Por: María Esther Abissi, Carlos Cordero Pérez, Sergio Morales Chavarría.   27 agosto
1 Lleve sus habilidades al máximo en caso de que sea una persona desempleada

En época de desaceleración, el desempleo aumenta. Según el último dato del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) la tasa de desempleo nacional fue de 11,9%, un aumento de 3,3 puntos porcentuales respecto al año previo.

Si usted forma parte de ese porcentaje y quiere generar ingresos, una buena forma es potenciando sus habilidades.

La coach de liderazgo Antonieta Chaverri, explicó que cuando una persona está desempleada, tiene problemas para ingresar al mercado laboral y quiere generar ingresos, debe hacer introspección e identificar cuáles son los conocimientos, habilidades y experiencia requeridos, y buscar así cómo cerrar las brechas de aquello que le hace falta y que el mercado demanda.

Shutterstock para EF
Shutterstock para EF

“Debe tener claro cuál es su propuesta de valor y ser capaz de argumentarla desde la necesidad de sus potenciales clientes”, explicó Chaverri.

Otra buena estrategia es activar su red de contactos y contactar a otros emprendedores con el fin de compartir mejores prácticas y, si es posible, lograr algún tipo de acompañamiento, de tipo mentoring o coaching.

Si ya tiene un proyecto formado, puede buscar apoyo en una incubadora o aceleradora de proyectos, con el fin de lograr una mejor aplicación de la idea que se tiene.

2 Coloque las fichas según sus habilidades

Los equipos se arman de acuerdo a las habilidades de cada uno de sus integrantes, lo que obliga a identificar las competencias del personal para ubicarlos en los puestos más adecuados.

Tanto por la automatización, como por los ajustes empresariales ante las dificultades del mercado, se requieren competencias para innovar, lo cual eleva la importancia de desarrollar las destrezas tecnológicas, de análisis de datos, creativas e intelectuales.

Así, el camino a seguir es de una continua actualización digital y de desarrollo de la capacidad para pensar en nuevas formas de hacer las cosas usando la tecnología.

3 Las empresas reconocen el valor de una persona capacitada

Debe tener presente que la reinvención digital y tecnológica le afectará directamente.

La capacitación y la capacidad de las empresas para generar entrenamiento para su personal, es la tendencia más relevante y una de las que mejor muestra la contradicción en la que se mueve el sector privado.

Estudio global de tendencias de capital humano de Deloitte para el 2019 así lo demostró.

La contradicción surge cuando las firmas consideran que el aprendizaje es importante para generar compromiso, pero las empresas fallan en identificar las necesidades de capacitación.

No olvide que parte de la responsabilidad por obtener nuevos conocimientos o refrescarlos inicia por la persona que los necesita.

4 Mantenga su relevancia por medio de la capacitación en línea

Usted puede autocapacitarse con la misma facilidad con la que ve contenidos en Netflix.

Plataformas como LinkedIn Learning, YouTube, Coursera y Google Actívate son tan solo algunas de las cientos de opciones que existen en Internet.

La ventaja es que muchos de los cursos son gratuitos, o a precios asequibles.

LinkedIn Learning, por ejemplo, tiene a disposición 14.000 cursos online que son impartidos por expertos en distintas áreas como: negocios, creatividad, tecnología, productividad, liderazgo, gestión e incluso idiomas.

A esta plataforma educativa se puede tener acceso desde el perfil personal de LinkedIn y tiene un costo de $30 mensuales, monto que incluye la versión premium y la modalidad de learning.

Foto: Albert Marín
Foto: Albert Marín

Como en cualquier otra herramienta de educación virtual se requiere de constancia y disciplina para cumplir con los objetivos.

Además de adquirir nuevos conocimientos, los reclutadores consideran que es un valor agregado para los aspirantes a una vacante debido a que se refleja el deseo de estar en constante aprendizaje.

Google Actívate tiene certificaciones que son totalmente gratuitas y con título digital. En tiempos de incertidumbre económica es importante mantenerse atractivo para las empresas.