Historias

Sando Japanese Street Food, el restaurante con un menú más allá del sushi

Ofrece un menú de productos estilo ‘street foods’ y obtiene el 40% de las ventas a través de Uber Eats

Alejandro Jiménez, socio fundador de Sando Japanese Street Food, estudió leyes en la Universidad Escuela Libre de Derecho. Se especializa en derecho comercial y notarial. Después de graduarse abrió su propio bufete en Curridabat. Pero identificó una oportunidad para hacer algo más y ya piensa en la expansión del negocio.

“Soy un antojado de la comida”, confiesa. “En Costa Rica la comida japonesa que más se consume es el sushi. La idea es traer más platos”.

Alejandro tenía un viaje planeado a Japón en 2020. Inició la pandemia y se vino el cierre de fronteras y aeropuertos, con la suspensión de viajes a nivel global. Recurrió, entonces, a la tecnología.

Empezó a investigar por medio de Internet y a revisar videos en YouTube. Encontró que en Japón existe una cultura muy fuerte de comida en los restaurantes y locales llamados de Street Food, especialmente para llevar. El concepto le pareció muy interesante.

Durante el 2020 fue madurando la idea junto con sus papá Oscar Jiménez y su mamá Mirna Barquero, que se convirtieron en sus socios. Oscar tiene una firma tecnológica desde 1995 llamada Megadata, la cual se especializa en comercializar e implementar software empresarial para entidades financieras, en particular.

Alejandro encontró en diciembre de 2020 un local en el centro comercial Vía Guayabos (cerca del Gold’s Gym), en Curridabat, firmó el contrató y empezó la remodelación. A través de Amazon compró varios de los insumos de la decoración y también recurrió a un diseñador gráfico. Duró casi cuatro meses.

Otra tarea fue encontrar una persona especializada en cocina para diseñar el menú y los platos, así como se encargara de la gestión de su producción, y dos proveedores de insumos para comida japonesa.

El 19 de abril de 2021 se realizó la apertura de Sando Japanese Street Food, un año después de haber pensado la idea. El día de la inauguración se llenó.

Había comunicado la apertura del restaurante entre familiares y amistades, a través del típico mecanismo del boca a boca. Como el centro comercial tiene buena afluencia también se recibió clientes. Fue una buena sorpresa. Solo que Alejandro no había manejado nunca una caja para el cobro a los clientes y se le hizo una fila que todavía recuerda. “Fue un caos”, dice.

El concepto de Sando Japanese Street Food es comida japonesa enfocada en platos como el Tako Yaki (bolitas rellenas de pulpo, van con una harina especial y con salsa dulce) y que es el más vendido.

Otro platillo es el Katsu Sando que es un sando o sandwich de lomo de cerdo empanizado y cubierto de salsa japonesa llamada Katsu, acompañado de repollo y mostaza.

El Yaki Tori son pinchos de pollo hechos en una parrilla japonesa, que van bañados con la salsa Katsu, una versión de la salsa inglesa Worcestershire.

El local hace alusión a los locales urbanos de Japón y tiene un segundo piso donde se ubica el bar para quienes gustan de cócteles, tikis que hacen alusión a los tragos asiáticos y whisky y cerveza japonesa, las cuales son importadas.

Los comensales también pueden consumir en los espacios y las mesas en el mercado gastronómico del centro comercial, por lo que se utiliza un sistemas de bipper para notificar cuando la orden está lista.

Las ventas iniciaron muy fuerte y luego se estabilizaron tras la apertura. En enero pasado sufrió la típica disminución de principios de año, pero en este mes de febrero se está retomando el nivel. Parte de las ventas son a través de servicios de delivery de Uber Eats.

En el país los restaurantes y empresas de otros sectores pueden recurrir a servicios de entregas de pedidos o delivery como Uber Eats, Rappi o Pedidos Ya.

Pedidos Ya ofrece la posibilidad de comprar carnes, frutas, verduras, artículos de limpieza, regalos y útiles escolares. La firma asegura que cuenta con más de 4.000 comercios afiliados y ha expandido a diez el número de sus establecimientos.

Rappi tiene un total de 4.500 socios, 1.500 restaurantes y 150 comercios que abarcan restaurantes, super e hipermercados, tiendas de conveniencia, farmacia, licores, mascotas, mensajería, juguetería, moda, tecnología, belleza y floristería, los últimos a través del Rappi Mall.

Uber Eats cuenta con 3.540 restaurantes registrados en la app (el 55% son pequeños negocios) y 420 opciones como farmacias, tiendas de conveniencia, licoreras y supermercados, entre otros.

Daniel Monge, gerente general de Uber Eats para Centroamérica, resaltó que los restaurantes y comercios pueden aprovechar las recomendaciones y herramientas para implementar estrategias de acercamiento a sus clientes.

Entre las recomendaciones: desarrollar campañas con ofertas atractivas, utilizar las redes sociales para promover los productos y los pedidos en la app, optimizar campañas dentro de la app y cumplir con todos los protocolos sanitarios (para lo cual se lanzó la plataforma de Food Safety que orienta sobre el proceso correcto de manejo de las comidas).

Se dispone también de funcionalidades de inteligencia de negocios para mejorar el conocimiento de los clientes y del desempeño general, el programa de recompensas para configurar un programa de fidelización y gestión de la lealtad de sus clientes y la App Resto Manager para obtener datos en tiempo real y tomar decisiones de precios, productos, horario de mayor demanda y oportunidades de expansión.

“Les recomendamos a las pymes aprovechar las herramientas y tecnología para continuar optimizando sus negocios basados en las tendencias de sus clientes”, dijo Monge.

Según la firma, los días de mayor demanda son los viernes, sábados y domingos (de 11 a.m. a 2 p.m. y de 6 p.m. a 9 p.m.) y entre platos más pedidos se encuentran las hamburguesas, papas fritas, pollo frito, tacos, pizzas, gallo pinto, chifrijo, casados, tortillas con queso y olla de carne.

Alejandro destacó que los pedidos que obtiene su restaurante a través de Uber Eats se triplican el fin de semana. Actualmente este canal de ventas genera el 40% de los ingresos.

No se queda con los brazos cruzados. Una labor que realiza es promover las ventas mediante el mercadeo digital, en especial con las redes sociales.

“Ahora esperamos que la pandemia pase”, dice Alejandro.

Junto a la posibilidad de contar con el aforo completo, también espera que las dificultades de logística, importación y costos de insumos disminuyan.

Si todo resulta como está pensado, y se estabiliza la situación del país, el próximo año se podría abrir un segundo Sando Japanese Street Food en la zona oeste de San José.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.