Por: Laura Ávila.   14 junio

¿Cómo le impacta el IVA?

La actividad económica de Ana María está gravada con el IVA. Por eso deberá estar inscrita en el portal de la Administración Tributaria Virtual (ATV) y emitir factura electrónica (una obligación que existe desde el 2018) a sus clientes. El monto que Ana María cobre por amenizar una fiesta debe incluir el 13% del IVA.

Ana María debe depositarle a Hacienda la diferencia entre lo que cobre a los clientes y el IVA que desembolsó por la compra de bienes o servicios relacionados con su actividad económica. Si contratara un servicio para reparar su guitarra, por ejemplo, pagaría los honorarios del trabajador más el 13% del IVA.
Ana María debe depositarle a Hacienda la diferencia entre lo que cobre a los clientes y el IVA que desembolsó por la compra de bienes o servicios relacionados con su actividad económica. Si contratara un servicio para reparar su guitarra, por ejemplo, pagaría los honorarios del trabajador más el 13% del IVA.

Posteriormente, deberá hacer la declaración y el pago del IVA antes del 15 del mes siguiente; es decir, si la actividad musical fue en julio, tendrá tiempo –como máximo– hasta el 15 de agosto para presentar la declaración y pagar el impuesto.

¿Qué tiene que hacer para declarar?

Si Ana María no está inscrita en la ATV, debe registrarse como persona física con actividad lucrativa en dos categorías: IVA e impuesto sobre la renta. Si estaba inscrita como contribuyente de renta, no debe hacer el proceso porque migra como contribuyente del IVA a partir de julio.

Para cumplir con la obligación de presentar el formulario D-104 deberá llevar una contabilidad mensual con la ayuda de un contador (para evitar errores).

Ana María debe depositarle a Hacienda la diferencia entre lo que cobre a los clientes y el IVA que desembolsó por la compra de bienes o servicios relacionados con su actividad económica. Si contratara un servicio para reparar su guitarra, por ejemplo, pagaría los honorarios del trabajador más el 13% del IVA.

El impuesto que desembolsó se utiliza como crédito con el IVA que les cobra a sus clientes por las presentaciones o actividades musicales. Es decir, la rentabilidad o las ganancias no se ven afectadas por el IVA de la reparación, ya que se acredita. En la declaración, Ana María informa que soportó el 13% de la reparación más el 13% que cobró a sus clientes por las presentaciones musicales.

La diferencia entre ambos montos es lo que se paga.

¿En qué otros casos aplica?

Todas las personas a las que se les contrate para amenizar actividades como animadores u humoristas.

Fuente: Mario Hidalgo, socio de impuestos y legal de Grant Thornton

LEA TAMBIÉN: