Por: Manuel Avendaño Arce.   22 abril, 2019
El pasado 26 de marzo, el presidente de la República, Carlos Alvarado, presentó a Andrea Centeno como nueva presidenta ejecutiva de Japdeva. Foto: Fotografía: Roberto Carlos Sánchez, Casa Presidencial.
El pasado 26 de marzo, el presidente de la República, Carlos Alvarado, presentó a Andrea Centeno como nueva presidenta ejecutiva de Japdeva. Foto: Fotografía: Roberto Carlos Sánchez, Casa Presidencial.

En una rápida movida política, Carlos Alvarado decidió eliminar de raíz las tensiones que habían permeado su Gabinete. El 26 de marzo, Andrea Centeno, una comunicadora con experiencia en mercadeo y habituada a trabajar en la promoción de Costa Rica como destino de inversión, asumió las riendas de una de las brasas más calientes del Gobierno.

Centeno relevó a Greivin Villegas en la presidencia ejecutiva de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), una institución que atraviesa por una nebulosa de incertidumbre financiera, con muchos problemas para modernizarse y con dificultades para atraer nuevos negocios.

El panorama no es nada sencillo para la nueva jerarca quien además debe lidiar con las presiones del Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) y con las voces de oposición que quieren imponerse por la fuerza a su acérrimo competidor, la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) operada por la firma holandesa APM Terminals.

En este contexto, EF entrevistó a Centento.

— ¿Cómo avanza el plan de atención a buques de contenedores que se puso en marcha el 10 de abril, luego de los problemas en la TCM?

— Una vez tomada la decisión, se inició con la programación y la atención de buques portacontenedores de distintas líneas navieras. Los primeros de ellos fueron atendidos un día después de establecida la medida excepcional y eran aquellos que requerían el servicio a la brevedad.

— ¿Cuántos buques han recibido en Japdeva desde el 10 de abril?

— Los buques específicos de atención fueron definidos con el insumo de las navieras y de la Cámara Costarricense de Navieros (NAVE). Se han establecido en total seis buques, uno de ellos con dos servicios de atención, que suman alrededor de 2.800 movimientos en total.

— ¿Estaría dipuesto Japdeva a compartir la atención de buques de contenedores con la TCM si los problemas continúan después del 22 de abril?

— El Gobierno tiene completa claridad en la responsabilidad y compromiso de garantizar y brindar el servicio requerido a los importadores y exportadores del país. Por ello, siempre se garantizará la continuidad y atención que se requiera.

— El día que usted asumió la Presidencia de Japdeva indicó que se reuniría con Rodolfo Méndez para aclarar los criterios de asignación de buques en el Caribe. ¿Ya se esclareció este tema?

— En estas poco más de dos semanas de haber asumido el puesto, he mantenido varias reuniones con el Ministro y el equipo. Este ha sido uno de los asuntos abarcados. Se respeta el criterio de la Procuraduría General de la República (PGR) en tanto también se continúa el curso y se mantienen en desarrollo los procesos legales planteados por otras partes. Algunos, inclusive, previos a mi llegada a la Presidencia Ejecutiva. Asimismo, en el acuerdo firmado con Sintrajap las partes establecimos un párrafo donde indicamos explícitamente el respeto al curso de los procesos planteados.

— ¿Cuánto golpea a Japdeva la imposibilidad de atender buques de contenedores?

— El ejercicio financiero avanzado busca información puntual sobre el peso de este elemento y el de otros como la estructura de gastos generales. Obviamente, el enfrentarse hoy al traslado de la carga sin otros ingresos significativos reportados ha impactado de manera acelerada las finanzas. Es clara la disminución a la que se enfrenta Japdeva.

— ¿Ya pudieron cuantificar o proyectar con cifras los efectos del cambio en el giro de negocio?

— La purificación de los datos y el flujo de caja al corto plazo se encuentra en una etapa avanzada. Ha sido un ejercicio intenso y de reconfirmaciones puntuales con mucho nivel de detalle. También se ha considerado en este análisis inicial el comportamiento de los ingresos y la estructura de gastos de los últimos años.

Nuevos negocios

— ¿Cuáles son los nuevos negocios a los que le apostará Japdeva y en qué plazo esperan ponerlos en marcha?

— En el corto plazo se está en proceso de evaluación y conversaciones con clientes para determinar si se les brinda nuevos servicios de carga a granel, grava y hierro en el corto plazo. Se inició también con los primeros pasos para determinar la viabilidad para el transbordo de carga y la posibilidad de dar inicio con un plan piloto este mismo año.

— ¿Fortalecerán la atención de cruceros?

— Japdeva tiene la responsabilidad de tener un papel más activo como articulador y colaborador del desarrollo de actividades económicas como el turismo. Hay medidas inmediatas que tomar en la actividad de atención de cruceros que permitan reducir el número de pasajeros que están decidiendo permanecer en el barco y no visitar Limón. Hay acciones que Japdeva puede implementar y otras que debemos trabajar en conjunto con los representantes de la zona y las autoridades de Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

— ¿Qué pasará con los proyectos que forman parte del Plan Maestro y que todavía no se ejecutan?

— Se continúa con los avances para los proyectos ancla de mediano y largo plazo como la Terminal de Marina y Cruceros y la Zona de Carga Intermodal-Industrial. Ambos cuentan con el apoyo del Ministerio de Planificación y los recursos ya asignados para lanzar sus términos de referencia incluyendo el desarrollo de la etapa de prefactibilidad.

— En el corto plazo, ¿cuánto pretenden apostarle a la carga de granel?

— Es una de las vertientes en exploración, pero no puede ser la única por el nivel de ingresos que representa. Lo que es claro es que requerirá combinar varios tipos de servicios y cargas para alcanzar fondos significativos, algunos son planes pilotos para el corto y mediano plazo, al tiempo que se piensan en proyectos como los mencionados anteriormente, a un plazo mayor.

Nebulosa financiera

— ¿Cuáles son los principales cambios que implementará Japdeva, en los próximos meses, para evitar una crisis financiera?

— Con los números se podrá puntualizar las acciones inmediatas. A la fecha se han venido haciendo recortes de gastos, manteniendo los más importantes para garantizar la operación; se ha tratado de redistribuir elementos en los flujos de caja; se mantiene la no asignación de más plazas de suplencias y se está solicitando disminuir la cantidad de días de vacaciones acumuladas por los colaboradores, entre otras medidas inmediatas.

— Un informe entregado por Greivin Villegas, el 26 de marzo, auguraba el “cierre técnico” de Japdeva para abril y pérdidas por ¢2.600 millones en marzo. ¿Cuál es la situación financiera de la entidad?

— El informe entregado fue precisamente la base utilizada para la revisión intensiva en curso. Se profundizó considerando no solamente las cifras de ingresos versus egresos, sino que también se adicionaron los saldos en las cuentas corrientes, efectivos o equivalentes de efectivo, así como, la revisión de partidas y compromisos.

Andrea Centeno es comunicadora con especialización en mercadeo y relaciones públicas y trabajó en la promoción de Costa Rica como destino para la Inversión Extranjera Directa (IED) en la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde). Fotografía: Roberto Carlos Sánchez, Casa Presidencial.
Andrea Centeno es comunicadora con especialización en mercadeo y relaciones públicas y trabajó en la promoción de Costa Rica como destino para la Inversión Extranjera Directa (IED) en la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde). Fotografía: Roberto Carlos Sánchez, Casa Presidencial.

— Usted trabaja en un proceso de análisis para determinar de cuánto es el hueco financiero de Japdeva. ¿Ya se maneja alguna cifra o proyección?

— Se está en un proceso de reconsulta y verificación final. Lo que sí es claro es que enfrentamos una situación muy difícil a corto plazo y que demandará medidas inmediatas a tomar. Es evidente que hay una urgencia del tema.

— Los 1.200 empleados de Japdeva representan ¢2.400 millones mensuales en salarios y la institución reporta ingresos promedio por ¢1.300 millones mensuales. ¿Hasta cuándo será sostenible esta planilla?

— La planilla de marzo fue cubierta, incluyendo el pago de uno de los incentivos significativos establecidos por la convención colectiva vigente y que estaba ya aprobado por la administración para el periodo 2018. La planilla de abril ya fue cancelada con su segunda quincena.

— Pocos se acogieron al sistema de traslados que ofreció el Gobierno. ¿Qué opciones barajan para incentivar este sistema?

— El proceso debe fortalecerse. El grupo que se ha acogido aumentó en unos pocos casos, pero no ha alcanzado las cifras esperadas. Ha sido un proceso que ha requerido del entendimiento y coordinación entre instituciones y que también demandará trasladar más información a los interesados para que valoren la posibilidad en el contexto actual.

¿Modernización de Japdeva?

— ¿Cuánto limita el statu quo y la cultura organizacional de Japdeva su capacidad para modernizarse?

— Dado el momento en el que se encuentra la organización, todas las partes desde el Consejo Director, el equipo inmediato a la Presidencia y muchos de los colaboradores se han mostrado abiertos a trabajar por buscar soluciones y alternativas distintas. Es un proceso de cambio que claramente deberá seguirse gestionando a todo nivel y según las circunstancias.

— Desde 2008, el Plan Maestro había señalado la ruta de cambio en Japdeva, pasaron los jerarcas y no se avanzó mucho. ¿Cómo hacer cambios cuando la competencia ya opera y con una situación financiera que juega en contra?

— Precisamente es la urgencia que enfrenta la organización la que obliga a atender prioridades y focalizarse. Es un momento donde hay que hacer el proceso de transformación a la brevedad y se deberán tomar decisiones prontas.