Por: Carlos Cordero Pérez.   10 diciembre, 2018
Un grupo de programadores independienes de crlibre.org habían desarrollado una solución gratuita para empresas y profesionales. (Foto archivo / Cortesía crlibre.org)
Un grupo de programadores independienes de crlibre.org habían desarrollado una solución gratuita para empresas y profesionales. (Foto archivo / Cortesía crlibre.org)

La comunidad de programadores independientes, más de 500 informáticos agrupados en crlibre.org, enviaron una petición colectiva al Ministerio de Hacienda para que se realicen ajustes que consideran pertinentes en los sistemas de factura electrónica.

Además, solicitaron que “los reportes contables mensuales y anuales se sigan emitiendo como se ha hecho tradicionalmente y que durante estos meses los datos generados por factura electrónica sean utilizados como mecanismo de validación y que se tenga así, un tiempo de perfeccionamiento de esta importante herramienta”.

“Debió de considerarse el impacto y tiempo de cambiar o comprar sistemas adecuados para los contribuyentes, capaces de emitir facturas electrónicas y capaces de manejar los procesos internos”, señalan en la petición.

Hasta el momento, Hacienda no se ha pronunciado.

No es la primera vez que se plantean los problemas del sistema de validación de comprobantes electrónicos desarrollado por la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) para el Ministerio.

En agosto anterior el Comité Nacional de Factura Electrónica, conformado por 25 empresas proveedoras de servicios de facturación, plantearon los problemas con el sistema.

Incluso la firma Walmart confirmó varias situaciones que estaban enfrentando.

Hacienda y ESPH habían negado las dificultades con el sistema de validación.

La semana anterior EF consultó a compañías proveedoras y nuevamente se plantearon los problemas que han enfrentado.

Los programadores reconocen que varias organizaciones, empresas y el mismo Hacienda han realizado capacitaciones, pero consideran que son insuficientes. (Foto Jeffrey Zamora / Archivo GN)
Los programadores reconocen que varias organizaciones, empresas y el mismo Hacienda han realizado capacitaciones, pero consideran que son insuficientes. (Foto Jeffrey Zamora / Archivo GN)
Cambios

Los informáticos también solicitaron que en caso de cambios en las versiones e interface se pueda tener un plazo de seis meses de pruebas con anticipación, que la documentación sea la adecuada, y que se mejore la capacidad de respuesta y la disponibilidad de los servicios de soporte y atención.

Consideran que Hacienda debe iniciar un proceso global de educación a la sociedad y a los comercios sobre el uso correcto de la factura electrónica.

La solicitud a Hacienda incluye “que se desarrolle una plataforma de comunicación eficiente” con un soporte ágil, que se anticipen “los fuera de servicio” de los API (aplicaciones de enlace) de producción y pruebas, que se documente los flujos de los servicios GET y Post y cómo proceder en todos los casos.

Además, piden al Ministerio que se puedan reportar y divulgar los fallos.

Los programadores afirman que cuando se implementan este tipo de sistemas se debe dar tiempo prudencial de pruebas, correcciones y capacitación de usuarios, complementada con una campaña nacional para que comercios y clientes comprendan los alcances y obligaciones que implica la factura electrónica.

Agregan que, mientras en otros países se implementó en forma gradual y durante varios años, no es razonable social y técnicamente hacerlo en Costa Rica en un periodo que consideran es corto.

“Es muy difícil querer cambiar sistemas de años, formas de trabajo; mucho menos en el fin de año fiscal, cuando el gremio de contadores, parte fundamental de todo el proceso, pasa ocupado con las labores de cierre”, indican.

Los programadores afirman que el hecho de haber iniciado con pequeños contribuyentes entre los meses de enero a mayo del 2018, y antes con algunos grandes contribuyentes, no constituyó una prueba lo suficientemente robusta para enfrentar los ingresos masivos del resto de contribuyentes entre los meses de setiembre a noviembre del 2018.

También acusan que, a pesar de la promesa de la capacidad de los servicios de Hacienda, son evidentes las caídas de horas y días, así como la lentitud cada vez mayor de la velocidad de respuesta de estos.

A esto se suma la insuficiencia de la información del sistema de la Administración Tributaria Virtual, incluso para procedimientos tan simples como reemplazar una factura electrónica rechazada y si se debe hacer o no una nota de crédito.

Otras situaciones que indican es la falta de respuestas claras y prontas ante consultas. También, apuntan a la falta de advertencias sobre caídas del sistema y critican el funcionamiento de las páginas del Ministerio en Facebook, el sitio web y los canales de soporte para atender a los usuarios.

Incluso indican que no se cumple con la respuesta de validación de las facturas electrónicas en el plazo de tres horas, como lo establece la resolución sobre comprobantes electrónicos emitida por la misma Hacienda, en los momentos de saturación y caídas del sistema.