Por: Carlos Cordero Pérez.   11 diciembre, 2020
Las compañías utilizan las plataformas de empleo para identificación y contacto en todos los niveles. (Foto archivo)
Las compañías utilizan las plataformas de empleo para identificación y contacto en todos los niveles. (Foto archivo)

La red LinkedIn es una potente herramienta tanto para empresas que buscan talento como para personas que desean cambiar de empleo o no tienen ninguno, aunque no todo el mundo obtiene los resultados que desea.

“Cada siete segundos se contrata un profesional a través de la red”, afirmó Erica Firmo, gerente regional de comunicación de LinkedIn.

LinkedIn es una plataforma para networking de negocios y la mayor para contenidos profesionales. Tiene presencia en más de 200 países e incluye más de 700 millones de personas (una séptima parte en América Latina) y más de 50 millones de compañías suscritas. Semanalmente es usada por 40 millones de personas.

Las oportunidades laborales pueden generarse también en plataformas especializadas como The Mom Project (dirigida a mujeres), 99designs (diseñadores), Upwork (freelancers), Glassdoor (red social laboral global) e Indeed (similar a Glassdoor y a Linkedin).

A nivel local se cuenta con plataformas y servicios de Elempleo.com (del Grupo Nación, al que pertenece EF) y de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

Sí se usa

Las compañías utilizan las plataformas de empleo para identificación y contacto en todos los niveles (altos ejecutivos, mandos medios, profesionales y administrativos), generar listas de candidatos y búsquedas de talento para proyectos.

“LinkedIn es una de las principales fuentes de candidatos para muchas compañías”, dijo Patricia Martínez, gerente de servicios de reclutamiento y selección de ejecutivos de PwC. Un estudio de Manpower Group del 2019 muestra que el 17% de los candidatos en Centroamérica usan una app móvil para la búsqueda de trabajo y el 43% ha hecho clic en un anuncio de redes sociales como LinkedIn.

“La alta tasa de interacción en redes hace que incluso, las personas que no buscan empleo apliquen de acuerdo con sus intereses”, indicó Natalia Severiche, gerente de Manpower Group Costa Rica

Las plataformas se convirtieron, además, en canales claves desde marzo anterior, debido al confinamiento, los problemas de ocupación generados y porque la gran mayoría de empresas no cuentan con tecnologías necesarias de reclutamiento.

“Resulta crucial pertenecer a estos medios de interacción”, recalcó Eugenio del Solar, gerente de consultoría en capital humano de Deloitte.

Para las empresas el principal objetivo es generar una red de canalización de talento o candidatos, dando a conocer las vacantes disponibles y contactando a las personas.

A las firmas les facilita el acceso a una base comprensiva y creciente de profesionales y ejecutivos, al tiempo que su sencillez e intuitividad de la herramienta facilita su uso por técnicos de selección (y usuarios a nivel general).

Dependiendo del tipo de cuenta utilizada y la estrategia de búsqueda, un anuncio de empleo alcanza a una selección amplia de personas, sectores y regiones.

Errores comunes

Muchos usuarios no se topan con suerte en este tipo de plataformas, en buena parte porque carecen de una marca personal o profesional y omiten desde la fotografía hasta detalles en el perfil, o tienen perfiles y fotografías desactualizadas.

Varios errores muy comunes son que aplican a puestos donde no cumplen los requisitos (produciendo una “huella negativa”), tienen una limitada interacción con sus contactos, restringen quién puede ver sus perfiles o incorporan contactos sin relación con los objetivos y estrategia de búsqueda de empleo.

La mayoría, precisamente, tampoco tiene estrategia ni desarrolla o participa en networking, foros de discusión y publicaciones, evita mensajes privados, no reacciona a las publicaciones de otros ni fomenta espacios de conversación profesionales.

Algunos usuarios olvidan que este tipo de redes son exclusivamente para networking y empleo. El 87% de reclutadores usa LinkedIn y el 60% realiza búsquedas en otras redes sociales para investigar a sus candidatos, por lo que también se debe tener cuidado con lo que se publica.

Hay errores elementales: desorden, inexactitud y falta de veracidad de la información, fallas ortográficas y redacción, datos falsos o mentiras, ocultar periodos de desempleo e incluso una dirección de correo electrónico poco profesional.

Recomendaciones

Revise los planes que puede utilizar y los tips para potenciar sus posibilidades, empezando con tener su perfil completo y actualizado, y que la fotografía proyecte imagen profesional.

Según sus objetivos, participe en grupos de interés o del sector y siga marcas de interés.

Aplique a puestos en los cuales cumple los requisitos, habilite la función “Me interesan las oportunidades laborales” y esté pendiente para responder los mensajes de ofertas y de las notificaciones de empleo en LinkedIn y en Facebook.

Genere una marca profesional, manteniendo actividad con interacciones constantes y publicaciones, y acepte contactos según su estrategia: reclutadores, tomadores de decisión afines a su target y área funcional (por ejemplo, jefaturas o gerencias en finanzas, recursos humanos, o manufactura, entre otras).

La estrategia de marca personal debe ser congruente con la de búsqueda para proyectar el set de habilidades, fortalezas y competencias. Ajústelas según el puesto o compañía, pues la orientación de servicio al cliente no es requerida en todas las empresas o vacantes.

Es muy importante tener conductas apropiadas tanto en esta red social como en otras, pues las compañías no pasan por alto cualquier disonancia. Si trata temas polémicos, hágalo con cautela y tolerancia.

Enfóquese en publicaciones que aporten y en sus competencias, incluyendo habilidades técnicas y blandas como inteligencia emocional, relaciones interpersonales, tolerancia a la ambigüedad, trabajo en equipo (con personas y máquinas) y capacidad de trabajar de manera remota. Resalte en lo que es especialista, su ubicación y los logros.

No brinde datos personales sensibles (cuentas bancarias o tarjetas de crédito) a otros, pues los intentos de timo digitales a través de búsquedas falsas de talento proliferan.

Recuerde ser genuino, auténtico, claro y transparente con lo que tiene que ofrecer al mercado, a partir de una rigurosa autoevaluación. “Recuerde que todo lo que proyecte en la red tendrá que validarlo más adelante”, advirtió Severiche, de Manpower Group.

Agregue hipervínculos a recomendaciones profesionales, portafolios de trabajo, blogs, páginas web personales, e incluso a video curriculum.

“Sea auténtico: copiar el contenido de otra persona o inventar historias solo para ganar participación no lo hace más relevante en la red”, recalcó Erica Firmo, de LinkedIn.

Apúntese
Servicios y beneficios de LinkedIn:
Cuenta básica: crea la identidad profesional, mantiene red profesional confiable, solicita y brinda recomendaciones, busca y ve perfiles de otros usuarios, recibe mensajes ilimitados, guarda hasta tres encuestas y ve los últimos cinco usuarios que vieron el perfil.
Cuenta Premium Career: además de lo anterior, puede identificar todas las personas que vieron el perfil, cuenta con opción de solicitud destacada y acceso a la plataforma de cursos. Costo $8 por mes.
Cuenta Premium Business: permite recibir más mensajes por mes en el InMail, posibilidad de ocultar la vista de perfil y revisar quién visitó el perfil, opción de solicitud destacada y acceso a plataforma de cursos. Costo $10 por mes.
Cuenta Sales Navigator: herramienta de prospección de ventas que brinda recomendaciones de clientes potenciales, búsqueda premium y filtros de búsqueda avanzada, visualización de perfiles sin límites, desbloqueo de perfiles fuera de la red, complemento para Gmail y mensajes InMail (20 para la licencia profesional y 30 para Team).
Cuenta Recruiter: herramienta de gestión del talento para quienes trabajan en el área de recursos humanos con búsqueda guiada, filtros de búsqueda avanzada, alertas de búsqueda guardadas y de perfiles similares y gestión y automatización de la fuente de talento.
Fuente: LinkedIn