Por: Carlos Cordero Pérez.   10 septiembre
Entre las compras de la CNFL se destacan una de fibra óptica y otra de un sistema de medición de energía y potencia eléctrica, ambas parte del proyecto para disponer de una red y de medidores inteligentes. (Foto cortesía CNFL / Archivo GN)
Entre las compras de la CNFL se destacan una de fibra óptica y otra de un sistema de medición de energía y potencia eléctrica, ambas parte del proyecto para disponer de una red y de medidores inteligentes. (Foto cortesía CNFL / Archivo GN)

La Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) acumula unos ¢5.746 millones en contrataciones de materiales y productos eléctricos, telefónicos y de cómputo, siendo una de las instituciones con más compras en tecnología hasta el 16 de agosto del 2019, de acuerdo con el sistema de información de la Contraloría General de la República.

Entre sus compras destacan una de fibra óptica y otra de un sistema de medición de energía y potencia eléctrica. Ambas parte del proyecto para disponer de una red y de medidores inteligentes, que permiten desde la lectura remota del consumo hasta el monitoreo de la calidad del servicio en los casos de alto consumo, de las subestaciones y de las plantas de generación.

El sistema facilita la gestión de la distribución, realizar balances de energía y aumentar su uso racional, reducir costos de operación y mantenimiento, capturar datos de consumo y otras variables (tensión de suministro y temperatura), generar alertas y detectar averías en tiempo real, y analizar el consumo para efectos de planificación.

La fibra óptica brinda el ancho de banda para soportar también los servicios de telefonía, video, radiocomunicación y aplicaciones informáticas de la compañía y para la automatización de la lectura del consumo y de la operación de la red eléctrica.

Para los abonados todo eso se traduce en mejoras de servicio y de costos. “Los equipos que se adquieren de última tecnología poseen una precisión mayor para brindar una justa facturación”, dijo Humberto Guzmán, coordinador de gerencia de la CNFL.

Como en el caso de la compañía, las compras de institución públicas de servicios, equipos y sistemas de tecnología de información y comunicaciones (TIC) en el Estados se enfocan tanto a la sustitución y actualización de recursos existentes como a apuntalar su modernización.

Hasta mediados de agosto las compras de las entidades estatales en diversas subpartidas relacionadas con TIC sumaron ¢142.255 millones, especialmente por la adquisición, mantenimiento y reparación de equipos y sistemas de información.

Destacadas

Entre las instituciones que se destacan por sus compras en TIC está el Instituto Nacional de Aprendizaje, que inició 15 procesos para adquirir servidores, computadoras, tabletas y equipos para telecomunicaciones. Algunos de ellos aún están en proceso de adjudicación.

La compra más importante del INA es de servidores y computadoras para gestión de datos, por ¢63.446 millones.

El Ministerio de Hacienda también se encuentra entre los entes con los mayores montos de inversión durante los primeros ocho meses del presente años, especialmente por el alquiler de equipos para proyectos del sistema de compras públicas e interconexión de sus redes.

Hacienda está a cargo de los proyectos de facturación electrónica, implementada en el 2018, y más recientemente de la declaración del Impuesto al Valor Agregado (IVA), utilizando su plataforma en línea de la Administración Tributaria Virtual (ATV).

¢142.255 millones es el monto de contrataciones en TIC de instituciones públicas hasta 16 de agosto de 2019

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) es otra de las entidades con más contrataciones en TIC.

El instituto acumula ¢9.415 millones en contrataciones por compras, mantenimiento y reparación de equipos y programas de cómputo, así como por la adquisición y renovación de licencias y suscripciones a servicios informáticos (bienes intangibles).

Buena parte de esas contrataciones son para sistemas instalados (on premise) debido a que la entidad mantiene una importante infraestructura bajo este modelo “con todavía muchos años de vida útil” y a los costos que implicaría la migración a servicios en la nube.

“Para una empresa con muchos años de existir, que ha realizado importantes inversiones en recursos de hardware y software, no es tan fácil abandonar su infraestructura instalada”, respondió José Arrieta, jefe de la división de tecnologías de información del ICE.

Arrieta agregó que el principal objetivo de las contrataciones es la sostenibilidad y eficiencia de las operaciones, así como la pronta atención a los clientes de los servicios de electricidad y de telecomunicaciones lo que obliga a la actualización y renovación de los sistemas informáticos en que se sustentan.

Otra institución que se destaca por el monto acumulado de compras en TIC es la Fundación Omar Dengo (FOD), que ejecuta el Programa Nacional de Informática Educativa en conjunto con el Ministerio de Educación Pública.

Leda Muñoz, directora ejecutiva de la FOD, indicó que las compras de equipos que se están realizando responden en parte a la ampliación de la cobertura en 304 nuevos centros educativos, con el fin de cerrar la brecha digital y lograr la universalización del Programa.

El otro requerimiento que se busca cumplir es la renovación, por obsolescencia, de recursos ya instalados en otros 674 centros educativos, asegurar la continuidad del programa y mejorar los ambientes de aprendizaje de los estudiantes para la apropiación de tecnologías digitales, incluyendo programación, robótica e incluso Internet de las cosas.

Cuentas clasificadas
Algunas subpartidas relacionadas con tecnología de información y telecomunicaciones:
Bienes intangibles: derechos, suscripciones, membresías y licencias.
Materiales: cableado, luminarias LED, postes, sistemas de medición y materiales telefónicos.
Servicios de telecomunicaciones: Internet, televisión por pago, GPS, videovigilancia, radios portátiles, nodos de enlace y envíos masivos de mensajes de texto.
Transferencia de información: suscripción y pago de servicios, renovación de licencias y compra de bases de datos, soluciones y plataformas de gestión.
Útiles y materiales de oficina y cómputo: impresoras, suministros, materiales, equipos multifuncionales, escáner, dispositivos de respaldo, y repuestos.
Fuente: Contraloría General de la República