados.

2. No entregue datos a desconocidos: los ciberdelincuentes recopilan información para diferentes propósitos, desde obtener claves y números de cuentas bancarias, fraude, extorsión o robo de información de estrategias de negocios. Ante la duda no acceda a vínculos o links de sitios web ni haga caso de noticias falsas o fake news. Hacerlo expone información sensible personal del negocio: cuentas bancarias, datos de clientes o de proveedores, números de teléfonos de terceros.

3. No proteger el dispositivo: se debe contar con software antivirus que detecte archivos malignos (malware) de espionaje, ransomware (secuestran el dispositivo o la información a cambio de dinero) e incluso manipular el teléfono sin que su propietario se entere.

Molina advirtió que un ciberdelincuente puede usar la cámara o el micrófono para espiar a las personas, obtener información de negocios, ver los mensajes del chat, descargar el catálogo de productos o el listado de clientes.

Un software de seguridad puede permitir incluso borrado remoto de datos en caso de robo del dispositivo.

4. Tener información sensible en el celular: como el teléfono móvil inteligente se convirtió en una “computadora portátil”, donde se almacena información, fotos y videos personales o de negocios, es necesario proteger el dispositivo y configurar WhatsApp para mayor seguridad. “Tener información sensible en el celular es una mala práctica”, advirtió Molina.

5. No configurar la privacidad y seguridad de WhatsApp: la aplicación contiene facilidades para privacidad (no exponer información personal, ubicación, fotos o contactos ni permitir a otros agregar a grupos, por ejemplo) y seguridad (bloquear personas que acosen o realicen bullying).

Usted puede configurar a quién le aparece su información personal o de negocios para que solo la vean sus contactos de confianza. También se debe revisar el uso de su cuenta en diferentes dispositivos y puede solicitar informes (a través de la función de la configuración de la cuenta).

Para impedir que un delincuente robe la cuenta mediante técnicas con ingeniería social o malware, se debe activar la seguridad de dos pasos (PIN o código) así como habilitación de facilidades de biometría facial o de huella dactilar para desbloquear tanto el móvil como la aplicación

6. Descuidar la atención de los clientes: Molina advierte que WhatsApp es como un centro de servicios o de contactos por lo que la persona propietaria de la mipyme debe estar atenta a responder, asignar a una persona colaboradora o utilizar un bot que responda de forma automática consultas rutinarias (ubicación, horario, productos, productos y otras).

Recuerde que toda la información que se brinda en WhastApp también puede dejarle a exposición ante ciberdelincuentes y de la industria de datos. “WhatsApp gratuito, pero cuando dicen que es sin costo el usuario es el producto y la información”, recordó Molina.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".