Economía y Política

#CrisisFiscalCR: Ministra de Planificación asegura que nuevo plan para negociar con el FMI será más balanceado entre ingresos y recorte al gasto

Coordinadora del equipo económico reconoce que trabajan en el plan desde setiembre y esperan incluir temas del diálogo nacional, de la agenda legislativa y aportes técnicos

El Gobierno ultima detalles para presentar en los próximos días de diciembre la versión 2.0 de la propuesta que servirá como base para que Costa Rica se siente a negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El nuevo plan será mucho más balanceado que el anterior en cuanto al equilibrio entre las iniciativas para aumentar los ingresos (por impuestos temporales y permanentes) y las que buscan reducir el gasto público (rediseño del Estado, venta de activos, entre otras).

Para conocer más detalles sobre el nuevo borrador de negociación, EF entrevistó la tarde del jueves 3 de diciembre a Pilar Garrido, ministra de Planificación y coordinadora del equipo económico del Gobierno.

La jerarca aseguró que la segunda versión de la propuesta no sólo será más balanceada, sino que esta vez incluirá planteamientos aportados por los participantes del diálogo multisectorial, de las diferentes fracciones legislativas, y de economistas y técnicos consultados en los últimos meses.

El presidente de la República, Carlos Alvarado, confirmó que Costa Rica acudirá al FMI este año para negociar un ajuste fiscal que incluirá un crédito de Servicio Ampliado por $1.750 millones sujeto a un plan de cumplimiento de metas cuantitativas orientadas a corregir los problemas estructurales en un plazo máximo de tres años.

Alvarado dio a conocer las intenciones del Gobierno en una entrevista exclusiva con La Nación y luego el Ejecutivo emitió un comunicado de prensa con más detalles.

El pasado 17 de setiembre, el equipo económico presentó al país la primera versión del plan con el que pretendían buscar un ajuste fiscal basado en un aporte de recursos y fiscalización del Fondo.

Esa iniciativa tenía una carga del 85% en acciones para aumentar los ingresos por medio de ajustes a impuestos ya existentes o la creación de nuevos tributos; y solamente un 5% de ahorros y recorte al gasto público.

Entre las propuestas más controvertidas de ese documento destacan la creación de un impuesto a todas las transferencias bancarias, un incremento en la tasa del Impuesto a la Propiedad de Bienes inmuebles (IBI) y un alza temporal en los tramos de renta.

Esta es la entrevista con Garrido.

Siguientes pasos

¿Cuáles son los pasos que vienen para negociar con el FMI?

Este proceso implica, en un primer momento, conversar con los principales partidos políticos en la Asamblea Legislativa para ir valorando las alternativas que hemos estado visualizando. Hay unas propuestas que salen del diálogo nacional, pero hay otras que el Ejecutivo tiene que presentar para completar el ajuste solicitado por el Fondo.

Una vez que eso concluya, será el inicio de la negociación formal que todavía no se ha definido la fecha, pero esperamos dar inicio oficial a ese diálogo lo antes posible.

¿Ya empezaron a conversar con el FMI?

Todavía no, es algo que tiene que definir la propia organización de manera oficial, pero queremos hacerlo cuanto antes.

¿Cuándo presentarán el nuevo plan de negociación?

La idea es presentarlo en las próximas semanas, no hay una fecha definida aún, pero estamos a la espera de que el presidente indique cuándo quiere avanzar y también para que se desarrollen las conversaciones con actores políticos, porque la Asamblea Legislativa va a jugar un papel clave.

¿Qué pueden avanzar de momento?

Hay algunas cosas que se pueden hacer vía administrativa, también el componente de la regla fiscal, todo el tema de contener y recortar el aumento del gasto. Es importante recordar que tenemos un ajuste del 3% del Producto Interno Bruto (PIB) por regla fiscal y adicional a eso debemos hacer un ajuste de 1,5% de la producción por el lado de ingresos y gastos.

Ojalá un poco más para estar holgados y cambiar la trayectoria de la deuda de forma certera y rápida.

¿Ya empezaron a trabajar en la versión 2.0?

Con mucha responsabilidad hemos venido preconfigurando una opción que sea suficientemente robusta, responsable y balanceada. Incluye parte de los acuerdos del diálogo nacional, además de otros elementos que propondrá el Ejecutivo.

¿Desde hace cuánto tiempo lo están construyendo?

Desde setiembre, cuando empezamos a ver las opciones y escuchamos la reacción del país. Luego estuvimos a la espera del resultado del diálogo y el equipo ha venido buscando alternativas, ahora queda la decisión final del presidente para darlo a conocer en las próximas semanas.

¿Se retomarán algunos temas como, por ejemplo, aumentar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el tributo a las transferencias bancarias o los cambios en renta?

En este momento no estamos para dar a conocer las medidas en concreto, solamente las que salieron de la mesa de diálogo, pero lo haremos lo antes posible con la instrucción del presidente.

Mayor equilibrio

¿Serán más equilibradas?

Sí, serán más equilibradas. Escuchamos a las personas y al país, en ese sentido buscamos que se puedan mejorar algunas condiciones por el lado de los ingresos y del gasto tributario, pero también que se vea balanceado con los ajustes que ya hemos venido haciendo y los adicionales en materia de gasto público. Eso por el lado de acciones permanentes.

El Gobierno presentó en la mesa de diálogo ajustes al IVA y devolver dinero a los cuatro grupos más pobres de la población. ¿Se incorporará en el plan?

Por ahora no estamos diciendo cuáles son las medidas en concreto, están en valoración. No obstante, todavía se requiere de afinamiento y consenso con los diputados.

Cuando se presentó la primera versión de propuesta, la reacción casi generalizada fue de oposición porque estaba muy desbalanceada hacia impuestos. ¿Se podrá esperar una menor carga de tributos y más recorte al gasto?

Van a ser montos muy equitativos en materia de ingresos y gasto, por el lado de las medidas permanentes; y un poco más por el lado del gasto y los activos estatales, en cuanto a las acciones temporales.

Esta propuesta tendrá aportes del diálogo nacional, de los diputados, de economistas y técnicos. ¿Eso le dará más consenso y aceptación social?

Esa es la visión, de que sea más potable en términos sociales y también de las voces técnicas en la materia que se empieza a discutir. No obstante, tiene que haber consenso, debe ser una propuesta que sea viable para la gente, pero también debe ser responsable y rigurosa.

Pendientes y créditos

El Gobierno presentó un paquete de proyectos de ley que nacieron del diálogo multisectorial. ¿Cómo se van a integrar a la propuesta con el Fondo?

El tema de renta global, el impuesto a los premios de lotería o la venta de la cartera crediticia de la Comisión Nacional de Préstamos para Educación (Conape), son algunos programas que coadyuvan al ajuste fiscal. La idea es poder presentarlos en el Congreso en las próximas semanas para que la discusión camine en extraordinarias.

¿Van a reforzar mucho más la presencia y conexión del Ejecutivo con los diputados?

Ese es un aspecto fundamental en donde la relación con los diputados, en temas tan importantes como empleo público, para poder cumplir la regla fiscal, sumada a un conjunto de medidas adicionales que se deben consumar para consolidar la estrategia de financiamiento para el próximo año.

Los créditos de apoyo presupuestario son parte de un tema inminente por discutir.

Además del FMI, ¿están en conversaciones para buscar nuevos préstamos internacionales para el inicio del 2021?

Sí claro, hemos tenido acercamientos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM). El acuerdo con el FMI les va a dar la confianza necesaria en las medidas de ajuste fiscal que también van a ser claves para poder contar con esos recursos adicionales.

¿Cuánto se negocia con estas multilaterales?

Hablamos de programas similares a los que hemos tenido este año de $200 y $300 millones adicionales que nos ayudan mucho sobre todo a gestionar los vencimientos de deuda que son altos, especialmente para noviembre del 2021.

También nos ayudan a cambiar el costo del financiamiento y mantener las tasas de interés que pagamos en los préstamos, y que eso colabora a reactivar, de alguna manera, la economía.

#CrisisFiscalCR es un espacio semanal en el que EF le ofrecerá los últimos detalles sobre los principales hechos o acuerdos en torno a las reformas necesarias para enfrentar la crisis fiscal u obtener el financiamiento con el FMI.

Manuel Avendaño Arce

Manuel Avendaño Arce

Manuel Avendaño es periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.