Tecnología

¿Dinero gratis o estafa? Filipinos ganan dinero por jugar en Internet

Jonathan Teplitsky, de la firma de ‘blockchain’ Horizen Labs, advierte que la mayoría de juegos “play-to-earn” (jugar para ganar dinero) son “castillos de naipes”, alimentados por “el bombo y la especulación de precios”

En su dormitorio de Manila, Dominic Lumabi juega en su computadora enfrentando a su criatura con aspecto de pez globo contra otros usuarios. Pero no lo hace solo por diversión, también gana criptomonedas para apoyar a su familia durante la pandemia.

Su fuente de ingresos es Axie Infinity, un videojuego basado en el blockchain en el que los usuarios ingresan por jugar y cuya popularidad se ha disparado en países como Filipinas, donde la pandemia destrozó la economía y forzó a muchos a estar en casa.

Sus seguidores, sus respaldos financieros y sus creadores, la firma vietnamita Sky Mavis, aseguran que es un paso revolucionario hacia el futuro de Internet.

Los detractores advierten que el juego es "un castillo de naipes" y lo equiparan a una estafa piramidal impulsado por la popularidad y la especulación.

"Al principio era escéptico porque pensaba que era un esquema de Ponzi", dice Lumabi, de 26 años, que empezó a jugar en junio tras perder su trabajo en una firma de publicidad y una incursión fallida en la venta en línea.

Un 35% del tráfico de Axie Infinity y el mayor porcentaje de sus 2,5 millones de usuarios activos a diario procede de Filipinas, donde el elevado nivel de inglés, la fuerte cultura del juego y el amplio uso de teléfonos impulsaron su popularidad, dijo Sky Mavis.

En el juego, los usuarios participan en batallas usando sus peces globos (Axies) y son recompensados con Pociones de Amor Suave (SLP) que pueden cambiarse por criptomonedas o efectivo, o incluso invertirse en el colorido mundo virtual del juego Lunacia.

Lumabi juega dos horas al día en la pequeña casa que comparte con sus padres y cuatro hermanas. Gana entre 8.000 y 10.000 pesos mensuales ($155 y $195), casi la mitad de lo que gana con su trabajo actual como moderador de contenido trabajando nueve horas en turnos nocturnos.

Los ingresos de Axie Infinity han servido para pagar la universidad de su hermana, comida y facturas, gastos que el negocio de electricista de su padre no puede costear.

La pandemia es el ambiente perfecto para que este juego atraiga usuarios de todo tipo, afirma Leah Callon-Butler, un consultor de blockchain en Filipinas.

"Pueden sentarse en casa, protegidos del virus y jugar a un videojuego y ganar dinero de ello", explica.

Pero la cosa tiene truco.

Para jugar una partida, los usuarios deben comprar primero tres Axies.

Cada Axie es un NFT (tókenes no fungibles, por sus siglas en inglés). Como las piezas de arte NFT, estos tókenes se almacenan en el blockchain en un registro digital que no puede ser alterado.

Estos peces globo digitales pueden ser comprados, vendidos o alquilados a otros jugadores. Sus propietarios pueden criarlos para generar nuevos Axies que generen más valor.

En el momento de máxima popularidad del juego hace un año, un equipo de Axies inicial podía costar cientos de dólares, lejos del alcance de muchos jugadores en países pobres.

Cuando la AFP accedió a la tienda del videojuego el 9 de febrero, la mascota más barata costaba $37, lo que situaba el precio mínimo para empezar en $111.

Pero tener mejores Axies da más opciones de ganar batallas y recompensas que se pueden monetizar. Por ello, algunos jugadores con más potencial crean becas y prestan sus Axies a cambio de un porcentaje de los ingresos que puede llegar al 30%.

"Equipamos a los jugadores con los activos que necesitan para generar ingresos por sí mismos", explica Luis Buenaventura, que gestiona Yield Guild Games en Filipinas, una de las muchas compañías que ofrecen becas.

"A cambio de eso, pedimos un 10% de sus beneficios", añade.

Su empresa tiene 8.000 “becados” y otros 60.000 en lista de espera. La mayoría de sus jugadores son veinteañeros y viven en hogares con ingresos inferiores a los $400 mensuales.

Para ellos, los ingresos de $200 mensuales de Axie “les cambian la vida”.

Sky Mavis obtiene ingresos a través de la “crianza” de Axies y las tarifas de la tienda. Hasta ahora, el juego les ha generado más de $1.200 millones que ha atraído a acaudalados promotores como el millonario estadounidense Mark Cuban.

Pero analistas de la industria alertan que el modelo de negocio no es sostenible porque necesita nuevos jugadores para mantener el flujo de dinero.

Jonathan Teplitsky, de la firma de blockchain Horizen Labs, advierte que la mayoría de juegos “play-to-earn” (jugar para ganar dinero) son “castillos de naipes”, alimentados por “el bombo y la especulación de precios”.

"El sistema entero funciona bien mientras la compañía Axie tenga dinero y esté dispuesto a alimentar una máquina enorme de marketing", dijo.

El cofundador de Sky Mavis y jefe ejecutivo, Trung Nguyen, dijo a AFP que Axie Infinity no era “un juego de suma cero”. “Hay muchas otras cosas demás del valor monetario que la gente puede sacar del juego”, defendió.

Pero en los últimos meses, los tókenes que ganan los usuarios dentro del juego han experimentado la misma volatilidad que muchas criptomonedas.

El año pasado, el precio de las pociones SLP se disparó de 3,5 céntimos de dólares el 26 de abril a 36,5 céntimos el 2 de mayo, más del 900% en menos de una semana. A finales del pasado enero habían caído a un céntimo.

Los ingresos de Lumabi han caído a la mitad desde que empezó a jugar, pero confía en el juego. Recientemente compró dos equipos de Axies para su novia y una de sus hermanas y convertirlas en becadas suyas.

“Mientras pueda ganar 100 o 1.000 pesos al mes, mi perspectiva es que todavía hay un beneficio. Es otra fuente de ingresos”, afirma.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.